Ir a la moda

Ayer tuve el placer de asistir en el Teatro Filarmónica a mi primer desfile de modelos. Era algo que tenía ganas de ver (más que nada por curiosidad) y creo que el ‘Oviedo Fashion Week’ cumplió con creces mis expectativas, así que felicidades a la organización y a todos los que se curraron tal evento. Sin embargo, quería hablar con vosotros de la importancia de la imagen en nuestra sociedad.

En entradas anteriores ya os conté por encima de la idea que quiero debatir en este texto (cuando vales menos que un collar hawaiano¿amigos para siempre?), pero hoy deseo concretar más. Me sigue pareciendo terrible la presión que nuestra sociedad nos somete a todos para tener un cuerpo perfecto. Por una parte está un tema de salud, del cual no voy a poner en duda la importancia de luchar contra la obesidad, de hacer ejercicio para mantener el único cuerpo que vamos a poder disponer a lo largo de nuestra vida y de llevar una dieta equilibrada y saludable. Lo que sí quiero criticar es lo que tiene que ver con lo que se considera bello y no.

No hay más que ir a cualquier museo para poder observar que hace doscientos años las mujeres gordas y blancas eran las atractivas. Hoy parece ser que si no eres flaca y morena, no entras dentro de esa etiqueta social. Comprendo que cada uno puede hacer con su cuerpo lo que quiera, pero mantengo que muchas de nuestras actitudes se deben más a corresponder a los demás antes que a nosotros mismos. Y así es que quienes se oponen a ir como la mayoría terminan por ser considerados como los alternativos, cuando en una sociedad libre y abierta (como la nuestra) no debería de existir estos debates.

Las modelos que desfilaron ayer en Oviedo cumplen un canon de belleza, pero yo no lo comparto. Esa delgadez pienso que no es bueno ni para ellas ni para quienes estuvimos viendo el desfile, porque inconscientemente nos transmitieron a todos los presentes que ese es el prototipo de cuerpo a seguir. ¿Quién decide las modas? ¿Por qué ahora es guay llevar un tatuaje o un piercing? ¿Qué sentido tiene el tacón cuando termina por cansarle los pies a las chicas y les provoca dolores de espalda?

En fin, yo me hago muchas preguntas que quizás no debería hacerme, pero me preocupa esa obsesión por la imagen que muchos llevan y que creo que afectará directa o indirectamente en su salud, no sólo física sino también psíquica. El problema es que no veo tampoco a nadie haciendo nada y esto de la moda parece que tiene menos control aún que la economía. No sé a dónde vamos a llegar.

Dicho esto, ¿por qué no nos amamos unos a otros y nos vemos todos guapos y sin complejos? 🙂

Anuncios

5 responses to this post.

  1. Posted by @irobertogarcia on 08/04/2012 at 0:08

    Los complementos son fundamentales, XD.

    Responder

    • Sí, lo comprobamos en Alicante. Y así me va que desde que no volví a ponerme uno nadie me hace ni caso… 😦

      Responder

      • Posted by @irobertogarcia on 08/04/2012 at 0:13

        Hay que maquillarse, no hay que tenerle pánico a la cosmética. Debemos de aprender mucho de las féminas. Ellas saben adaptarse mejor a la sociedad.

        Responder

  2. Estoy totalmente de acuerdo Diego, el problema deriva de que en esta Sociedad no nos enseñan a escucharnos a nosotros mismos, es entonces cuando buscamos nuestro bienestar en los agentes externos, y logramos ser eternos insatisfechos.
    Sé que cuesta dar la espalda a las presiones sociales a las que nos someten, pero lo que sí podemos hacer es empezar a escucharnos a nosotros mismos y buscar en nosotros la esencia que nos hace felices, con 60 ó 90 kilos, la grandeza de una persona no se mide por sus kilos.
    Un besote!

    Responder

    • ¡Gracias por tu comentario Isa!

      El tema de la imagen no es de ahora. Basta con ver películas antiguas donde en particular a las mujeres se les ve vestidas de manera sugerente para atraer a los hombres, y ninguna de ellas era delgada. Ahora es todo lo contrario y yo personalmente no participo en que esa sea el prototipo de mujer ideal.

      “Modelo” tiene varias acepciones, y una de ellas es ‘persona de buena figura que en las tiendas de modas se pone los vestidos, trajes y otras prendas para que las vean los clientes’. ¿Quién determina qué es una buena figura? Es lo que yo quiero poner sobre la mesa.

      Por cierto, otra reflexión que me parece muy importante: creo que las propias mujeres sois las que más os castigáis con el tema del físico. Yo fui acompañado al desfile solamente por amigas (no quiso venir ningún amigo) y en la cena posterior todas ellas criticaron al evento en general y a las chicas que desfilaron en particular. Y es muy común en mis amigas que comenten como van vestidas las de al lado… con ello te quiero decir que también creo que las mujeres os sentís presionadas y obligadas a evitar comentarios de los demás. Todos somos muy lanzados a decir ‘no me importa lo que digan los demás de mí’ pero en el fondo creo que al final no hacemos las cosas como realmente nos gustaría hacerlas.

      En fin, es un debate que no va a ningún sitio. La moda seguirá siendo algo muy importante y seguiremos adulterando nuestro cuerpo (como ya se hacen con los tatuajes, los piercings o las operaciones de estética).

      Un beso 🙂

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: