La justicia es igual para todos… o eso dicen

Hoy creo que ha sido un día complicado para la Democracia española. Quiero comenzar con que respeto y acato la sentencia del Tribunal Supremo contra Baltasar Garzón, pero no comparto la decisión (la Fiscalía sostenía que se podía admitir la nulidad de las escuchas intervenidas pero no que el magistrado hubiera cometido delito, cosa que se ha aplicado en otros juicios similares). Garzón no ha sido alguien que me haya gustado demasiado, pero considero que lo ocurrido hoy es fruto de una venganza por parte de los muchos enemigos que tiene este señor dentro del mundo de la judicatura.

Es cierto que por muy trabajador y eficaz que haya podido ser contra la corrupción, el terrorismo y el tráfico de drogas no quita que si en algún momento prevaricó (como le ha condenado el Supremo) tenga que atenerse a las consecuencias. El problema está en que lo que pudo descubrir en esas conversaciones han revelado datos muy importantes sobre la trama Gürtel, tanto que sin ellas lo más probable es que todos los implicados terminen por ser absueltos pese a todas las trampas que hicieron.

Dijo Esperanza Aguirre en la Asamblea de Madrid que nos encontramos en un importante día para el Estado de Derecho y que los fines no justifican los medios. Por contra, Gaspar Llamazares escribió en su Twitter que no acata la sentencia. Nos encontramos, una vez más, ante la politización de la justicia. Pero en este caso creo que hay mucha gente que se ha dado cuenta que al margen de eso no puede ser normal que el juez que empezó a investigar esta trama de corrupción sea el primero en caer. En la calle es difícil explicar que Camps haya sido absuelto, que el juez del caso Urdangarin esté siendo investigado por las filtraciones y que a Garzón, desde hoy, le esperen 11 años de inhabilitación. La justicia española, si ya contaba con un gran desprestigio, creo que ha acentuado esta visión en la ciudadanía.

Otro problema que se deriva con este tema es la vieja duda de si la justicia es igual para todos. Igual hoy hemos presenciado con un nuevo ejemplo de que no es así (porque si no me es difícil entender por qué no se ha juzgado también al juez Pereira, que continúo con las escuchas), pero yo ya no sé cuál es el mejor método existente para garantizar la imparcialidad de la justicia.

Anuncios

One response to this post.

  1. El Estatut de Cataluña, el caso Bildu y ahora la inhabilitación de Garzón solo hace ver de qué forma tan voraz está politizada la justicia en nuestro país. El mejor juez de España con reconocido prestigio a nivel internacional ha quedado inhabilitado por el Tribunal Supremo español mientras que Francisco Camps lo declaran como no culpable. Solo hay que ver leer un poco el sumario del caso Gürtel para darse cuenta de la manipulación político-conservadora que ha habido. ¡De vergüenza!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: