Los principales problemas de los periodistas

Ayer, en la Asociación de la Prensa de Madrid, se habló de los problemas de los periodistas. Se tomó como base un informe (del que me pude llevar un ejemplar de 200 páginas) donde se repasa no sólo la situación laboral de los profesionales, sino también la formación que reciben, la credibilidad de los medios y muchos otros datos estadísticos.

Según este trabajo, que ha sido dirigido por el profesor Pedro Farias (Universidad de Málaga), las diez principales preocupaciones que tenemos son: intrusismo laboral, baja remuneración, paro, inestabilidad laboral, estudiantes haciendo labores profesionales, falta de códigos éticos, incompatibilidad con la vida familiar, limitación para la libertad de expresión, escasa organización profesional y escasa rotación y promoción de plantillas.

Vamos a repasar más en concreto cada problema:

  1. Intrusismo laboral: En la tertulia se intentó -sin éxito- definir qué es un intruso en nuestro sector (e incluso se intentó buscar una definición para periodista sin que nos pusiéramos todos de acuerdo). Hubo una persona que estableció tres diferencias: el periodista con licenciatura en periodismo; el periodista sin licenciatura en periodismo pero sí licenciado en otro estudio; y periodista a la carrera (sin licenciatura). ¿Es más periodista el que tiene el título pero no sabe comunicar que el que sabe comunicar y no tiene la carrera de periodismo? Hay medios de comunicación (importantes) que prefieren coger a abogados, psicólogos, economistas, filólogos…. que entran normalmente por medio del máster de ese medio (aunque no todos lo consiguen) ¿A estas personas se les puede considerar intrusas? Por poneros un ejemplo: el director de El País es químico. ¿Javier Moreno os parece un intruso? Yo creo que es muy difícil contestar, porque lo fácil sería decir que sí, pero participo en los que piensan que un periodista licenciado no tiene por qué ser un buen comunicador. Pero ojo, igual todo esto del intrusismo también es un mito, porque el propio informe dice que el 80% de las personas que han entrado a formar parte de las redacciones son periodistas licenciados, con lo que parece contradictorio que los periodistas se quejen de intrusismo cuando solamente un 20% son personas que no han pisado una facultad de información y/o comunicación.
  2. Baja remunaración: Nada que añadir a este punto porque es totalmente cierto. En la reunión se dijo que el sueldo que recibe un periodista está entre 900 y 300 euros al mes. Las prácticas para estudiantes, por lo general, siguen sin estar pagadas.
  3. Paro: 5.564 periodistas se encuentran sin trabajo en este 2010. De ellos, 3.588 se encuentran afectados por ERE, cierres, recortes y prejubilaciones desde 2008. 
  4. Inestabilidad laboral: Los ‘contratos’ son de lo más precario que existe en el mercado laboral español. Un ejemplo actual: CNN+ cerrará el 31 de diciembre, y muchos periodistas se irán al paro con la fusión resultante de Cuatro con Telecinco.
  5. Estudiantes haciendo labores profesionales: Sí, esto es un problema. Yo en su día me beneficié. No cobré por esas prácticas (salvo en el diario El Comercio, en Xarago y en EFE) pero lo que me interesaba era probar ese medio, aprender y ver si el trabajo me gustaba o no. Soy consciente que por mi interés y por mis ganas de hacer prácticas en verano he perjudicado a un profesional, puesto que esos trabajos que hice los elaboré como uno más de la plantilla, pero lo único que no tenía igual que mis compañeros era mi vinculación laboral con las empresas donde trabajé. Es difícil decir no a esas prácticas, puesto que hay una cola tan grande de personas dispuestas a trabajar gratis que si tú no lo aceptas al empresario le da igual, así que no tienes más remedio que caer en la trampa y callar.
  6. Falta de códigos éticos: Los periodistas sí tenemos códigos deontológicos. Otra cosa es que no tenga en cuenta ciertas cosas, pero haberlos los hay. Me ha llamado la atención ver esta preocupación en quinto lugar porque espero que no quiera decir que en el periodismo español la ética profesional no existe.
  7. Incompatibilidad con la vida familiar: Cierto. Un periodista es un periodista las 24 horas del día. Eso nos dicen en todos los sitios donde trabajamos. Hacemos horas y horas en el trabajo y no tenemos tiempo para nosotros más que los días de descanso (y a veces nos toca currar también algunos fines de semana y festivos).
  8. Limitación para libertad de expresión: Con esto no estoy tan de acuerdo. Cierto es que cada medio tiene su ideología marcada y que todos son tendenciosos, pero de ahí a hablar de falta de libertad de expresión me parece una exageración.
  9. Escasa organización profesional: Totalmente cierto. Creo que los periodistas somos el colectivo menos unido de los que existen. Cada uno va a su bola, no hay ayudas entre unos y otros y las diferencias (por ejemplo, en los sueldos) son abismales. Las asociaciones y los colegios existentes no son intermediarios fuertes para defender nuestros intereses allá donde haga falta. Y cada vez que se convoca una concentración o manifestación de periodistas, aparecen muy pocos por allí con tantos que somos.
  10. Escasa rotación y promoción de plantillas: También me ha llamado este punto la atención, porque recuerdo que antes de comenzar la crisis que vivimos en la actualidad, me extrañaba ver a muy pocos periodistas quedarse un año completo en un medio de comunicación. Había una movilidad de periodistas de un medio a otro muy grande. Ahora imagino que no será así porque las plantillas se han ido reduciendo y no hay posibilidad para esa rotación.

En definitiva, hoy os quería comentar estos diez puntos porque creo que es importante que conozcáis cuáles son los principales problemas que tenemos los periodistas (según el estudio del que he tomado los datos). Somos los responsables de contarle a la gente lo que ocurre, y nosotros, como cualquier trabajador, necesitamos estabilidad y garantías laborales suficientes para realizar nuestro trabajo lo mejor posible y en las mejores condiciones que podamos lograr. El que pierde en todo esto no es solamente el periodismo, sino la sociedad, porque sin periodismo no hay libertad. Por lo general, no tenemos ningún problema en llenar en nuestros medios los conflictos laborales de otros salvo los nuestros propios. Y por eso la gente no conoce nuestros problemas. Puede que seamos el sector profesional donde exista la mayor precaridad laboral de España. Como dije antes, al no existir compañerismo dentro del periodismo, es imposible que consigamos algo positivo para nuestros intereses. Las diferencias entre las estrellas mediáticas y los redactores de a pie son tan grandes (y no sólo en lo económico) que o cambian mucho las cosas o no hay nada que hacer. Las empresas periodísticas se han olvidado de lo de “periodísticas” y ya son simplemente empresas que lo único que quieren es ganar dinero. Y si lo tienen que ganar pagando mal y despidiendo a todo el personal que vean necesario, lo hacen y aquí no ha pasado nada. Una pena que pasen estas cosas….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: