¿Son necesarios los debates electorales?

Una de las cosas que he hecho hoy ha sido ver los debates electorales que emitió Telemadrid el pasado domingo 8 y lunes 9. El primero era un cara a cara entre los tres principales candidatos a la presidencia de la Comunidad de Madrid y el segundo a la alcaldía de la capital de España. Si pulsáis en los enlaces podréis verlos, aunque os aviso (por si andáis mal de tiempo) que son largos (los dos juntos deben sumar alrededor de tres horas).

Yo defiendo los debates. Me parece que el mejor modelo fue el que se adoptó en las últimas elecciones generales. El presentador era un periodista neutral (no trabajaba para ningún medio en ese momento) y todas las televisiones, radios, páginas de internet… que quisieran emitir el cara a cara entre Zapatero y Rajoy podían hacerlo sin problema alguno.

En Telemadrid, a mi modo de ver, hubo varios fallos. No me gustó ver a los candidatos de pie, con un atril pequeño (para la documentación que necesitaban usar, que hablaré de eso más adelante) y que fuera en exclusiva para el ente público madrileño, pero bueno, dentro de lo que cabe, celebro que los tres partidos se hayan puesto de acuerdo para celebrar al menos esos dos.

Lo bueno que tiene internet, entre otras cosas, es que puedes elegir el momento en que quieres ver un programa. He leído muchas críticas a los debates por la baja audiencia, pero nadie pone en relieve que los ciudadanos, a través de su web (como hice yo hoy) podemos verlos sin problema alguno, pero temo que a mí y a todos los que lo hemos visto a posteriori por internet nadie nos cuenta. Además, sin este medio supongo que se me hubiera hecho imposible poder ver ambos debates (al menos en las condiciones en las que vivo actualmente, que yo ya no tengo vídeo para grabar). 

Hago en gran parte este reconocimiento a la red para lamentar que ninguno de los seis cabezas de lista apareciera con las nuevas herramientas que disponemos hoy en día para leer, mostrar textos, gráficos… (me refiero a las tabletas principalmente). Si os ponéis a verlos, veréis que todos ellos llevan papeles y papeles y que cuando intentan mostrarlos a su adversario, las cámaras de televisión intentan enfocarlos pero el televidente no puede fijarse más que en los gráficos. Son estilos que hay que cambiar, porque nuestro tiempo es otro y algo que no me está gustando de esta campaña es que los partidos no se están tomando en serio las nuevas tecnologías (aún seguimos muy influidos por la pegada de carteles, por los mítines y por el reparto de propaganda por la calle…). En fin, a ver si las elecciones del año que viene dan un giro y prevalece otro modo de comunicarse con los ciudadanos.

Pero sin querer salirme más del tema que quería hablar en esta entrada, yo veo muy positivos los debates entre los principales partidos. Por cuestiones evidentes es imposible hacer un debate entre todas las formaciones que se presentan a unos comicios, con lo cual veo normal que solamente participen los que tienen más posibilidades de ganar. No tengo noticias de que vaya a haber debates en Asturias y en Oviedo, que son los que me interesan puesto que es donde votaré el próximo domingo 22 de mayo (aunque también es verdad que tengo muy decidido mi voto, pero aún así me encantaría que se celebrasen).

Los debates me parecen interesantes porque ahí se refleja la capacidad del político de enganchar y convencer al ciudadano con su oratoria. Si transmite confianza, habla bien y se come al rival, yo creo que eso le beneficiará en su disputa por ganar las elecciones. Lo malo es que no siempre todos los candidatos aceptan este reto, y como es normal, no van a debatir otros sin ese candidato con opciones de ganar. No soy partidario de hacer debates por obligación (me refiero por una ley) pero sí que deberían los ciudadanos tener en cuenta que este tipo de espacios son necesarios para conocer a la persona que pide nuestro voto.

Los debates que he visto hoy no me aportan nada nuevo porque conozco de sobra a los seis candidatos (salen demasiado en los medios de comunicación) pero aún así celebro que hayan decidido hacerlo. Creo que en una ciudad como Oviedo o incluso una comunidad autónoma como Asturias la mayor parte de la gente nunca ha escuchado a los que se presentan, y veo difícil convencer a la gente a que acuda a los mítines a escuchar a los políticos. Por tanto, creo que la medida más eficaz para alentar a votar a los ciudadanos son los debates.

No son programas entretenidos y están muy encorsetados, pero es mejor que nada, y pienso y reitero que son necesarios. Además, en una democracia como la nuestra, es espléndido que la división de ideas se quede plasmada en un mismo acto y que luego el ciudadano elija la opción que más se acerca a su modo de pensar.

PD: Si queréis, en los comentarios podemos discutir sobre este tema. Y también, para aquellos que os hayáis tragado ambos vídeos, podemos analizar qué nos parecen los seis candidatos 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: