Lo políticamente correcto

Ayer no vi el programa “Salvados”, en La Sexta, cuyo contenido versaba sobre el conflicto vasco, pero sí he leído esta mañana toda clase de comentarios (sobre todo críticas muy duras) acerca de las entrevistas realizadas por Jordi Évole. Lo más interesante fueron unas declaraciones del presidente del PSE, Jesús Eguiguren, que ha pronosticado que el fin de ETA llegará en estas mismas navidades (ojalá, dicho sea de paso).

El caso del que quiero hablar hoy tiene que ver con lo que la prensa española entiende por políticamente correcto. Al leer las críticas al programa me he preguntado si es que hay quien piensa que el problema de Euskadi merece un tratamiento uniforme por parte de los medios de comunicación, porque por contra semanas antes el Follonero dedicó una serie de programas a hablar de Estados Unidos que no levantaron ni de lejos la misma atención, y a mi modo de ver sí que podrían haber despertado el interés de los mismos tertulianos y columnistas que hoy lunes nos bombardeaban (indignados, la mayor parte de ellos) con este asunto.

Voy a poner un caso. Entre las últimas visitas que ha recibido Zapatero en La Moncloa se encuentran los mandatarios o altos cargos de los gobiernos de Mozambique, Arabia Saudí y Somalia (éste último, el país más corrupto del mundo). En estos casos el presidente del Gobierno no ha hablado con sus invitados de las condiciones de vida de los habitantes de estos tres estados, sino que ha firmado una serie de acuerdos económicos y militares. ¿Qué ha hecho la prensa española? Alabar dichos acuerdos para que nuestras fábricas de armas y nuestros atuneros puedan continuar con su labor.

¿Qué pasaría si al presidente del Gobierno se le ocurriera mover un pie para volver a intentar el fin del terrorismo? ¿No se echaría la prensa encima? ¿Por qué con un asunto se arma tanto escándalo y con otros ni se informa?

Mirad, personalmente pienso que nos estamos enterando de todo lo que está ocurriendo en el Sahara estos días porque a los periodistas españoles no les han dejado ir a El Aaiún, y cuando a los periodistas se les toca las narices, ellos responden con ataques en sus informaciones. El tema del Sahara lleva 35 años sin resolverse. Como os decía en mi anterior artículo, hay temas de los que se habla durante un tiempo y luego dejan de ser noticia. Por tanto, os pronostico que dentro de dos semanas (ya lo veréis) nadie se va a acordar de este episodio (que desgraciadamente para los saharauis parece no tener fin).

Por tanto y volviendo al principio. ETA en sus inicios no tuvo la importancia mediática que tiene ahora, cuando curiosamente antes atentaba casi a diario, secuestraba y estorsionaba más que ahora. Hoy, que está más controlada que nunca, recibe mayor relevancia por parte de los medios de comunicación.

¿Dónde está esa barrera que delimita lo políticamente correcto? ¿Quién decide dónde está el límite? ¿No creemos todos que el diálogo es la base para resolver este asunto que todos anhelamos que se termine? ¿Por qué no se puede hablar de este asunto y de otros en cambio que pueden ser más graves ni generan polémica? Muchas preguntas me vienen a la cabeza ahora, pero todas ellas con complejas respuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: