Queriendo ser imparcial periodísticamente, ¿qué hacemos con Fraga? (y con otros)

La noticia de la muerte de Fraga me pilló acostado en la cama (aunque despierto, porque estaba oyendo en la SER, en Carrusel Deportivo, el partido entre el Barcelona y el Betis. De repente apareció una mujer de los informativos y soltó la última hora). Mi primera reacción fue coger el móvil para mandarle un SMS a mi padre, que como sabréis muchos es gallego, y después me puse a revisar mis redes sociales y ya vi que todo el mundo hablaba de eso.

Los periódicos que hemos podido ver en los kioskos pudieron salir del paso y poner alguna referencia sobre su muerte. No sé si en muchos casos ya estaban preparados de antemano los reportajes (ante los rumores del precario estado de salud de Fraga) o si algunos de ellos se fueron haciendo sobre la marcha. Fuera como fuese, El País, El Mundo, ABC, La Razón, Público, La Gaceta… tenían al menos una referencia del acontecimiento. Pero claro, nos encontramos con una persona complicada de catalogar desde el punto de vista periodístico.

Obviamente, no tuve nunca ni el más mínimo aprecio por Manuel Fraga (más bien todo lo contrario), pero como periodista (que no dejamos de ser los historiadores del presente) no podría caer en la tentación de ensañarme con él si tuviera que escribir una noticia sobre su fallecimiento. Es por eso que me gustaría compartir hoy con vosotros la difícil interpretación de alguien que se le puede poner hechos positivos y negativos, y ambos de suprema importancia.

¿Es más importante su etapa como miembro del franquismo o como creador de un partido político (que ahora mismo goza del poder en casi toda España)? ¿Las penas de muerte que firmó con su puño y letra se pueden difuminar por haber sido uno de los padres de la Constitución de 1978? ¿Tiene más peso sus malos modos (en plan ‘la calle es mía’) o el haber sido elegido como Presidente de la Xunta de Galicia en un par de ocasiones aún cuando nunca estuvo a favor de las autonomías y ni siquiera de la lengua gallega?

Creo que coincidiremos que con cualquier noticia siempre habrá un sesgo aunque sea muy débil, pero con una persona del estilo de Fraga, desde el punto de vista periodístico, no sé qué es lo más importante a destacar. Reitero que a modo personal lo tengo más que seguro (ojalá que el PP, en la próxima ocasión que se dé el caso, condene de una vez por todas el Golpe de Estado de 1936 y todo lo que acarreó la dictadura franquista [sobre todo en la privación de las libertades de los españoles], ya que pienso que lo que más le frenaba a hacerlo es que precisamente su Presidente Fundador aún andaba vivo, y para que no se enfadase Don Manuel lo mejor era echar balones fuera), pero en cuanto al rasgo como periodista que más habría que destacarle sería un resumen de esos sesenta años que dedicó a la política (y no solamente quedándose con una parte).

Pero ojo, no porque haya muerto hay que alabar a este señor (ni a nadie). Hay que contar las cosas como ocurrieron, y luego que cada uno decida lo que le parezca…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: