No hay motivo para no alegrarse

Pasadas las 19 horas, y andando por la Ciudad Universitaria de Madrid camino de mi casa, recibo una llamada de mi madre en la que me informa que ETA ha anunciado el cese definitivo de su actividad terrorista. Me quedé más de un segundo callado, sin saber qué decir. Inmovilizado, aunque no exactamente sorprendido, pero sí con muchas ganas de empezar a llorar de alegría. No pude contener mi felicidad y necesité llamar a mis dos mejores amigos de Madrid (Roberto y Carlos). Ambos, creo, sintieron lo mismo que yo. Al menos se quedaron callados durante un momento que me pareció largo (desde luego más largo de lo que suelen ser nuestras conversaciones por teléfono). Sinceramente, nuestro bloqueo inicial creo que tuvo su razón de ser en no saber qué decir ni qué hacer en el momento en el que te lo sueltan. Ha sido de las cosas más bonitas que me han podido contar en mis 25 años. Por fin, por fin… sí, ¡¡por fin!!

Han pasado 43 años. Por el camino han privado a 829 personas de disfrutar de sus vidas con sus familias. El anuncio se produce tres días después de la Conferencia de Paz de San Sebastián que pedía en su primer punto a la organización que cesara su actividad. El acoso político, policial y judicial descabezó a la organización varias veces y dejó bajo mínimos su estructura operativa, y esto es algo que ha sido posible gracias a todos los Gobiernos que hemos tenido, con lo cual todos debemos considerar que quien ha ganado la batalla ha sido el Estado del Derecho. Nuestra Democracia hoy es más fuerte. El papel de las Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la colaboración internacional (especialmente de Francia) ha tenido su efecto. ETA se ha rendido.

Es obvio que el comunicado decepciona también, porque ETA no ha pedido perdón por sus atentados ni por sus secuestros y otras actividades mafiosas que ha llevado a cabo, ha ensalzado la labor de los que formaron parte de la barbarie terrorista y, lo peor de todo, ni ha anunciado su disolución definitiva ni la entrega de armas. Pero sí ha dado un paso de gigante, porque para que mucha gente a partir de ahora (esperemos que así sea) no va a tener que mirar debajo de su coche para descartar la posibilidad de que tenga una bomba colocada. Otros tantos podrán salir por la calle con su familia sin necesidad de llevar escolta. Ya solamente por eso creo que es imposible no estar contento con la noticia.

Yo al menos me encuentro muy emocionado. Estoy muy contento, muy feliz, muy orgulloso de mi país y muy esperanzado en que esto no tiene marcha atrás. ¡¡VIVA LA PAZ!! ¡¡ETA NO!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: