Sin periodistas no hay periodismo. Sin periodismo no hay democracia

Hoy se ha celebrado el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Al igual que con cada 24 de enero (San Francisco de Sales, patrón de los periodistas), en diferentes ciudades de España (entre ellas, Oviedo) se suelen convocar concentraciones en las que los profesionales de la comunicación nos reunimos para contarnos nuestras penas y de paso escuchar la lectura de un manifiesto. Lo malo que suelen tener estos eventos es que con el elevado número de compañeros que están sin empleo, no puede ser que dichas concentraciones tengan tan poca asistencia, cuando he leído en más de un sitio que después de la construcción, el sector que más se ha visto castigado por el desempleo es el periodismo.

Mis esperanzas por conseguir lo que me marco son cero en estos momentos, por lo que me planteo a partir de junio salir a la aventura fuera de España a practicar idiomas (a ser posible, inglés). Me parece que es lo más correcto que puedo hacer ahora, puesto que al no tener la posibilidad de obtener un buen empleo, es momento de seguir formándose en lo que uno cojea, y en mi caso aún no puedo decir que hable ninguna lengua extranjera con la fluidez que me gustaría.

Fui consciente desde que empecé la carrera en octubre de 2004 que nada iba a ser fácil, aunque las expectativas por aquel entonces hacían presagiar de que habría empleo… pero llegó esta crisis, acompañada del agotamiento del modelo periodístico que entendíamos hasta la fecha, y todo se fue al traste. Ahora mismo, los medios no saben por dónde tirar ni qué hacer, y las redes sociales, a las cuales yo defiendo y valoro, nos están perjudicando más de lo que nos beneficia desde el punto de vista laboral.

El principal problema que tenemos los periodistas es la nula conciencia de compañerismo. Es una profesión donde cada uno va a su bola y no le ayuda a nadie. Ese es el mayor cáncer, y obviamente, los periodistas somos los primeros culpables de esta situación. A mi modo de ver, cambiar esta tendencia será tarea complicada, pero lejos de hacer lo mismo, prefiero pensar en la idea de cómo convencer a la opinión pública que sin periodismo y sin periodistas no hay democracia. Hay que trabajar para limpiar la imagen tan negativa que arrastran los medios de comunicación, pero reitero que si los profesionales de la comunicación no somos los primeros en creernos esto, nadie lo hará por nosotros.

Os dejo con estos diez puntos que suscribo (ya no solamente como periodista, sino también como ciudadano español):

  1. Porque somos periodistas y nuestro deber es elaborar informaciones veraces, rigurosas, contrastadas y contextualizadas, no simplemente rellenar espacios vacíos en los medios de comunicación.
  2. Porque no podemos aceptar ruedas de prensa sin preguntas y debemos acabar de una vez por todas con la estrategia de negar explicaciones a los ciudadanos #sinpreguntasnocobertura.
  3. Porque no queremos ser meros distribuidores de información elaborada por los poderes políticos, económicos, culturales, deportivos y de cualquier otro sector.
  4. Porque defendemos un periodismo libre de presiones y servidumbres políticas y económicas que nos devuelva la credibilidad ante la ciudadanía.
  5. Porque los periodistas queremos asumir, con todas sus consecuencias, nuestro papel de garantes del derecho constitucional de los ciudadanos a una información veraz.
  6. Porque demandamos una retribución digna por nuestro trabajo #gratisnotrabajo.
  7. Porque no queremos que puestos estructurales de las redacciones sean ocupados por becarios y porque nos oponemos frontalmente a la desaparición de las redacciones de los periodistas experimentados, a los que se reemplaza con contratos de salarios indignos.
  8. Porque queremos que se ponga remedio a la destrucción masiva de puestos de trabajo que están aplicando los editores en los medios de comunicación.
  9. Porque queremos defendernos del intrusismo en nuestra profesión.
  10. Porque rechazamos que los empresarios de los medios de comunicación antepongan los intereses económicos al derecho de los ciudadanos a estar verazmente informados, obviando los principios éticos y deontológicos de la profesión periodística.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: