Tratar con temas personales

A raíz de las palabras que el Rey soltó a los periodistas sobre su estado de salud, me ha venido a la cabeza debatir hoy con vosotros acerca de si la vida íntima de las personalidades públicas deben o no estar en conocimiento de los ciudadanos a través de los medios de comunicación, o también si debe consentirse especulaciones acerca de alguien sin pruebas que certifiquen que lo que se cuenta es verdad.

Si tomamos como ejemplo a la Casa Real, yo siempre fui muy crítico con los medios de comunicación, porque creo que ya está bien de proteger de esa manera que lo hacen la figura del Rey y de su familia. La respuesta del Jefe de Estado el otro día me pareció, además de grosera, antipática y maleducada, una falsedad por parte de los periodistas, porque se tomaron esas palabras a título de anécdota. Me gustaría saber si ese mismo comentario se lo lanza Zapatero, Rajoy o cualquier otro político hubiese pasado a ser también una mera anécdota, porque si algo le molesta a los periodistas es que les critiquen o cuestionen su trabajo, y como ellos tienen la fuerza de opinar y expresar lo que ven oportuno, son gente con la que en muchos casos interesa llevarse bien para evitar problemas.

Lo mismo ocurre con los políticos. Veo peligroso manchar la imagen de algunos de ellos por supuestos casos de irregularidades (sea corrupción, cohecho, malversación de fondos públicos…) si después resulta que se les declara inocentes, porque esa imagen negativa hacia ellos se va a quedar ahí y no van a recuperar la credibilidad perdida. Un caso fue el de José Bono: la derecha sacaba un día y otro también, en portada y especiales dentro de las páginas de sus periódicos, reportajes sobre las supuestas trampas del presidente del Congreso… pero el Supremo ya va tres veces que archiva querellas en su contra. Lo lamentable es que estas sentencias nunca han ocupado el mismo espacio mediático que las denuncias, por eso yo creo que la gente se queda con la copla de que los políticos son todos unos corruptos. Sí, es así. En los medios de comunicación se llenan contenidos con supuestos casos oscuros pero cuando llega la hora de establecer justicia y el político no ha cometido delito según el juez, entonces eso no conlleva ni una rectificación del medio (a menos que el que haya sido perseguido mediáticamente lo denuncie y le den la razón) ni, lo peor de todo, una limpieza de imagen para esa persona.

Por tanto, y si queréis lo seguimos hablando en los comentarios, me parece complicado medir qué debe ser noticiable y qué no cuando no hay más que incidios o rumores. Si hay pruebas, por supuesto que adelante, pero si no las hay… sinceramente creo que es mejor ser reservados y no equivocarse por querer ser el primero en dar una noticia que pueda ser falsa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: