Exclusivas

Ante los debates que se han creado alrededor de la acusación de Isabel García en el programa de Ana Rosa Quintana (sobre que su marido era el asesino de la niña Mari Luz) y también sobre los comentarios surgidos con el trato que la productora Cuarzo y Telecinco practicaron sobre la mujer de Santiago del Valle, hoy quería daros mi punto de vista acerca de las exclusivas en general, se saquen como se saquen.

Estoy totalmente en contra de cualquier exclusiva. Efectivamente, no hay cosa que más sueñe un periodista que dar una noticia que nadie tiene, pero lo triste es ver los métodos con los que se suelen conseguir este tipo de informaciones. Desde luego, me parece bochornoso como periodista ver a una compañera haciendo caso omiso a las peticiones que le hacía Isabel García (tal y como reflejan las imágenes que El Mundo ofreció en su página web) con tal de que nadie le quitara la exclusiva de la confesión. Según Ana Rosa Quintana, Isabel García actuó de manera voluntaria y libre, pero aunque sea cierto, lo que está claro es que esta mujer no sabía dónde se encontraba, todo por alejarla de otros programas de televisión que podrían actuar de la misma manera que lo hizo Telecinco. Lamentable, de verdad. En El Intermedio explican muy bien todo este caso por si no conocéis suficientemente la historia (os recomiendo el vídeo).

Lo que no puede ser es que una vez más Ana Rosa Quintana tenga cancha libre para realizar en sus programas juicios paralelos. En este caso parece que le ha salido bien la jugada, pero si os acordáis de todo lo que ocurrió en el caso de Rocio Wanninkhof, debería de servirle para no volver a las mismas andaras.

Ahora bien, me ha gustado la respuesta de su productora a El Mundo. No se puede criticar las formas con las que actuaron cuando el propio periódico se saltó a la torera la intimidad de una paciente (Esperanza Aguirre) entrando en el quirófano del Hospital Clínico de Madrid para estirpar un tumor en el pecho.

Ambos han conseguido una exclusiva y han captado la atención de lectores y televidentes, pero a la vez han recibido tal masa de críticas que creo que podríamos llegar a la conclusión de que en el periodismo no todo vale. Es una profesión muy bonita y gran parte de su belleza está en destapar casos espinosos y complicados de acceder y conocer, pero otra cosa es lo que os comentaba en los dos anteriores ejemplos.

Otro caso que se me ocurre es el que practica el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo (PP), con el diario La Nueva España. Este señor menosprecia al resto de medios de comunicación asturianos con tal de darle las noticias en exclusiva del Ayuntamiento a su periódico afín. Y también habría que incluir las famosas filtraciones que hacen todos los gobiernos a determinados medios de comunicación, cosa que me molesta bastante porque nadie tiene que tener el privilegio de contar las cosas antes que otro salvo que hablemos de una entrevista a ese medio.

En resumen. Acabemos con las exclusivas y trabajemos por investigar desde la honradez y la ética periodística.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: