¡Feliz año 2016!

01

Siguiendo la tradición, la última entrada anual la dedico a realizar una valoración de cómo he visto el año que termina y siempre aprovecho para agradecer a tod@s mis seguidoras/es su fidelidad, sus consejos y su interés por mi actividad y mis reflexiones. Os deseo a tod@s un 2016 lleno de éxitos y de buenas noticias, y os pido disculpas por haber dejado sin actualizar este blog, pero la falta de tiempo (y de inspiración en muchos casos) desde el verano ha provocado que escribiera solamente en Asturias 24.

Repasando el texto que escribí hoy hace un año vaticinaba un futuro personal negro. La expectativa que tenía de trabajar después de terminar mi beca en el Parlamento Europeo era muy escasa. Pero lo que es la vida, que a veces te sorprende: tres días antes de regresar a Oviedo, el hoy Alcalde de Oviedo me escribió para consultarme si quería formar parte de su lista electoral al Ayuntamiento. Le respondí con un ‘sí’, porque para mí era un orgullo formar parte de ese conjunto de compañer@s que íbamos a intentar arrebatar al PP el Gobierno Municipal. Y bueno, ya sabéis todo lo que vino después. Cuando nadie lo esperaba (ni yo mismo) dimos fin a 24 años de ‘régimen’ del PP en la capital de Asturias. Sin duda alguna, jamás se me olvidará en mi vida aquel 13 de junio de 2015. Histórico, emocionante, tenso, difícil, bello y alucinante. Todo lo bueno y lo malo se juntó aquella jornada lluviosa en la que al final salió el sol.

El 2015 empezó con un lema: ‘el año del cambio’. Fue lo que nos vendió Podemos que iba a ocurrir, apoyado por la victoria en Grecia de Alexis Tsipras, que pasó de ser un héroe a convertirse en un villano cuando terminó por bajarse los pantalones ante la troika. La amenaza yihadista que atacó dos veces a París y la crisis de los refugiados sirios fueron dos casos que nos preocuparon a todos los europeos y que, lamentablemente, la ineficacia de los estados miembros dejaron patente su nula capacidad para llegar a acuerdos y solucionar los problemas. No obstante, y aunque en España se dio mucho eco a ambos casos, nuestro foco mediático se centró en las elecciones celebradas este año. Se empezó por Andalucía, se continuó con las locales y autonómicas, siguieron con las catalanas y terminaron con las generales. No terminarán ‘las fiestas de la democracia’ en 2016. Euskadi y Galicia tendrán que hacerlas este año, y a saber si se deberán repetir las catalanas y las generales.

Los representantes públicos debemos tener en cuenta una cosa: la gente necesita de la política más que nunca para solucionar sus problemas. La creación de empleo, la recuperación económica, una economía más social y un plan que garantice la posibilidad a los jóvenes de emanciparse, además de mantener y reforzar el Estado del Bienestar, solamente se consigue a través de las instituciones. Garantizar e impulsar estas iniciativas debe ser prioridad para tod@s, en especial para los partidos de izquierdas. El bloqueo institucional es una mala noticia para quienes exigen con razón que l@s polític@s actuemos y pongamos todo de nuestra parte para arreglar las cosas. La responsabilidad y la altura de miras no pueden quedar al margen.

Este año cumplí 15 años como militante de Juventudes Socialistas de Oviedo. Llevo media vida comprometido con el socialismo y con la izquierda, con el modelo político que creo más justo y necesario para nuestra ciudad, región y país. Por primera vez he tenido el honor de formar parte de una lista electoral, y tras el resultado se confirmó que formaría parte de la corporación carbayona. Gracias a Wenceslao López y a tod@s l@s compañer@s que me apoyasteis y me elegisteis para representaros en el Ayuntamiento (al igual que a l@s votantes del PSOE que confiaron en nosotr@s). Mi único deseo es cumplir con el papel que creo que un concejal debe llevar a cabo: diálogo con l@s vecin@s, mucho trabajo por la ciudad y apoyo a todas las buenas iniciativas que se puedan implantar en Oviedo. Tod@s sabéis donde estoy cuando queráis venir a verme.

Y lo que os decía antes: nunca se me olvidará el 13 de junio, el día de la investidura. Sobre todo porque para lo que trabajé y soñé se cumplió. Ni más ni menos quería que un socialista volviera a dirigir el Ayuntamiento. Lo conseguí con otr@s tant@s compañer@s que luchamos hasta el último minuto por ello. La enseñanza que me da la vida, a las puertas de cumplir los 30 años, es que hay que aguantar por lo que uno cree hasta el final. Quien resiste gana… y ganamos. Aquel día ganamos. Y bueno, desde ese día estoy como concejal del Grupo Municipal Socialista (sin atribuciones en el Gobierno Local). Ser protagonista en primera persona de lo que se decide, ser miembro de la izquierda carbayona que puede transformar la ciudad, me llena de orgullo y satisfacción (como diría aquél). Es algo que nunca busqué y llegó, sin saber yo muy bien por qué, pero decidí aceptar la oportunidad y el ser testigo directo de esta vivencia es para mí un honor.

Resumiría así mi año. Creo que ha sido muy bueno. Yo al menos estoy muy feliz. Pero no me quiero olvidar de que vivo en una situación atípica. Ni la gente que tiene mi edad puede decir lo mismo ni mucho menos se ha acabado esta crisis tan larga y dañina. Es por ello que no me conformo con lo que hay. Vine y estoy en política para cambiar las cosas, para poner mi granito de arena por una sociedad mejor y espero ser útil para el pueblo de Oviedo. Ya con eso me doy con un canto en los dientes.

¡Feliz 2016! Que se cumplan todos vuestros deseos… 😉

¡No a la tauromaquia!

Nunca antes había asistido a una manifestación contra las corridas de toros. Ayer en Gijón fue mi primera vez. Era una deuda que tenía pendiente conmigo mismo puesto que siempre he estado en contra de la celebración de ‘espectáculos’ en los que el maltrato animal es el atractivo de la fiesta. Creo que por suerte cada vez más gente se siente horrorizada con este tipo de eventos, pero no obstante queda todavía mucho por recorrer para terminar con la tauromaquia en este país y con la utilización de los animales para diferentes fines (circos, peleas…).

En mis estancias fuera de España es donde más me han preguntado acerca de mi opinión sobre los toros. Si hay algo como español que me da vergüenza es pensar que un estereotipo de este maravilloso país es terminar con la vida de un animal de la manera con la que se hace. Lamentablemente hay un sector de la población que se resiste a eliminar esta actividad, y aunque ha ido descendiendo el número de espectadores y de subvenciones, no hemos logrado terminar con esta barbarie. Por lo que leí se celebran cada año unos 3.000 festejos populares en los que se utilizan a unos 60.000 animales (la mayoría toros, vaquillas y becerros) para el ‘disfrute’ de los que asisten a estas fiestas. Cada comunidad autónoma decide cómo regula la protección a los animales (y los municipios deben cumplir lo que la normativa diga). A todo esto, este verano llevamos siete muertos por participar en la ‘guerra’ cuerpo a cuerpo con toros.

Me llama la atención que utilizan los que están a favor de la ‘fiesta nacional’. Unos dicen que para ser coherente debería dejar de comer carne. Yo no digo que no tengamos que matar al animal, sino que no se haga de esa manera. Y si a los pollos, cerdos y otros animales se acaba con sus vidas haciéndolos sufrir, me opongo igualmente a esa situación. El tema por el que me manifesté contra los toros es porque se hace un espectáculo sobre ello en un recinto público abierto a todos, y me parece tan indigno y bochornoso que no se puede permitir que la imagen de nuestro país sea la de que aquí aceptamos matar a un animal de esa forma. Tampoco me vale que me digan que iban a los toros diferentes dirigentes del PSOE, destacados izquierdistas (como el Ché Guevara) o artistas (como Picasso) para justificarme así que debería aceptarlos.

En septiembre volveremos a ver en Tordesillas la crueldad del Toro de la Vega, que quizás sea la cita más publicitada por los medios de comunicación. De nada han servido las quejas, las denuncias e incluso alternativas de diferentes artistas para eliminar esta lamentable ‘tradición’. ¿Es un tema de educación y/o de dinero o qué? ¿Hasta cuándo? 😦

Mal servicio, peor solución

Esta mañana asistí a la 40º Fiesta de La Camperona, una cita que organiza todos los veranos la Agrupación Socialista de San Martín del Rey Aurelio. Para regresar a Oviedo opté por el tren. A las 14:30 horas compré un billete en El Entrego (2,70 euros). Esperaba salir de allí a las 14:50 horas, tal y como recogen los horarios oficiales. A las 14:55 horas dijeron por megafonía: “Por problemas técnicos, no hay servicio de trenes”. A los pocos minutos aparecen por la estación dos taxistas de Langreo y nos pregunta a los tres pasajeros que estábamos en el andén nuestro destino: una iba a Avilés y los otros dos nos dirigíamos a Oviedo. Termina de hablar por el móvil y nos dice que nos va a dejar en Tudela Veguín, lugar donde el tren hasta El Entrego está suspendido. Cuando llegamos allí veo en la estación a unas diez personas más o menos con caras de estar esperando a alguien. Nos bajamos del taxi (se marcha sin recoger a nadie) y no hay ningún tren esperándonos. Le pregunto a esas personas que os decía antes y me dicen que el tren en el que viajaban se había marchado cinco minutos antes y que ellos ya llevaban esperando un buen rato por un taxi.

Las dos personas con las que viajé desde El Entrego deciden picar al interfono de la maquina de billetes y la persona que les responde no les aporta ninguna solución. Pasado un rato aparece otro tren procedente de Oviedo que no continúa camino hacia El Entrego. Nuevamente hacen bajar a todos los pasajeros con la promesa de que continuarán viaje en taxis… pero los del anterior tren todavía seguían en Tudela Veguín. En una de estas aparece un señor de Renfe para preguntar cuántos taxis se necesitan, y poco a poco van llegando (pese a que estábamos dentro del término municipal de Oviedo, esos taxis eran de Langreo, y hasta donde sé no está autorizada la recogida de pasajeros en nuestro concejo). Yo terminé por subir al tren que acababa de llegar para continuar viaje. Me bajé en Llamaquique a las 16:40 horas (más de una hora y media de retraso).

Yo no entro a discutir la incidencia técnica, pero sí que una empresa como Renfe no tenga recursos ni la suficiente voluntad de no dejar tirados a sus clientes. Es absurdo que no se planteara un servicio alternativo de autobuses (que fuera de estación a estación cubriendo el trayecto). Los taxis solamente recogían pasajeros en Tudela Veguín y en El Entrego, así que por tanto dejaban de dar servicio alguno a aquellos pasajeros que se encontraran en las estaciones intermedias.

Si este es el protocolo habitual de la empresa, apaga y vámonos… 😦

Yo voy con Grecia

“Grecia impone un corralito y los bancos y la Bolsa cierran el lunes”. Así titula la edición digital de El País lo que ocurrirá mañana en el país heleno. Esta decisión se debe a que, desgraciadamente, Europa no quiere que Tsipras haga un referéndum el próximo domingo. El Gobierno de Syriza tiene como última opción aceptar lo que le imponen desde el Eurogrupo antes del miércoles o buscar otros aliados (como Rusia) para que el país no entre en la más absoluta bancarrota.

La situación me recuerda (con distintas peculiaridades, por supuesto) a los últimos meses del Gobierno de Zapatero. La diferencia principal está en que el PSOE, lamentablemente, nunca planteó que los españoles eligieran por referéndum si estaban o no de acuerdo con la modificación del artículo 135 de la Constitución. A mí me sigue pareciendo que los políticos elegidos en las elecciones ya tienen el suficiente poder para decidir (y representarnos de la mejor manera), pero no es menos cierto que temas muy importantes deben pasar siempre, desde mi punto de vista, por una consulta popular que valide o rechace lo que está en juego. Por eso en su día apoyé que para darle la máxima legitimidad a la reforma del Artículo 135, el pueblo español debía ser quien decidiera (al igual que se hizo con el ingreso en la OTAN) y no la suma del PSOE y del PP en el Congreso de los Diputados. Ya sabemos cómo terminó aquello.

Lo preocupante en esta UE sigue siendo la nula preocupación de los gobiernos (casi todos en manos de partidos conservadores y/o de derechas) por los ciudadanos europeos. Seguimos sin tener líderes que crean en un verdadero proyecto común. La idea inicial de la Unión Europea se desvanece por momentos por culpa de políticos como Merkel y Juncker, pero no debemos desistir en nuestro intento de cambiar las cosas. Quizás sea muy fácil decir las cosas desde el salón de mi casa, pero me encantaría saber que Grecia va a seguir resistiendo y aguantando el chaparrón.

Ganarán si resisten, y tienen que ir a por todas. ¡YO VOY CON GRECIA!

¿Empezamos?

He dejado pasar una semana para evitar, en la medida de lo posible, que un posible calentón me hiciera escribir cosas que no debiera. De todas maneras no creo ser una persona rencorosa ni que busque la venganza a cada puñalada que me dan, pero siguiendo eso de que el tiempo pone a cada uno en su sitio, he preferido ser cauto y dejar pasar los días para escribir una nueva entrada (de todas maneras todo lo que ocurrió ya está contado en los diferentes medios, así que yo no iba a aportar nada nuevo). Algo que aprendí en mi etapa en la Facultad es que merece la pena ver las cosas con cierta perspectiva, y para ello nunca es bueno actuar inmediatamente (y lo digo por un trabajo que hice una vez sobre unas elecciones. Cuando lo presenté a mi clase ya había pasado un mes de la celebración, y el analizar las portadas de esos periódicos, ver lo que decían y observar cómo se habían desencadenado los acontecimientos es el motivo por el que digo que es importante dejar un tiempo para sacar conclusiones).

Hace una semana y contra todo pronóstico el PSOE recuperaba la Alcaldía de Oviedo tras 24 años de gobiernos del Partido Popular. Como me decía un periodista por Twitter, quizás haya que empezar a cambiar hasta uno de los topicazos clásicos sobre la capital del Principado y Gijón. Desde el lunes pasado los tres partidos (Somos, IU y PSOE) estamos reorganizando el Ayuntamiento antes de empezar a asignar concejalías. En estos momentos no tenemos cerrado el Gobierno Municipal pero en cuestión de días cada concejal tendrá su función y su responsabilidad. No quiero pasar la ocasión de agradecer a Izquierda Unida y, sobre todo, a Somos (ya que nos ganaron en votos y en concejales) su generosidad en el Pleno de Investidura de hace una semana. Ambas formaciones supieron poner por encima de todo los intereses de Oviedo y es digno de reconocérselo. Deseo que nuestra actividad conjunta conlleve cambiar el ‘modelo Oviedo’ del PP por otro más pensado en la ciudadanía ovetense.

Tenemos una legislatura por delante llena de oportunidades y desafíos que debemos afrontar juntos (aun con nuestras diferencias). ¿Empezamos? 🙂

Ante esta semana decisiva

El próximo sábado quedarán constituidos todos los ayuntamientos de España. Escuchaba antes en el informativo de La Sexta que cuatro de cada cinco consistorios todavía no tiene claro quién gobernará a partir del día 13. Esa incertidumbre puede deberse en gran medida a las diferentes estrategias que desde las cúpulas de los partidos se quiere llevar a cabo. Yo sigo pensando que cada lugar tiene su historia y sus peculiaridades, y que no habría que convertir el juego de pactos en un cambio de cromos en ningún caso.

En Oviedo tenemos poco tiempo para decidir muchas cosas. Fuimos Somos y nosotros (el PSOE) los primeros que rompimos el hielo en Asturias al reunirnos en El Milán. Posteriormente Somos se reunió en El Fontán con IU, y de ahí no se han vuelto a producir más encuentros salvo el nuestro con la coalición de izquierdas (ayer en el Ayuntamiento). Han pasado los días y algo que nos importa sobremanera como es qué proyecto tiene Ana Taboada y su equipo para la ciudad no lo conocemos.

Mañana volveremos a vernos las caras en la Casa del Pueblo. Por lo que he leído en la prensa, Somos nos presentará cinco puntos para un acuerdo. Me parece que vamos a discrepar con el ritmo de las negociaciones. Al contrario de lo que dice Ana Taboada, desde el PSOE (y desde IU, según nos dijeron el sábado) nadie les habló de sillones, sino de proyectos y propuestas para la ciudad. Desde Somos Oviedo tienen que entender que tanto PSOE como IU vemos que tienen preferencia pero no dominación ante el nuevo escenario político de la ciudad. En esto estamos tres partidos distintos y debemos hablar y consensuar las medidas en base a nuestros programas electorales. Como idea final queremos dejar claro una cosa: no queremos entregarle gratis el gobierno municipal a nadie.

Mi deseo sigue siendo el mismo que el del pasado 24 de mayo: nuestra ciudad ha elegido que la izquierda plural tome las riendas del Ayuntamiento. Vamos a trabajar por ello desde el PSOE, y no por nuestros intereses personales o partidistas, sino para que Vetusta despierte de esa siesta de 24 años que se pegó con la derecha en el poder. ¡Manos a la obra!

Juego de tronos

Nuestro socio natural tiene que ser Podemos, pero si unos y otros nos ponemos a hacer el gilipollas no va a haber manera”. Este tweet lo escribió un compañero ayer y creo que da en el clave. Desde las elecciones hasta hoy no he parado de escuchar a través de los medios de comunicación ciertos comentarios poco afortunados. Es una pena que este país, que ha votado mayoritariamente a las izquierdas (separadas, eso sí), vea que el PSOE, IU y Podemos son incapaces de ponerse de acuerdo.

Para todos es una prueba de fuego esta nueva etapa política. Quizás esté muy usado eso de ‘es un nuevo tiempo’, pero lo que está claro es que los próximos años no se van a parecer al resto. Por ejemplo, cuando se recuerda cómo acabaron los partidos del tripartito catalán (PSC, ERC e ICV), creo que se comete el error de equiparar la situación porque estamos hablando de tiempos distintos. Para lo bueno y para lo malo la política ha cambiado, y l@s españolas/es nos exigen a l@s que damos el salto al ruedo político que pactemos.

El problema está con quién pactar. Ayer desayunaba con las palabras de Emilio León y no daba crédito. Quiere un acuerdo entre Podemos, Izquierda Unida, Ciudadanos y Foro para arrinconar al PSOE y al PP en el Parlamento asturiano. ¿Es consciente de lo que ha dicho? Pensé que iba a salir desmintiendo la entrevista de El Comercio pero no, parece que lo dijo totalmente en serio. Sinceramente, creo que Podemos no puede dedicarse a confundir a la gente. Gran parte de su voto está indignado con partidos como el mío, y su última esperanza de creer en la política no la pueden tirar por la borda con el único fin de hacer daño al PSOE. Hoy veo que en Gijón no quieren a Josechu de alcalde, sin que parezca que les importe lo más mínimo que Carmen Moriyón continúe al frente del consistorio de la villa de Jovellanos.

En este juego de tronos que estamos inmersos, lo que más deseo es una cosa: que no haya bloqueos institucionales. Es absurdo y poco responsable tener que esperar a las generales para que los ayuntamientos y las comunidades autónomas arranquen. Espero que pongamos todos de nuestra parte (y me incluyo) evitar esto, porque el impedir que un gobierno trabaje no perjudica más que a los ciudadanos, y se supone que nos hemos presentado a las elecciones para solucionarles las cosas, no para agravárselas.

Altura de miras y responsabilidad. Diálogo y acuerdos. Pactos y consensos. No es tan difícil si hay voluntad de llevarlo a cabo. ¡Ánimo!

Pactaremos

En las siguientes líneas os voy a dejar mi reflexión personal de lo que creo que ha ocurrido ayer (principalmente a nivel local. Es decir, Oviedo) y muy brevemente en las autonómicas (Asturias) y en España en general. Vaya por delante dos cosas: que sea crítico no quiere decir que quiera ‘cargarme’ a nadie, y que todo lo que ponga aquí yo también soy culpable del resultado obtenido por el PSOE en las elecciones.

En la capital de Asturias acudieron a votar 108.606 personas (un 60,31%). Desde mi punto de vista este dato no es una buena noticia. Tod@s l@s que nos presentamos a las elecciones deberíamos preguntarnos por qué 71.460 ovetenses (un 39,69%) no se decantaron por nadie. Las elecciones son un instrumento importantísimo de participación y el no acudir a votar me parece una falta de interés no ya por la política en sí, sino por todo lo que te rodea. En cualquier caso, estas personas que libremente han decidido no expresar su opinión están también en su derecho (aunque no comparta esa manera de actuar en la vida).

El Partido Popular fue el vencedor de las elecciones. 37.088 ovetenses (un 34,51% y once concejales) confiaron en Caunedo. Sin embargo y tras 24 años al frente del Ayuntamiento (y al igual que en Madrid, Barcelona o Valencia, entre otros lugares), el PP lo va a tener difícil para gobernar si los partidos de la izquierda llegamos a un acuerdo para sacar adelante la legislatura. ‘Somos Oviedo’ quedó segunda con 20.514 votos (un 19,09% y seis concejales); nosotros tuvimos 19.385 votos (un 18,04% y cinco concejales); Izquierda Unida 9.972 votos (un 9,28% y tres concejales) y Ciudadanos 9.139 votos (8,5% y dos concejales). Mi enhorabuena a las veintiséis personas que han obtenido (además de mí) el acta de concejal y también mi felicitación para ‘Somos Oviedo’ por haber sido la primera fuerza política de izquierdas. Los resultados de las urnas son la expresión de la voluntad del pueblo y como demócratas debemos respetar siempre la decisión que de ahí sale (aunque no nos guste o entusiasme).

Creo primordial y obligatorio que nos unamos las izquierdas. En primer lugar porque tenemos que devolver la decencia al Ayuntamiento de Oviedo, cuestión que el PP se ha encargado de liquidar. En segundo lugar, debemos investigar los asuntos espinosos (l@s concejalas/es de anteriores legislaturas no tuvieron acceso a diversa documentación por mucho que Caunedo haya querido vender una transparencia que el consistorio carbayón no tiene). No se trata de ningún rencor, sino de averiguar qué han hecho. Y en tercer lugar, la izquierda carbayona suma 49.871 votos frente a los 46.227 del PP y Ciudadanos. Es una oportunidad histórica para cambiar Oviedo (y yo creo que para mejor). Por eso apoyo que gobernemos las izquierdas, que como tiene que ser, somos plurales (y debemos seguir siéndolo).

No voy a negar que para el PSOE no han sido buenos los resultados. Hay una compañera que me recordaba hoy en Facebook que hemos perdido 4.501 votos con respecto a 2011 (y volvemos a ser la tercera fuerza política del Ayuntamiento por segunda legislatura consecutiva). Somos un partido de gobierno y aspirábamos a ganar. No lo hemos conseguido. Tampoco hemos logrado ser la primera fuerza progresista de la ciudad, lo que nos obliga a no liderar el cambio. Las razones pueden ser muchas, pero ya escribí en artículos anteriores que no sabía cómo se podían ganar unas elecciones (¿depende del candidato? ¿tiene más peso la marca? ¿todo se decide en las campañas electorales?). Yo no creo que ‘Somos Oviedo’ nos haya superado por haber presentado un mejor proyecto que nosotr@s, sino por ser la marca de Podemos en la ciudad (que tiene ahora mismo buena prensa, o al menos mejor que la nuestra). Tampoco creo que Ciudadanos haya obtenido dos concejales por el trabajo realizado por la candidatura (más bien creo que tiene que ver con Albert Rivera). En cualquier caso no creo que haya que darle mil vueltas a algo que ya han decidido l@s ovetenses, y la composición del Ayuntamiento es la que es y ahora nos toca ponernos a todos manos a la obra (sobre todo a las fuerzas de izquierda).

Poco más se me ocurre del análisis que os quería contar sobre Oviedo. En el Principado y en el conjunto del Estado parece que, al igual que en la capital de Asturias, tod@s estamos obligados a pactar. Mientras no ocurran casos como en Andalucía, a mí también me parece positivo que exista pluralidad en las instituciones, pero el bloqueo es un perjuicio para tod@s. El secreto a mi juicio está en tener altura de miras y formar gobiernos estables (y si son de izquierdas, mejor). Nos debemos a la gente y no les podemos fallar. ¡Manos a la obra!

¡OTRO OVIEDO ES POSIBLE! 🙂

Cambiemos Oviedo

Se ha terminado la campaña electoral. Atrás hemos dejado quince días intensos, llenos de mucha actividad y, por supuesto, de diálogo con l@s ciudadan@s. Ha sido la primera vez que he participado activamente en la organización y en la candidatura del PSOE en Oviedo. Desde estas líneas quiero darle las gracias a cuantas personas (militantes de la AMSO, sobre todo) que nos han ayudado a transmitir nuestro proyecto político para la capital de Asturias.

24 años después pienso que ya es suficiente y que estamos en el momento adecuado para cambiar el signo político del Ayuntamiento de Oviedo. Desde el PSOE apostamos por un modelo público y de participación ciudadana que el PP no ha aplicado (ni piensa hacerlo en la próxima legislatura). Lamentablemente nuestro Ayuntamiento se encuentra en una situación penosa, con prácticamente todas sus funciones externalizadas (a través de empresas privadas) y con un Gobierno Municipal que no es transparente ni serio. Solamente han gobernado para ellos y el domingo los ovetenses tenemos una nueva oportunidad para poner fin a sus políticas.

He puesto todo mi esfuerzo, mi tiempo y mi ilusión para que Wenceslao López sea nuestro próximo Alcalde. A quienes me seguís espero que os hayamos convencido. El domingo, por favor, id a votar… y si es a nosotr@s, mejor que mejor. Él se lo ha currado, y va a ser un fantástico representante de nuestra ciudad ante cualquier adversidad que se presente. Wences, gracias por todo. Me siento orgulloso de ti y del equipo que has elegido para volver a ganar en Oviedo. Lo vamos a conseguir porque te lo mereces.

¡VOTA PSOE! #OviedoConWences

PD: Suerte también para la candidatura autonómica asturiana, para el resto de candidaturas locales en la región y ánimo para todo el PSOE en general. ¡A GANAR! 🙂

Queda una semana

Dentro de una semana, a estas horas de la noche en las que estoy escribiendo esta entrada, ya sabremos los resultados electorales en toda España (algo a valorar muy a favor de nuestro país, puesto que en otros lugares que consideramos más avanzados tardan incluso dos días en terminar el recuento). Hoy es domingo y como suele ser habitual, los medios de comunicación publican (sobre todo los periódicos) encuestas con las que hacerse una idea de la situación.

En el caso de Oviedo, La Nueva España ha dado el siguiente resultado: PP, 9; PSOE, 6; Ciudadanos, 4; Somos Oviedo, 3; IU, 3; Foro, 2. A bote pronto, tres cuestiones a destacar: el PP y Foro pierden concejales e IU y nosotros los mantenemos; entran por primera vez en el Ayuntamiento los dos partidos emergentes de moda, que son Ciudadanos y la marca blanca de Podemos; la próxima legislatura, de salir un resultado así, obligará más que nunca a buscar pactos y puntos de entendimiento para sacar adelante proyectos e iniciativas.

La verdad es que en esta campaña es de agradecer que, hasta el momento, no hemos entrado en el insulto por ninguna parte. Cada uno está exponiendo sus ideas como mejor puede, pero eso sí, lamentablemente no parece que vaya a haber ningún debate electoral para que l@s ciudadan@s de Oviedo puedan comparar programas y proyectos. En cualquier caso, algo me dice que dentro de una semana vamos a tener, tras 24 años ininterrumpidos del PP, buenas noticias para los que apostamos por el cambio.

Desde la más absoluta humildad, creo que la candidatura del PSOE (de la que como sabéis formo parte) es el mejor proyecto político para el municipio de Oviedo. Representamos lo que quiere la ciudadanía: experiencia, renovación, compromiso, honradez, esfuerzo y trabajo. Somos la alternativa al Partido Popular en la ciudad y no hemos llegado hasta aquí para pasarnos otros cuatro años en la oposición. Queremos ganar. Queremos tener la mayoría suficiente para gestionar nuestro consistorio con otro modelo. Tenemos programa, ganas, ánimos y fuerza para llevarlo a cabo. Solamente nos hace falta una cosa muy importante: la confianza de l@s ovetenses en las urnas.

Sueño con un Oviedo socialista, de izquierdas, abierto y transparente, donde la ciudadanía pueda ser copartícipe de la vida municipal. Quiero y amo a mi ciudad y, por encima de todas las cosas, lo que me importa son l@s vecin@s. Por eso acepté estar en esta aventura, y creo que si damos todo lo que podamos estos días que faltan para ir a votar, vamos a ganar.

Vamos en serio, vamos a por todas. ¡OTRO OVIEDO ES POSIBLE! VOTA WENCESLAO LÓPEZ, VOTA PSOE 🙂

A %d blogueros les gusta esto: