Libia y su futuro

Retomando un artículo que escribí hace unos meses, hoy os invito a regresar al tema con motivo de la celebración en París de la Conferencia Internacional de Apoyo a la nueva Libia. ¿Ha merecido la pena el apoyo internacional al Consejo Nacional de Transición (CNT) para echar a Gadafi del poder? Los 60 países que participaron en la reunión de El Elíseo -entre ellos España- parecen tener claro que sí, pero uno no deja de seguir sospechando con que si lo que nos interesa en realidad del país africano tiene que ver más con intereses económicos que con liberar a la población de un tirano que hoy habría cumplido 42 años ininterrumpidos en el poder.

Y es que la noticia del diario Libération ha sembrado toda clase de dudas. Según el rotativo francés, existe un documento que dice que el Consejo Nacional de Transición (CNT) libio firmó un acuerdo secreto con Francia por el que a cambio de su apoyo total y permanente durante el conflicto, una vez terminado garantizaría el 35 % del total del petróleo bruto del país a las empresas francesas. Con este tipo de informaciones uno al final no sabe qué pensar, puesto que por una parte los europeos vendemos que somos la cuna de la Democracia y los más guays, pero al final se demuestra que con nuestro beneplácito un personaje como Gadafi en el momento que era amigo se le dejaba que hiciera lo que le diera la gana hasta que llegara la hora de cambiarlo por otro (espero equivocarme, pero como sea igual o peor que Gadafi…).

Por cierto, no sé si Gadafi se convertirá en un nuevo Sadam Hussein y/o Bin Laden en el sentido de que nadie sabe por dónde anda (hasta que un día aparezca), pero me gustaría que fuéramos sensatos todos en decir que en el norte de África será más que difícil aplicar un régimen democrático tal y como lo entendemos nosotros. El cambiar a uno por otro no me parece que sea la solución si no significa un cambio del régimen político. Por lo que he visto por la prensa, el CNT quiere convertir a Libia en un estado democrático (habrá elecciones con observadores de Naciones Unidas en el plazo de 18 meses) e independiente con Trípoli como su capital, el Islam como su religión, la “sharia” (la ley islámica) como la principal fuente de legislación y el árabe como su lengua oficial. Desde luego si el futuro del país pasa por continuar siendo lo que quiera uno que se crea el destinado por Dios para guiar a los ciudadanos libios por el buen camino creo que no habrá merecido la pena haberse molestado en sacar a Gadafi de sus lujonos edificios.

Ojalá, de verdad, los países de la Primavera Árabe avancen hacía la democratización, pero qué casualidad que los que más nos importan de ese grupo son los que más recursos tienen. Y bueno, los que ni siquiera están entre ese grupo de países, mejor ni hablamos. Así se entiende que nadie mire para Somalia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: