Los belenes

Las fechas en las que nos encontramos se caracterizan por dos cuestiones: en primer lugar, por un claro fervor consumista traducido en regalos para los niños y los no tan niños, y en segundo lugar en las celebraciones de una religión. Desde hace una semana, el diario La Nueva España no para de hablar de una propuesta de los socialistas ovetenses en la que se pedía que en los colegios públicos del municipio no se instalasen belenes. Luego, y siguiendo las informaciones del mismo periódico, el PSOE ha terminado por aclarar que no es partidario de prohibir nada e incluso la portavoz en el Ayuntamiento, Paloma Sainz, ha comentado que en su casa ella pone todos los años el belén.

Partiendo de mi más profundo respeto a todos aquellos que crean en cualquier religión, puesto que el creer o no es y debe ser decisión de cada persona, no apoyo la presencia de la religión católica en las escuelas públicas. Ello incluye que no soy partidario de que en los colegios se instalen belenes ni permanezcan en las aulas los crucifijos que yo, cuando era pequeño, tenía que ver colocados encima de la pizarra. Me uno a esos padres que reclaman neutralidad, es decir, que no buscan ninguna cruzada contra la religión (ni la católica ni contra ninguna otra), sino que quieren que sus hijos no tengan que verse influenciados por un credo determinado.

En esos artículos de La Nueva España, lo que más gracia me hacía era el comentario de algunos padres que decían que “no se va a quitar el belén porque a una minoría le parezca mal“. Vamos a ver: las mayorías o las minorías las dan los resultados de las elecciones, no la agrupación de ciertas personas que bajo su antojo deciden adoptar una medida u otra (y como en este caso, incumpliendo los derechos de los que no somos católicos).

Me parece injusto que a los que promovemos la laicidad y el respeto individual de cada uno a creer en lo que estime oportuno en su ámbito privado se nos tache de intransigentes e intolerantes. ¿No serán más bien eso los que quieren imponer su credo a los demás? Es que me parece increíble que este tema pueda acarrear discusión alguna en un país como España. ¡Parece mentira!

Me gustaría deciros que yo voy a ver iglesias, sinagogas y mezquitas. Es cierto, las religiones han centrado (y lo siguen haciendo) gran parte de la historia de la humanidad, y por eso dentro de la historia ocupan un papel muy importante (por eso yo visito encantado de la vida ese tipo monumentos de índole religiosa). Está claro que todos llevamos impregnados más religión de lo que pensamos (en nuestros nombres, en algunos días festivos del año…) pero intentemos conducir a nuestra sociedad a un punto donde las creencias sean de una vez un ámbito privado e individual de cada persona y no una imposición como ocurre ahora.

¿Habría que cambiar los festivos del año? A mí no me importaría, aunque tampoco considero necesario ir tan lejos. Eso sí, por poneros un ejemplo: me parece contradictorio que el 6 y el 8 de diciembre sean festivos. Uno porque consagra la libertad que el pueblo español decidió darse…. pero a los dos días, ¿qué se celebra exactamente? ¿Qué razón tiene que sea festivo el día de la Inmaculada Concepción? Está claro que tiene que haber unas fechas determinadas no laborables por las conquistas sociales que hemos logrado alcanzar, pero el mantener determinadas fechas por su sentido religioso no me parece bien, aunque lo que está más claro que el agua es que ya a casi nadie le importa que el 8 de diciembre coincida con la Inmaculada Concepción.

En fin, que nos queda mucho por conseguir la idea que os transmito hoy: La religión tiene que salir de las escuelas públicas. La fe es una cuestión personal, y lo que tiene que garantizar el Estado es que todo individuo pueda ejercer su credo en libertad dentro de una sociedad neutral, laica y abierta. Llegará el día, no sé si lo veré pero yo me uno a quienes piensen así. Y creo que cada día somos más.

Anuncios

8 responses to this post.

  1. Posted by Kassandra on 10/12/2010 at 0:06

    Puede que lo que vaya a decir esté condicionado por el hecho de que si, soy católica, pero me gusta ser bastante objetiva en estos temas e intentaré serlo en este caso.
    No estoy de acuerdo con la inciativa de quitar los belenes de los colegios. Dejando a un lado las connotaciones religiosas que pueda tener (que desde luego que las tiene) yo llego a identificar un belén como un símbolo más de la navidad, al igual que pueden serlo los reyes magos por ejemplo.
    Respeto totalmente que las personas laicas no la celebren, pero, ¿el hecho de que unos padres sean laicos implica que sus hijos no crean en los reyes magos y no lleguen a tener regalos el dia 6 de enero?
    Tomando un ejemplo cercano (que no se si es bueno o malo) esto no ocurre así. Los padres se declaran laicos y como es lógico no celebran la navidad, pero los niños reciben año tras año los regalos en el día de reyes.
    Ya digo, tomando ese buen o mal ejemplo, no entiendo por qué los reyes magos (tambien con connotaciones religiosas) son aceptados por todos (o por la gran mayoría) y los belenes no. Me parece una total incongruencia.
    Para no contradecirse lo próximo sería protestar por las cabalgatas de reyes en las calles y pedir que las quitasen. Eso ya serían palabras mayores pues sería jugar con la inocencia de miles de niños.
    Creo que he llegado a un ejemplo bastante extremista pero lo que en principio quería decir es que el belén me parece un elemento cultural como cualquier otro y que, incluso, podría considerarse meramente decorativo en estas fechas.

    Espero no haber sido demasiado subjetiva.
    Un beso.

    Responder

    • ¡Hola Kassandra!

      Lo primero de todo, ¡muchas gracias por tu participación en mi blog!

      Tal y como señalé en el artículo, yo respeto las creencias de cada uno. Por ello, me parece fantástico que dentro de tu libertad personal creas en la religión católica.

      No hablaba exactamente de no celebrar la Navidad, sino de que parte de las tradiciones que se desarrollan en estos días, como es la colocación de los belenes, no deben colarse dentro de las escuelas públicas. Por ponerte un ejemplo: hace un año estuve en Francia, trabajando en un instituto público, como auxiliar de conversación (es como una especie de profesor de español). Allí está prohibido, dentro del recinto escolar, llevar cualquier símbolo religioso, llámese un colgante con una cruz católica o el velo islámico. En Francia, al igual que en España, durante la Navidad hay vacaciones escolares. En las calles del pueblo donde trabajaba (Les Mureaux), pese a estar mayoritariamente habitado por personas de origen magrebí y del África negra, también había decorados navideños, luces en los árboles…. pero en mi instituto no había ningún belén. Eso es lo único que estoy pidiendo: que en la escuela haya neutralidad religiosa.

      Yo en ningún momento he dicho que haya que prohibir las cabalgatas o la Semana Santa. Ni mucho menos. Al igual que me parecen perfectas las manifestaciones políticas, no puedo contradecirme con negar manifestaciones de índole religioso.

      Repito, por si no ha quedado claro: en mi artículo hablaba de que la escuela pública española tiene que ser neutral con las religiones. Aunque exista una mayoría de católicos en España, para los que no creemos en ella y para los que creen en otras confesiones el mantenimiento de ciertas costumbres como es la de instalar un belén me parecen una imposición que dice muy poco de un país que aspira a ser un modelo en el mundo.

      Un saludo 😉

      Responder

  2. Posted by Arethos on 10/12/2010 at 0:50

    Estimado bitacorero:
    Vuelves a decepcionarme. Esperaba de ti más rotundidad a la hora de plantear este tema. Sin embargo te quedas en reivindicaciones puramente anecdóticas en vez te atacar el problema de fondo.
    Partimos de la idea de que la religión debe pertenecer al ámbito privado de cada persona, y que por tanto las instituciones públicas no tienen que imponer, ni fomentar ni participar de ningún tipo de manifestación religiosa.
    Si estamos de acuerdo en esto, hemos de reivindicar con la voz bien alta la supresión de la navidadl Es una fiesta religiosa y yo no tengo por qué participar de ella. Sí, yo participo de ella porque no puedo ir a trabajar ese día y porque el país se paraliza. Así mismo, debería suprimirse la Semana Santa, el día de la Inmaculada Concepción, la Virgen de Agosto amén de las fiestas populares de los pueblos, las cuáles también están basadas en la religión. Del mismo modo, e igual que hay una memoria para ley histórica que obliga a cambiar nombres de calles que recuerdan al franquismo, debería promulgarse otra ley que obligue al cambio de calles y municipios con nombres de origen religioso. ¿Cuántos pueblos hay que empiezan por San o Santa?.
    Por supuesto debe existir una independencia total entre Iglesia y Estado y no permitir que los ciudadanos puedan dar parte de su dinero de la declaración a la Iglesia. Vale que cada uno puede dar su dinero a quien quiera, pero encima no vamos a pagar con nuestros impuestos los gastos de recaudación.
    Sé valiente y consecuente con tu forma de pensar. Si la religión es algo privado, que lo sea privado en todos los aspectos. Si por el contrario utilizas argumentos de tipo histórico o tradicional para defender que siga celebrándose de forma pública la navidad y otras fiestas, también tendrás que defender que se sigan poniendo belenes y que siga habiendo crucifijos, puesto que éstos también forman parte de la tradición de este país.

    Un saludo.
    P.D: no contesto las ré-réplicas de tus comentarios por no parecer muy pesado, pero si te apetece que lo haga yo encantado.

    Responder

    • ¡Hola Arethos!

      Lo primero de todo, contesta todas las veces que veas necesario. En mi blog yo manifiesto mi opinión y me encanta que haya gente que quiera debatir conmigo cualquier tema. Para nada eres pesado, al revés, te agradezco mucho que leas mis artículos y los comentes 😉

      Al igual que le acabo de contestar a Kassandra, no me estaba refiriendo a no celebrar la Navidad. Yo en particular no la celebro desde un punto de vista religioso. La celebro, por decirlo de alguna manera, desde un punto de vista social: regreso a casa para estar con mi familia, salgo con mis amigos para celebrar el Año Nuevo, regalo y me regalan cosas durante estas fechas…..

      En mi artículo de lo que estaba hablando es que mi deseo es que de una vez por todas, la escuela pública debe convertirse en un espacio neutral, porque ahora mismo la religión católica ocupa un lugar que no le corresponde. La religión debe quedar en el ámbito privado, y quien quiera poner el belén que lo haga en su casa libremente.

      Con lo de los días festivos, simplemente quise decir que no me importa que se mantengan tal y como están ahora (aunque tampoco me importaría que se cambiasen), pero debería quedar claro que no son laborables para celebrar una fiesta religiosa, sino que son fruto de luchas sociales por las cuales los trabajadores nos merecemos unos días al año de descanso.

      Lo que yo no dije en ningún momento es que se deban prohibir las cabalgatas o la Semana Santa. Al igual que soy partidario de las manifestaciones políticas, no puedo negar a los que quieran reunirse por una cuestión religiosa que lo hagan. Al revés, me parece perfecto. La calle es un espacio público y en una sociedad democrática como la nuestra perfectamente se puede expresar la opinión que cada uno crea conveniente (y en concreto con las cabalgatas, que muchos niños disfrutan viéndolas).

      ¡Un saludo! 😉

      Responder

  3. Posted by Arethos on 10/12/2010 at 11:05

    Buenas:
    Con esta respuesta lo único que haces es confirmar mi idea de que te quedas en la superficie.
    Si el argumento para quitar sacar a la iglesia de la escuela pública es el de que la religión debe quedar en un ámbito privado, no sé por qué no apoyas claramente la supresión de todas las fiestas de tipo religioso en este país que sean financiadas por organismos públicos. Yo respeto que haya manifestaciones religiosas, que la gente vaya a misa y que se celebren las procesiones de Semana Santa y cabalgatas el día de Reyes. Pero si entendemos que la religión es algo privado, no deberíamos consentir que las fiestas de los pueblos se paguen con los impuestos de los ciudadanos, ni las luces de Navidad ni que yo tenga que yo no pueda ir a trabajar porque se celebra una fiesta religiosa. Hay 365 días al año para celebrar otro tipo de cosas más neutras.
    Y si no admites y apoyas ésto claramente, no me sirve tu argumento para defender una escuela neutral, porque, como he ido defendiendo a lo largo de mis comentarios, los procesos lógicos deben ser válidos y aplicables a todas las situaciones. Por tanto, si la religión debe quedar en algo privado, deberá hacerlo en todo momento y situación y no sólo en aquellas anécdotas que no tienen mayor trascendencia.
    Y es que, en definitiva, el mantener lo de los belenes y los crucifijos es una tontería que no tiene ninguna influencia ideológica y que no cuesta ni un céntimo al Estado. Lo que sí que cuesta es hacer una ley para eliminar dichos símbolos. Lo que sí que es preocupante es la falta de objetividad de los profesores si a ideologías y creencias nos referimos. Por ponerte un ejemplo yo he tenido profesores (y hablo en plural) que me prohibían hacer comentarios de texto sobre artículos de EL Mundo por considerarlo un periódico fascista o que me hablaban de la II República Española como la panacea de los sistemas políticos. He tenido profesores, y sigo hablando en plural, que tanto en 2004 como en 2008 pidieron el voto en clase abiertamente para el PSOE. Lo siento mucho pero son empleados públicos y no pueden hacer ese tipo de manifestaciones en el ejercicio de su profesión. Pero contra eso no se hace nada, ¿por qué será?.

    Responder

    • ¡Hola Arethos!

      Lamento que sigas pensando que me quedo en la superficie, pero no creo que me quede ahí con mi propuesta de desvincular la escuela de la religión. Yo en particular no creo en ninguna, pero no me parece mal que haya cabalgatas o procesiones de Semana Santa como tampoco me parece mal que haya una manifestación política contra el aborto (aunque esté a favor de él).

      Sí que quiero darte la razón con el apartado que le dedicas a los profesores. Tengo que escribir un artículo sobre la Libertad de Cátedra. Me lo apunto y te daré mi punto de vista sobre ese asunto, pero te adelanto que comparto contigo que un profesor no tiene en sus clases que manifestar su apoyo político a nadie, a menos que lo haga como simple anécdota -puede perfectamente decir que es de izquierdas- pero no como si estuviera en un mitin.

      ¡Un saludo!

      Responder

  4. Este último punto que comenta Arethos sobre la neutralidad en la educación me parece muy interesante, yo creo que todos hemos estado en una situación similar y me parece bastante más grave que quitar 3 figuras.
    Yo estudié en un colegio religioso y aunque nunca he creído en ninguna iglesia no concibo La Navidad sin belenes, sin árboles, sin reyes magos y sin villancicos.
    Comentando el tema de los símbolos religiosos, lo que me parece vulnerar la libertad de cada uno es prohibirlos, salvando excepciones, por ejemplo, me parece ridículo y disparatado prohibir llevar un colgante con una cruz y entrando en el tema del velo estoy también en contra de la prohibición del hiyab, shayla o chador, permiten totalmente identificar a la persona y son un simple atuendo, el niqab o burka es otro tema…
    ¿Qué clase de sociedad plural estamos fomentando? A mi Francia no me parece ningún tipo de ejemplo para nada.

    Que instituciones, colegios, empresas, etcétera deban mostrar cierta neutralidad religiosa lo apoyo pero el camino no es prohibir…es dialogar y llegar a un acuerdo.

    Responder

    • ¡Hola David!

      Efectivamente, Francia no es un ejemplo para muchas cosas, pero sí que me parece que la medida que tomaron en las escuelas es la correcta.

      A nadie se le prohibe profesar su religión ni a declararlo, sino simplemente que se ha optado por la neutralidad, y por eso los niños y resto del personal de los colegios no pueden portar ningún símbolo religioso mientras estén en el recinto escolar.

      ¡Un saludo!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: