Yo quiero votar

Creo que hoy ha sido uno de los días más complicados para muchos socialistas. Llevamos más de un año teniendo que explicar a nuestras familias, amigos y conocidos por qué seguimos confiando en el PSOE con la que está cayendo a nuestro alrededor. Los militantes de base somos gente convencida, pero a la vez conocemos mejor que nadie y más de cerca los problemas de la calle. Eso que sabemos nosotros quizás no llegue más arriba a menos que salga en los medios de comunicación o que las redes sociales echen humo. El problema es que hoy he visto a varios compañeros muy enfadados (y hasta me atrevería a decir decepcionados) con el Partido Socialista, y a 90 días de las elecciones no es momento de divisiones internas.

Asumimos y aceptamos las duras reformas que el Gobierno no tuvo más remedio que aprobar hace un año para que nuestro país pudiera financiarse por su cuenta y no caer en el temido rescate (que incluso a principios de este mes pareció más que probable). Lo malo es que esa recuperación no llega (supuestamente a escala macroeconómica sí, aunque muy lentamente) y parece que la tijera de Zapatero va a continuar funcionando hasta que abandone La Moncloa. Y parece no tener fin nunca y a saber si llegarán aún más recortes.

Sobre el tema de hoy, yo por supuesto que soy partidario de reformar la Constitución Española. Creo que ha llegado el momento de que la ciudadanía española sea consultada por varios motivos que ya expliqué en una anterior entrada, pero desde luego lo me parecerá inaceptable es que esta reforma express que ha presentado hoy el presidente del Gobierno (con el apoyo del PSOE con Rubalcaba al frente [cuando hace unos meses le dijo al líder de la oposición que dijera “algo útil” a la ciudadanía española en lugar de proponer un cambio de la Constitución para acabar con la crisis en un “plis-plas”] y del PP de Rajoy [que vaya manera de hacerle el juego sucio]) pueda aprobarse sin consultar a la ciudadanía española (por cierto, para todos aquellos que queráis sumaros a la iniciativa de pedir un referéndum, apuntaros aquí).

Como decía antes, hoy ha sido otro día negro para muchos socialistas. Nadie se esperaba que nuestro secretario general volviera a replegarse ante lo que le exigen en el exterior. Esta vez han sido Merkel y Sarkozy los que han instado a poner en nuestra Carta Magna un techo al déficit público para nuestas administraciones públicas, algo que a mi juicio consagrará el neoliberalismo imposibiliando a cualquier gobierno progresista que pueda llegar en un futuro a un gobierno a inventir y a gastar en políticas de diferente índole que la derecha prefiere ahorrarse (porque no creen en el Estado del Bienestar como nosotros). Ahora estamos pasando por un mal momento económico, pero todos sabemos que la economía tiene sus ciclos y que vendrá próximamente épocas mejores. ¿Qué sentido tiene incluir esto en la Constitución? Me parece bien que se gaste menos de lo que se ingresa (porque tampoco soy partidario del endeudamiento salvo casos excepcionales), pero lo de limitar el gasto está más que claro que no es lo mismo en cada momento. Lo que tiene que recoger la Constitución son normas fijas, porque para modificarse y actualizarse ya están las leyes.

Lo peor de todo es que todas estas decisiones están dañando muy seriamente al PSOE. Como dije antes, el PP se frota las manos porque los socialistas les estamos haciendo el trabajo sucio. Y el electorado de izquierdas solamente se moviliza si se ve útil el meter el voto en la urna para frenar a la derecha (no para que hagamos lo que harían ellos en versión ligth). Cuidado porque ya son muchas cosas las que se van acumulando y si seguimos por esta vía quien ganará el 20-N será el PP sin habérselo merecido (porque de oposición y alternativa de gobierno, a mi entender, cero).

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by David on 23/08/2011 at 23:05

    Totalmente de acuerdo con tu discurso, has hecho un gran análisis de la situación actual. Hoy, como bien dices, ha sido un día muy duro, de hecho, y por primera vez en mi vida, he pensado la posibilidad de abstenerme…………. pero ……… eso no va con mi caracter, y trás ese momento de debilidad he decido trabajar por un cambio, pero desde dentro de mi partido…….. Lucharé por la vistoria electoral y por supuesto…. ¡el 20N votaré!

    Responder

  2. Posted by @iRob_GD on 24/08/2011 at 1:14

    El techo al déficit me parece una buena medida a corto plazo pero la clave una vez que se apruebe (esperemos que primero haya referéndum) por consenso político según el artículo 167 y 168 de la Carta Magna se cumpla lo escrito.

    Para ello, deberán incluir imponer un sistema de sanciones para aquella administración que lo vulnere porque si no es así, no habrá temor a incumplirlo y no valdrá de nada. El problema será que la estimulación del crecimiento económico será más tardío aunque es verdad que dará estabilidad y confianza a los mercados.

    Ahora bien, es una medida totalmente conservadora y que empieza a poner fin a la economía de libre mercado en Europa que tanto nos ha dado y tanto nos ha quitado… Asimismo, favorecerá la intervención de los estados. Vuelve Keynes, me encanta.

    Bueno, mejor dicho neokeynesiano si se aprueba al final el “déficit 0″.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: