Por un Periodismo Real en España

Hoy se celebró en Madrid el II Encuentro de Periodismo Real, una plataforma nacida a semejanza del movimiento 15-M pero sin pertenecer a ese colectivo que decidió acampar en varias ciudades españolas. Al primer encuentro no acudí porque no me enteré pero en este segundo me he apuntado a desarrollar los diez puntos mínimos junto con otros asistentes a la reunión de Lavapiés. Es verdad que la asistencia sigue sin ser masiva (con los problemas que tenemos los periodistas es increíble que siga siendo imposible crear una concepción de grupo con la que hacer presión para  conseguir nuestras principales reivindicaciones) pero también está claro que al principio todo cuesta y que ganar el apoyo de mucha gente cuesta mucho esfuerzo, tiempo y dedicación.

Imagino que los diez puntos que os voy a poner a continuación os parecerán obvios y necesarios, pero os recuerdo que son unos mínimos que en la actualidad no se cumplen (por desgracia) en la mayoría de los medios de comunicación:

  1. No a los contratos basura.
  2. No a los despidos masivos.
  3. No a los becarios de 35 años.
  4. No a los políticos empotrados en los medios.
  5. No al periodismo multitask a dos duros.
  6. Copiar, pegar y revender son delitos.
  7. No a las prejubilaciones, necesitamos maestros.
  8. La información no es espectáculo y los informativos no son un circo.
  9. No a la extinción del servicio de enviado y corresponsal.
  10. Servicio público y sentido de la responsabilidad.

Me ha gustado el ambiente del evento porque he visto a gente preocupada (como se nos ha llamado) con la precaria situación del periodismo en España. A mi modo de ver lo peor de todo es la poca solidaridad que existe entre los compañeros de los diferentes medios, porque a muchas concentraciones a las que he asistido (como la de la APM o la del cierre de CNN+) no había en ninguno de los dos casos un número de gente suficiente como para catalogar a dichas manifestaciones de exitosas. Lo mismo ocurre entre los propios compañeros en las redacciones, porque unos cobran mucho y otros cuatro perras. Así que en esta profesión no se puede tener amigos y lo mejor es que uno se busque la vida como bien pueda sin la ayuda de nadie.

Os animo a todos, seais o no periodistas, a que os suméis a los encuentros e iniciativas de esta plataforma con la que trabajar por un periodismo del cual nos sintamos orgullosos. Debajo os dejo el manifiesto completo. Y ya sabéis la célebre frase de Thomas Jefferson: “Prefiero periódicos sin gobierno, a gobierno sin periódicos”. Pues eso, a trabajar por la dignificación de nuestra profesión 🙂

Periodismo Real: Declaración de intenciones

España vive un momento crítico y de ese malestar surgió el movimiento Democracia Real Ya que desde la Puerta del Sol ha dado la vuelta al mundo. La situación del periodismo en nuestro país, como en tantos otros lugares, no es una excepción. La crisis ha dejado a miles de periodistas en la calle, los medios cierran sus puertas y los enviados especiales y corresponsales son ya una especie en vías de extinción. Pero hay mucho más problemas más allá de los meros coyunturales: desde hace unos años, en España demasiados medios sirven al poder político, muchos cotizan en bolsa y la información se ha convertido en pura mercancía. La audiencia y los lectores buscan medios alternativos para informarse porque los tradicionales comienzan a perder credibilidad. La corriente de pensamiento único invade la información, que se simplifica y se exagera llevando a la tensión y al sensacionalismo. Además, la saturación informativa está llevando a la desinformación. Como periodistas, pensamos que esta situación debe cambiar por el bien de la profesión y de una ciudadanía que vive en libertad y bajo una democracia desde hace relativamente poco y merece algo mejor.

Aprovechando el calor de la primavera española, un grupo de periodistas “preocupados” pensamos que además de exigir una democracia real y unos partidos políticos sinceros, debíamos pedir también un Periodismo Real Ya. Regresar a aquel periodismo que nos enseñaron en nuestras Universidades. Crítico con los políticos, honesto y veraz, que responda a la responsabilidad pública de informar, educar, además de entretener. ¿Por qué los medios tradicionales pierden credibilidad? ¿Por qué la ciudadanía ya no confía en nosotros? ¿Por qué nos gritaban en la Puerta del Sol, sede de la Spanish Revolution, Televisión manipulación y aplaudían nuestra iniciativa? Nos propusimos entonces hacer una verdadera autocrítica del oficio.

Elaboramos un manifiesto de mínimos, de diez puntos básicos y principales e hicimos un llamamiento a los colegas para que se uniesen a nosotros con el fin de definir y debatir, en algunos casos regresar a los objetivos y a los principios básicos del periodismo. puntos son: no a los contratos basura, no a los despidos masivos, no a los becarios de 35 años, no a los políticos empotrados en los medios, no o al periodismo multitarea a dos duros, copiar, pegar y revender es delito, no a las prejubilaciones, necesitamos maestros, la información no es espectáculo y los informativos no son un circo, no a la extinción del servicio de corresponsalías y enviados especiales, servicio público y sentido de la responsabilidad.

Parece una utopía y posiblemente lo es, pero sin sueños nunca se ha cambiado el mundo y  los miembros de Periodismo Real estamos convencidos de que no hay una sociedad digna sin un periodismo digno. Nos preocupa cómo los cambios tecnológicos de nuestra era están transformando el Periodismo, la crisis económica y del modelo de negocio, la pérdida de credibilidad y los cambios demográficos, que están provocando un cambio de paradigma en nuestra profesión.

Muchos informadores se sienten perdidos o desencantados con este panorama, las audiencias se fragmentan cada vez

más y pierden interés por la información que afecta a sus vidas de forma muy directa. Las antiguas empresas periodísticas se dedican a negocios que no son los suyos, mientras que los medios de comunicación caen en manos de ejecutivos y gerentes que nada saben de lo que significa una noticia ni del compromiso que une al periodista con la ciudadanía, su ética y su código deontológico.

Nosotros creemos que el periodismo sigue teniendo un enorme papel y una gran responsabilidad en la sociedad, que sigue siendo un pilar de la democracia sin el que es impensable el debate público y creemos que tenemos gran parte de culpa de lo que está pasando. Defendemos un periodismo en el que se de prioridad a la información veraz y honesta por encima del infoentretenimiento y por encima del periodismo ciudadano, que sepa seleccionar y elegir en ese ruido de falsas fuentes e informaciones que hay en la Red.

Defendemos un periodismo en el que no exista el copiar de Internet, cortar y pegar en nuestros artículos, donde lo que prime no sean los motores de búsqueda de Google ni las páginas más leídas o mas vistas, ni los trending topics. Queremos que primen las historias. Queremos un Periodismo donde hagamos información veraz y crítica y contrastada y no nos limitemos a repetir eslóganes políticos, ni estemos al servicio de los partidos. Donde la información ética recupere su condición de derecho de todos los ciudadanos y no sea una mercancía, no cotice en bolsa ni esté al servicio de los mercados. No nos negamos a divertir, entretener y animar, pero creemos que la información es un bien público, que debe poner encima de la mesa temas relevantes para la comunidad para conformar una verdadera Opinión Pública, y que debe recuperar el sentido de la responsabilidad ante los lectores, sea cual sea el medio.

Defendemos un periodismo que no se olvide de la calidad, en el que no haya prejubilaciones y no se eche a la calle a los maestros. En el que no se despida de forma masiva a los mejores para dar paso a los que menos cobran. Defendemos un periodismo donde se regrese a la calle, a los conflictos y a las guerras para ser testigos de lo que ocurre en el mundo, y que contribuya a una cultura de Paz. Que hagamos un periodismo digno, del nos que nos sintamos orgullosos.

En sólo unos días más de mil personas se han unido a nuestro manifiesto a través de Facebook y nuestra página web que elaboró un compañero muy voluntarioso, a la carrera. Nos sorprendió muy gratamente la acogida,  nos lo esperábamos. Creemos que es una prueba de que no estamos solos y de que somos muchos los periodistas que nos sentimos mal por esta situación.  Estamos trabajando en el debate de nuestros diez puntos y estamos elaborando un segundo manifiesto a través de encuentros presenciales en El fin del Mundo (doctor Fourquet, 28;Madrid) y  en foros de Internet. Queremos un futuro para el periodismo y que eso implica una profunda y valiente autocrítica, una catarsis que debe empezar por nosotros, los periodistas que queramos trabajar por un Periodismo Real Ya.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: