Igualdad

Las Constituyentes TEASER ENGLISH from Olivavá Producciones on Vimeo.

Esta mañana tuve el placer de asistir en la Universidad de Oviedo a la proyección de ‘Las Constituyentes’, un precioso documental que cuenta con varios testimonios de mujeres que formaron parte de las Cortes Constituyentes de 1977 (fueron 27 en total). Me gustó por ver que después de esa dictadura tan atroz no solamente los hombres decidieron cambiar la historia de España, sino que la mujer también quería ocupar su legítimo espacio en los cambios políticos que se abrieron tras la muerte de Franco.

No quiero poner en cuestión ninguna de las cosas que dijeron las diferentes diputadas y senadoras que intervinieron en la obra audiovisual, pero sí mi matiz (que lo dije en público y a Oliva Acosta [la directora del documental] pareció no gustarle, y no sé si a un sector del público presente tampoco). A mi parecer, faltó en esa obra una referencia o una invitación a los hombres a luchar juntos por el objetivo de la igualdad entre ambos sexos.

Yo soy heterosexual, pero no por ello me siento muy cercano a las aspiraciones del movimiento LGBT. Lo mismo me pasa en el tema de la igualdad: soy hombre, pero me declaro feminista desde la óptica de desear la plena incorporación de la mujer a la vida social, política, económica… de España (y a ser posible de todo el mundo también, por supuesto). El problema lo encuentro cuando veo que hay mujeres que creen que solamente ellas pueden aspirar a conseguir tal objetivo.

Ahí puse otra reflexión: pienso que las mujeres son más machistas que los propios hombres. No lo digo por decir, sino que lo palpo a mi alrededor. Como ejemplo quiero poner que desde que se terminaron las elecciones asturianas estoy buscando trabajo, y algo en que me estoy encontrando discriminado es en optar a cuidar niños en el extranjero. Tengo la idea de marcharme una temporada de España a practicar idiomas (sobre todo inglés) y me encuentro con que todas las ofertas son para mujeres. Es más, ayer recibí un correo de una mujer que vive en Francia que me excluyó por ser hombre… repito: fue una mujer la que me escribió que yo no podía cuidar de sus hijos, no fue un hombre el que se negó a darme una oportunidad y demostrarle que soy tan capaz como una mujer de hacer las tareas del hogar y otras cuestiones del ámbito doméstico.

Otra cosa que no comprendo por qué le molestó a Oliva Acosta tiene que ver con la menor presencia de mujeres en las cámaras legislativas. A mi juicio, los hombres seguimos participando mucho más en los partidos políticos que las mujeres, por lo que es normal que haya más presencia masculina que femenina. Yo apoyo la paridad y las listas cremallera, pero voy a poner otro ejemplo: es notoria la poca presencia de jóvenes en las listas electorales, pero usando el mismo argumento que antes, es normal porque mi franja de edad participa menos en política que personas de otras edades mayores.

Con esta entrada no quiero criticar a nadie, sino simplemente ofrecerme como hombre comprometido con la igualdad entre ambos sexos a que construyamos entre todos un país mejor. Y cuando digo todos, me gustaría que se me incluyera en dicho objetivo, porque aunque yo no sea mujer, creo defender mejor muchas reivindicaciones feministas que muchas mujeres que conozco.

Dejo abierto el debate a los comentarios que queráis hacer. He intentado resumir de esta manera algo que no comprendo por qué se mereció una ¿respuesta? así de fría y creo que desagradable por parte de Oliva Acosta hacia mi persona…

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Irene Arce Rubio on 17/04/2012 at 1:42

    Hola Diego!! Que suerte que pudieras asistir hoy a la proyeccion del documental,yo no pude ir,me quede con ganas de verlo.Respecto a lo que comentas,creo que no deberias culpabilizar a las mujeres de ciertos actos o comentarios machistas,la sociedad en general es machista,desde que nacemos nos van educando de una manera diferenciada a hombres y mujeres,nos van socializando en genero y atribuyendonos roles sexistas,y como has podido comprobar tu mismo esto nos perjudica,sobre todo a las mujeres,pero tambien a los hombres,lo que tenemos que cambiar es la sociedad,esta sociedad machista que nos impide ser libres y nos hace que no tengamos las mismas oportunidades hombres y mujeres.No creo que haya mujeres mas machistas que hombres,hay mujeres machistas pero porque nos han educado asi y asi es como espera la sociedad que nos comportemos,tenemos muy interiorizado el rol que debemos cumplir en esta sociedad por ser mujeres,y es contra lo que tenemos que luchar.Tenemos que conseguir una sociedad mas justa e igualitaria y hay que empezar desde el principio,desde la educacion y destryendo los roles sexistas que nos oprimen.
    Un saludo feminista.
    Irene

    Responder

    • ¡Hola Irene!

      Lo primero de todo, gracias por participar en mi blog 🙂

      Cuando hablo de mi entorno no me refiero a mi casa. Ayer mismo, cuando marché de la Universidad, me fui a recoger a mi madre al trabajo. Cuando llegamos a casa, mi padre ya tenía hecha la comida, y cuando terminamos de comer, fui yo quien se encargó de limpiar la cocina. Es decir, en mi casa sabemos que las tareas del hogar no son materia de mi madre y/o mi hermana, sino de todos, especialmente para los que no trabajamos y/o estudiamos en este momento.

      Pero mira, hace una semana, tuve el placer de asistir a mi primer desfile de moda. Invité tanto a amigos como a amigas. No quiso venir ningún hombre pero sí seis mujeres. Durante el desfile ya pude escuchar muchos comentarios que de haberlos dicho un tío los consideraríamos de machistas, pero mejor ni te cuento los que empezaron a lanzar en la cena estas amigas a las propias mujeres que desfilaron porque ya te digo que como mujer te horrorizarías.

      Comparto contigo que todo se soluciona a través de la educación. El problema es que esa desigualdad se tendrá que corregir muy lentamente, pero esperemos que esa progresividad dé grandes pasos acelerados. De todas maneras, creo que las mujeres que asumen el rol machista en muchos casos lo aceptan y lo comparten. Creo que hay que ser valientes, tal y como lo hicieron esas 27 mujeres en 1977, y dar un puñetazo en la mesa para que una no esté sumisa a las directrices de un machito. Es muy fácil de decir también esto (estoy de acuerdo) pero si esa propia persona no da el paso, nadie lo va a dar por ella.

      Lo dicho Irene, gracias por tu comentario. Un besín 😉

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: