¿Dónde está el límite de la libertad de expresión y de opinión?

Hoy he visto dos temas diferentes de los cuales pienso que pueden formar parte de una entrada interesante a debatir con vosotros. Se trata de trazar la línea entre el derecho de información y la libertad de expresión y de opinión con otros principios constitucionales como puedan ser el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Los dos casos que os voy a comentar son la decisión de la Audiencia Nacional de declarar nula la resolución del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de sancionar a Intereconomía por un spot que podéis ver aquí; y el otro caso lo vuelve a protagonizar la revista “El Jueves”, esta vez a raíz del accidente de José Ortega Cano.

Nos encontramos con dos ejemplos difíciles de apoyar. En el caso de Intereconomía, creo que es legítimo (aunque no lo comparta) ver mal que haya un día dedicado a aquellas personas homosexuales (gays y lesbianas), bisexuales y transexuales, pero no de que en ese anuncio se hable de que la “gente normal y corriente” tiene 364 días al año para celebrar el orgullo de ser heterosexual. Puede que jurídicamente les puedan amparar nuestras leyes pero creo que su decencia se queda por los suelos. Con el asunto de “El Jueves”, estamos hablando de una persona que se encuentra grave en un hospital, y aunque reconozco que soy radicalmente antitaurino, me pregunto si es sensato comparar la vida de un ser humano a la de un animal (al que se le tortura hasta matarlo de esa manera tan cruel y salvaje bajo el júbilo y los aplausos de los presentes en las gradas).

¿Debemos pasar por alto anuncios que critiquen una reivindicación social-festiva y publicaciones que justifiquen un accidente de tráfico de un ser humano porque eso entra dentro de la libertad que nos otorga la Constitución? Yo la verdad es que no sabría qué responderos. Como no puede ser de otra manera, creo que en una Democracia como la nuestra debemos aceptar todo tipo de ideas, porque la mayoría nos encargaremos de arrinconar las que pensamos que no son buenas para nuestra convivencia, así que soy más proclive a defender la libertad de expresión aunque esa barrera entre lo legal y lo no permitido esté difícilmente delimitada.

Vamos a ver, ¿se puede estar en contra de la celebración del Orgullo Gay y no ser homófobo? Sinceramente no conozco a nadie que le parezca bien, por ejemplo, el matrimonio entre personas del mismo sexo y que se oponga a utilizar un día del año como un impulso a su manera de ser. Para aquellos que están en contra, me gustaría saber si también les parece mal que haya un calendario de días mundiales todos los días (porque el SIDA está ahí los 365 días del año y solamente se dedica su atención mediática el 1 de diciembre, o el 31 de mayo es el Día sin Tabaco y no hay que dejar necesariamente esa fecha en concreto esta droga…) o lo que les fastidia es ver el espectáculo de carrozas y a las personas que ese día deciden vestirse de una manera concreta mientras no paran de darse besos y besos (a alguien del mismo sexo, generalmente).

¿Nos tenemos que escandalizar con las portadas de “El Jueves”? Todos sabemos que es una revista provocativa, tanto en sus dibujos como en sus textos, y que al final toda la polémica se reduce a un dibujo… pero claro, ¿se puede comparar el sufrimiento de Ortega Cano con cualquier toro que es vilmente matado en un ruedo? Reitero que soy antitaurino y, por cierto, aprovecho para lamentar la decisión de TVE de retomar la emisión de esta ¿fiesta? (al parecer en julio), pero no deseo la muerte de ningún humano sea quien sea y haya hecho lo que haya hecho (si soy de los que veo mal el asesinato a Bin Laden (debería estar vivo para responder ante la justicia internacional por sus crímenes), ¿cómo me voy a alegrar por la muerte de un torero?).

En fin, si os parece hablamos en los comentarios acerca de estos dos casos y de otros que queráis poner encima de la mesa porque hay miles de ellos. Por mí, siempre será mejor que prevalezca la libertad de expresión y de opinión… aunque también creo que antes de abrir la boca, muchos deberían saber que se puede ser crítico sin llegar (ni siquiera rozándolo) al insulto o al mal gusto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: