Transfuguismos, circunscripciones y otros casos políticos

Estuve el viernes en Pola de Siero para apoyar a Guillermo Martínez, puesto que un grupo de trece concejales del Ayuntamiento asturiano decidieron llevar a cabo una moción de censura contra él para que abandonara la Alcaldía. La lista del PSOE fue la más votada en el municipio, pero al ser un concejo tan heterogéneo (tiene núcleos urbanos y rurales, zonas mineras, industriales, comerciales…) en cada legislatura se hace necesario acudir a pactos con formaciones que consiguen representación en el consistorio por el mero hecho de pertenecer a una zona en concreto. El problema esta vez (Siero es el cuarto municipio más importante en cuanto a población de la región) fue que esos trece concejales denunciaron el pasado noviembre ante la justicia que la mesa de edad no había permitido la celebración de la moción de censura. La magistrada-juez del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 de Oviedo, Belén Alicia López, ordenó la repetición, en un plazo de cinco días, del pleno suspendido aquel 31 de octubre del 2011, porque entiendía que la decisión de la mesa de edad al paralizar el procedimiento era “nula de pleno derecho”.

Es decir, la mesa de edad (que la formaban los dos concejales fieles a las directrices del PP asturiano de no apoyar a Foro para que alcanzara la Alcaldía) rechazó en octubre iniciar el debate de la moción de censura al considerar que los otros cuatro concejales del PP (este partido logró seis concejales) habían desobedecido las normas del partido al querer votar a favor del partido de Cascos, pero la jueza estimó que en el momento de la votación no estaban expulsados del partido y por tanto a eso no se le puede llamar a esto transfuguismo. La sentencia es recurrible (y de hecho se ha llevado a cabo), y deja en mi opinión la puerta abierta a que la jurisprudencia (en nuevos casos que se produzcan) empiece a avalar este tipo de comportamientos.

Pero claro, concretemos el asunto del transfuguismo: es cierto que una persona se presenta con las siglas de un partido a las elecciones (porque de otra manera no se puede hacer), y que en esa lista en la que aparece su nombre está cerrada y bloqueada a cualquier cambio. Me parece correcto afirmar que mucha gente vota más al partido que a la persona, aunque tratándose de algunos políticos (y más en pueblos pequeños), pienso que la identificación del elector con el político es mayor que con el partido político. La cuestión es que, una vez elegidos los cargos de una institución, ¿de quién es ese puesto? La ley deja claro que es de la persona y no del partido. Pero claro, los problemas llegan cuando hay que cumplir con la disciplina de partido, que a muchos no les gusta, y lejos de dejar paso al siguiente para que lleve a cabo lo de ese partido quiere hacer, no son pocos los que optan por quedarse con ese acta aunque se les expulsen de la formación a la que representaban cuando se presentaron a los comicios.

En el caso de Siero entiendo perfectamente una cosa: el PP y Foro podían gobernar, ya que entre los dos sumaban 12 concejales (la mayoría absoluta son 13), y es inexplicable que pensando igual, siendo compañeros de partido hasta hace bien poco y teniendo una oportunidad de oro de dejar sus diferencias personales a un lado para sacar adelante a su manera Asturias, han continuado con la confrontación hasta tal punto de que por primera vez en el Principado se van a repetir unas elecciones autonómicas.

¿Es detestable el transfuguismo? Pues está claro que una persona tiene que ser coherente y entender que un partido tiene mucha gente para poner en una lista, y si se le ha elegido a él es porque se confía en su responsabilidad. Esa persona, a mi juicio, no puede luego hacer lo que le dé la gana, puesto que si no hubiera contado con la confianza de esa formación, nunca habría salido elegido de otra manera. Es cierto que a veces los partidos toman decisiones que a uno no le gustan. Yo confieso que muchas medidas de Zapatero eran difíciles de apoyar, pero por encima de todo pienso que se hicieron para salvar a España de un rescate y por suerte hoy todavía podemos seguir financiándonos sin ninguna ayuda exterior. Es por ello que me alegré al ver que en el Grupo Parlamentario Socialista no hubo ni una sola fisura pese a tener que decidir cosas que nos iban a costar electoralmente mucho… y tanto fue así que lo pudimos ver en 2011, tanto en mayo como en noviembre. Por tanto, yo creo que el transfuguismo no se puede aceptar, pero debería ser el propio político el que se diera cuenta de ello…

Otra cosa que también os quiero someter a debate son las circunscripciones, no tanto por si son necesarias o no (que yo creo que sí), sino porque a mí me da la sensación de que pese a que es muy positivo de que haya políticos de todos los sitios para darle más pluralidad a las cámaras legislativas, al final todos actúan en temas generales y da la sensación de no trabajar de manera más prioritaria por donde han sido elegidos. Me refiero, por ejemplo, a los ocho diputados de Asturias. ¿Ellos trabajan por la región realmente? Os voy a poner a los cabezas de lista de los cuatro partidos para que consultéis sus funciones en el Congreso de los Diputados:

Si os fijáis, todos ellos están metidos en diferentes comisiones, pero, ¿en ellas defienden sus planteamientos para Asturias o para toda España? ¿Tiene sentido que en el Principado votemos una lista distinta a la que eligen en otra provincia? Vuelvo a reiterar que me parece positivo que entre los 350 diputados haya gente de todas las provincias de España, pero claro, habría que dejar claro que lejos de defender de manera prioritaria nuestra región, lo que hacen es participar en una estrategia global que cada partido tiene diseñada sin importar su procedencia.

Con este debate que os propongo hoy en esta entrada quisiera conocer vuestra opinión sobre la figura del político desde la perspectiva de la representatividad que ostenta. ¿Os parece que tiene que actuar acorde a sus ideas personales o si no está de acuerdo debe irse en vez de quedarse con el acta? ¿Entendéis que pese a existir diputados de todas las provincias al final los temas que se tratan en el Congreso son más de ámbito nacional [me refiero a lo que hace el Gobierno de España para el conjunto del país] que territorial?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: