En casina se está como Dios

Seguro que muchos de nosotros pensamos que como en casa no se está en ningún sitio. Yo comparto esta idea sin ninguna duda. Me encantaría poder vivir en Oviedo, disfrutar de mi familia y de mis amigos, y tener la posibilidad de conseguir un empleo que me permitiera vivir dignamente. Sin embargo, también he de decir que el haberme marchado de Asturias me ha supuesto más ventajas que inconvenientes, sobre todo en el terreno profesional.

Mi post de hoy quería centrarlo en esas personas incapaces de salir de casa. Viendo esta noticia de La Nueva España me pregunto como hay gente que sea reacia a trabajar en otro lugar diferente. Lo ideal, por supuesto, es trabajar en lo que te gusta y donde te gusta. El problema está en que por lo general nos tenemos que conformar con trabajos que no nos motivan ni nos parecen dignos para nuestras habilidades, pero de ahí a rechazar empleos por la simple razón de no tener que ver con lo mío, pues ni lo entiendo ni lo entenderé.

Yo, por ejemplo, estuve cinco meses en París como auxiliar de conversación. Sinceramente, ser profesor no me gusta nada, pero al menos fui a Francia a comprobar si me gustaba o no. Afortunadamente, el trabajo que desarrollo ahora en Madrid es sin duda alguna lo mejor que me ha podido pasar en mis 25 años recién cumplidos, pero obviamente todo caduca y no voy a poder trabajar toda mi vida de lo mismo a menos que me haga funcionario o tenga una suerte del copón y pueda desempeñar el periodismo hasta el final de mi vida.

Creo que lo que nos pasa en España es que no nos movemos nada. Parece que la culpa de todo es de Zapatero, y no digo que no tenga él responsabilidad en esos datos terroríficos que señalan que el paro de los jóvenes (con formación) supera el 40%, pero cuando un país como Alemania busca gente en nuestro país para aprovechar nuestra valía, me parece inconcedible que el titular de un periódico de Asturias resuma la opinión sobre el asunto de un colectivo (como el de los universitarios) como no me interesa….. Quizás es que entonces su situación familiar no es tan mala, porque hoy por hoy no estamos ninguno para rechazar trabajos a menos que tengamos a varios por detrás intentando seducirnos para que trabajemos en su empresa, pero ahora mismo lo normal es que te pases semanas y semanas enviando CV a todos los sitios y no tengas ni siquiera una respuesta que te confirmen que lo han recibido.

En casina se está como Dios, pero también hay que ser ambicioso, luchador y un poco trabajador para sacar esto adelante. Pero si seguimos en las mismas, ¿tenemos derecho a quejarnos por todo? En mi opinión, no. ¿Qué pensáis?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: