No nos dejaremos ganar (segunda parte)

Hace un mes se celebró la Conferencia Política del PSOE con la que muchos militantes socialistas pensamos que la iniciativa podría servir para mejorar los malos resultados que las encuestas nos pronosticaban. Ayer, el CIS dio a conocer su última encuesta y sus vaticinios no pueden ser peores para la izquierda. Tan malos son que podríamos estar hablando de una hecatombe histórica.

Estoy totalmente de acuerdo con que las encuestas son una fotografía de un momento, que muchas responden a lo que le interesa al que paga (en el caso de los periódicos quizás es donde más claro se ve) y que incluso todas están mal hechas (recuerdo un profesor en la Facultad que nos puso varias encuestas de diferentes diarios y todas [reitero, todas] tenían errores por todas partes), pero también hay que tener en cuenta que influyen en el voto (por una parte pueden desmovilizar si se da por segura la victoria de un determinado partido y por otra pueden producir una reacción de gente que no tenía pensado votar para evitar que gobierne alguien que no quieren que alcance el poder). Por tanto, y resumiendo, las encuestas es verdad que no hay que tomarlas como algo ‘absolutamente cierto’ pero sí como un instrumento de trabajo válido de cara a conocer cuál puede ser el resultado de unos comicios.

¿Se ajustan a la realidad los pronósticos del CIS? Yo estoy con muchos en una cosa: si está tan clara la victoria del PP, ¿para qué celebramos unas elecciones? Es verdad que el 22-M se agenciaron con todas las autonomías en disputa (salvo Asturias, aunque Cascos hace un año ahora mismo todavía era militante del PP) y con los ayuntamientos más importantes (salvo Barcelona, que se lo llevó CiU, y Bilbao, que lo tiene el PNV). Estoy convencido que hay un malestar generalizado (y muy comprensible) con el PSOE, pero también hay que señalar que hay mucha gente en las encuestas que nunca reconocerán lo que votan porque les da corte, con lo cual habría que tener muy en cuenta el voto silencioso que los socialistas nos podríamos llevar si conseguimos convencer a esos más de ocho millones de españoles (30%) que según el CIS que están indecisos.

Por otra parte, me gustaría comentar también la valoración a los líderes políticos. Me parece increíble que Rosa Díez pueda ser la política mejor valorada de este país (y eso que ni llega al cinco), al igual que me parece injustísimo que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, sea el peor puntuado por los españoles. Los seres humanos tenemos un defecto muy grave y es la falta de memoria. Reconozco como dije tantas veces en este blog que los socialistas hemos fallado a mucha gente, y es comprensible el cabreo y la desilusión que hemos generado por tener que seguir más a las directrices de los mercados por encima de la que prometimos en el programa electoral de 2008, pero aquí hay dos vías para salir de la crisis (y sin entrar en la palabrería que le encanta utilizar a Llamazares de que hay una salida por la izquierda sin explicar cuál es [al igual que Rajoy no tampoco explica cuál es su fórmula para arreglar todos nuestros problemas]): o Rubalcaba o Rajoy.

Quizás el punto de inflexión de estas elecciones lo marque el debate del lunes. Yo creo que muy mal lo tiene que hacer Rubalcaba para que Rajoy tenga la mínima oportunidad de demostrar que sería un buen presidente del Gobierno. Como líder de la oposición nunca lo demostró, pero no adelantemos acontecimientos.

¡SUERTE ALFREDO! ¡NO NOS DEJAREMOS GANAR! ¡VOTA PSOE!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: