Transparencia

No es un tema nuevo. Salta de vez en cuando un nuevo escándalo a través de los medios de comunicación y el ciudadano termina por involucrar a todos los políticos por igual. Hablo de todas las irregularidades e ilegalidades alrededor de la política.

Los que seguís mi blog sabéis que soy un defensor acérrimo de la política, porque me parece el único instrumento ciudadano capaz de cambiar las cosas injustas. También os he dicho en más de una ocasión que ni todos los partidos políticos son iguales ni que todos los políticos son idénticos. En su mayoría me parecen que son dignos, pero por desgracia unos pocos hacen tanto ruido que contaminan a los honrados. La pena es que al ciudadano de a pie le cale el mensaje de que quien se dedica a la política lo hace con el objetivo de enriquecerse.

Tenemos tres temas de esta misma semana para analizar: en primer lugar, la obligación que tienen los políticos de declarar su patrimonio; en segundo lugar, los ‘privilegios’ que adquieren tras su retiro; y, en tercer lugar, la detención del ex consejero de Educación del Gobierno del Principado de Asturias, José Luis Iglesias Riopedre.

Sobre el tema de la declaración pública del patrimonio de los políticos, debo decir que no me parece mal, aunque como sigo considerando a los políticos como otros ciudadanos cualquiera, no entiendo por qué ellos sí tienen la obligación de hacer pública sus riquezas cuando si nos lo pidieran a cualquiera de nosotros estaríamos ofendidos por intromisión en información privada que no tiene por qué interesarle a nadie más que a la Hacienda pública. Pero bueno, al margen de esta reflexión, los políticos son el único ‘gremio’ (por llamarlo de alguna manera) que hacen públicas sus propiedades, sueldos y otras cosas. Por ejemplo, el caso de María Dolores de Cospedal. Si esta señora tiene diferentes cargos y no hay incompatibilidades, ¿por qué no va a poder cobrar por sus responsabilidades? Pongamos el caso de un tertuliano que escribe en un periódico, sale en la radio y participa asiduamente en un programa de televisión. ¿Por qué no renuncia a uno de sus sueldos? Además, haría un gran favor a sus compañeros periodistas, porque por desgracia los tertualianos son siempre los mismos en todos los sitios sin que haya posibilidad de que puedan ejercer ese puesto otros compañeros de profesión. Por tanto, ¿por qué es un escándalo que un político cobre por todos los puestos que ocupa y en cambio un periodista no está sujeto a la misma crítica? No veo cuál es la diferencia, la verdad.

Pasemos al tema de los privilegios. Se habla de una pensión cuando dejan su actividad, de coches oficiales, seguridad…. Otro tema que me hace gracia, porque lo que nadie dice es que en realidad los que se han dedicado a la política y ahora trabajan en otra cosa ganan más dinero en la empresa privada que les ha contratado que cuando desarrollaban su labor en una institución (hablo en términos generales, que habrá de todo). Otro ejemplo: a Manuel Pizarro no le hizo rico la política, sino Endesa. Ni más ni menos que 15 millones de euros de indemnización por salir de la empresa. Por tanto, si tenemos que hablar de privilegios, deberíamos de enfocarlos hacia otros horizontes. Quizás, como le dijo Anguita el otro día al Follonero, nadie se hace multimillonario dignamente. Pensé en ese momento sobre todo en los deportistas, como los de fútbol o F1. Ellos ganarán lo que le paguen sus escuderías y patrocinadores por su ‘limpio’ trabajo, pero habría que ver si ese dinero que ha recibido no está involucrado en el ahorro que supone la explotación infantil en Asia para fabricar camisetas con sus nombres y otros artilugios del merchandising que luego en el primer mundo compramos por un precio muy por encima del coste de producción. Y no me olvido de que muchos de estos deportistas declaran sus impuestos haya donde menos tienen que pagar (llámase Suiza o cualquier paraíso fiscal). Hasta donde me llegan las noticias, estas actitudes entre los políticos no abundan. Y ojalá siga así.

El último caso a analizar es el de José Luis Iglesias Riopedre. Debo reconocer que ha sido este tema una absoluta sorpresa para mí. En primer lugar su detención de ayer, pero lo que ya no entraba en mis previsiones es que esta noche esté durmiendo en la cárcel asturiana de Villabona. No ha sido una persona que me haya caído muy bien en lo político, puesto que como defensor de la escuela pública me ha parecido muy débil con la enseñanza concertada. Por desgracia, con este señor en vez de ir reduciendo la financiación del Principado en estos colegios privados de índole religioso ha optado por mantener la privatización de la educación asturiana, cosa que me parece indignante para una persona que dice ser de izquierdas. Pero bueno, lo que quiero comentar con vosotros es el supuesto caso de corrupción en la adjudicación irregular de contratos públicos y cobro de comisiones. Este señor ha sido expulsado provisionalmente del PSOE asturiano, cosa importante a señalar puesto que creo que es una decisión valiente y necesaria. En todos los sitios se pueden colar tramposos, pero perdonad que os diga que no comprendo por qué el PP nunca adopta con la misma contundencia la expulsión de militantes involucrados en chanchullos. ¿Confían en que esa gente es inocente o es miedo a que el imputado suelte de su boca algo que no quieren que transcienda? Bueno, lo que está claro es que hay que dejar trabajar a la Policía y a la Justicia, pero me parecería muy injusto que este asunto ensuciara a la política. Por cierto, cuando hay gente que dice que los políticos ganan mucho dinero, creo que ello se debe a evitar estas cosas. Si nuestros políticos tienen un sueldo importante, se entenderá que se lo pensarán más de una vez en no cometer ninguna ilegalidad. Los hay que se corrompen aún así, pero por suerte para todos son pocos.

En definitiva, creo en la política. Sin duda es lo más transparente que hay. Por supuesto que habrá licitaciones, concursos y adjudicaciones que huelen a cierto tufillo sospechoso. Por supuesto que me parece que nuestros políticos son los primeros que deben darnos ejemplo de honradez, y también que deben dejarse la piel en su trabajo por el bienestar de los demás. Efectivamente que hay políticos que dejan mucho que desear (creo que el mejor ejemplo es el PP valenciano, tanto a nivel regional como lo que tienen en las tres provincias), pero no metamos a todos en el mismo saco, porque en su mayoría están limpios. Al menos son los que más muestras de transparencia dan. Y eso hay que reconocérselo.

Anuncios

4 responses to this post.

  1. Posted by jaimeluanco on 26/01/2011 at 1:54

    Está demostrado ya en la práctica que los sueldos altos no evitan la corrupción, la mayoría de las veces ni siquiera se embolsan ellos el dinero sino que va a parar a las cajas B de los partidos para financiar los gastos. Sí estoy de acuerdo en que tengan buenos sueldos pero como forma de atraer a individuos de probada valía que si no quedarían en el sector privado. Pero deben acompañarse de férreos sistemas de control, al menos hasta que la actual cultura del pillaje derive en una conciencia ciudadana de la necesidad de ser honrados (pero no solo los políticos, ojo, ahí también están los que escaquean sus impuestos… ¿dentistas? no, yo no dije eso…)
    Y en cuanto a lo de Riopedre, es solo uno de tantos cortijos que hay montados en Asturias (y en todos lados por desgracia). Lo mas penoso es que tuvieran que venir de fuera a investigarlo, no se fiaron ni de la propia policía de aquí. Menudo espectáculo damos. A ver si limpian bien todo.

    Responder

    • ¡Gracias por tu comentario Jaime!

      Corrupción la hay en todas las partes, lo que pasa es que los políticos gestionan millones de euros y los dentistas una cantidad mucho más inferior, pero si lo miramos proporcionalmente, igual quienes más roban son los propios dentistas que los políticos. Lo malo es que sobre los políticos cae la idea de que todos son unos ladrones, y yo eso no lo comparto.

      Un saludo.

      PD: He puesto el ejemplo de los dentistas para seguirte la corriente, pero supongo que todo el mundo entenderá que nos referimos a ellos a modo de ejemplo, pero podríamos decir otros muchos profesionales de otros sectores que hacen lo mismo.

      Responder

  2. Querido amigo Pali, Jaimeluanco. No voy a aportar aquí ninguna reflexión nueva propia porque ya los dos habéis aportado ricas ideas que yo no iba a enriquecer ulteriormente, y las ideas propias que quería transmitir públicamente ya están en mi propio blog para cualquiera que desee conocerlas, pero sí que quiero poner un granito de opinión sobre sendos aspectos que tocais.

    Por un lado, Diego, te diré que yo sí creo que el patrimonio de los políticos debe ser público y transparente. Quizás los bienes, percepciones y derechos previos a su ingreso en la cosa pública no, por evidente motivo de privacidad (no interesa a nadie saber si yo tengo por herencia de mi tatarabuelo fincas en Quirós por valor de cien millones de euros o si entré en política pobre como un perro y sin ninguna propiedad, bien ni derecho, el único objeto que tiene esa información es comparar a la entrada, a la salida del cargo, o, si este se prolonga significativamente, periódicamente, para analizar si con los ingresos legales durante ese periodo ha habido una variación patrimonial inexplicable, pero eso bien puede hacerlo un funcionario mediante procedimiento establecido al efecto, que dé fé de la desproporción absoluta y relativa entre patrimonio al entrar y al salir, o al entrar y al final de cada legislatura, con deber de reserva sobre si el señor(a) pasó de 1000.000.000 € a 1000.100.000 en cuatro años o si pasó de 0 a 100.000, sólo visar que su incremento patrimonial fue de cien mil euros en cuatro años con un salario anual de 60.000 y que la variación patrimonial es incompatible con que haya en ello gato encerrao). Pero las percepciones, ingresos, ese saldo del que te hablo, etcétera sí conviene que se sepan, porque 1) así pueden comprobar los ciudadanos, que son los que pagan, que el político es limpio 2) así pueden comprobar los ciudadanos, que son los que pagan, si el político vale lo que cuesta. Un directivo del Banco Santander, tranquilo, que ya se encarga Botín de que no meta la mano en la caja, aunque tenga interés público porque esa caja venga de los intereses y comisiones que le pagamos quien más quien menos al BS. Ya se encargará el consejo de administración del banco de pagar seis millones de euros anuales a un ejecutivo si y sólo si los vale y los gana sobradamente para la entidad, y si pagándole cinco millones en vez de seis se lo va a arrebatar corriendo el BBVA. En el caso de los políticos, si no, correríamos el riesgo de que ellos se lo guisaran y ellos se lo comieran. Si el equipo de gobierno del ayuntamiento de oviedo se fija sus propias remuneraciones, y no se sabe cuánto se han fijado, ¿cómo valorarlo, quizás para tenerlo en cuenta para decidir si los votamos con uve o los botamos con be ?

    En cuanto a la venida de funcionarios policiales de fuera para investigar el caso, jaimeluanco, la verdad es que desconocía el detalle, pero no es ningún desdoro para Asturias. Es un procedimiento habitual en estos casos sin que eso signifique que estemos en una región donde to quisque es un Vito Corleone. Simplemente, esta es una región pequeña, y nos conocemos todos, y en ciertos ámbitos, si asturies ye un pañuelu, ciertos grupos de gente son una esquinina limitada del pañuelo, donde hay riesgos si intervienen efectivos con un largo tiempo de trabajo, quizás toda su carrera, aquí. Policías de todos los niveles, funcionarios, políticos y periodistas se conocen, no pocos entre sí son amigos, medio amigos, conocidos, toman un café juntos alguna vez. Durante una larga investigación puede haber una indiscrección que puede parecer banal a un agente, o a un subcomisario, y que ponga en alerta a una eventual trama y dé al traste con la investigación. Y cualquier precaución es poca. En el entorno de Plaza de España, Santa Teresa y aledaños, está la mitad de la gente que en ese embolao podía estar de todos los lados de la barrera, y quién no ha compartido una charla de café conociendo a gente que trabaja en esa zona con uno y con otro. No es Marbella, donde hay además el riesgo de que estés cascándole algo inoportuno a un miembro de sabe dios qué. Pero esas investigaciones, aquí y en Pekín, las hacen equipos venidos de fuera para evitar todo riesgo. Y está bien que así sea. Saludinos.

    Responder

    • ¡Gracias Sergio por tu comentario! Estoy de acuerdo con lo que dices aunque mantengo que la declaración del patrimonio de los políticos no debería de hacerse público.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: