Las formas

Pienso que es muy importante guardar las formas, o al menos parecer que así lo haces. A veces los pequeños gestos son los que más valoramos (y suelen ser fáciles de realizar…) ¿A qué me refiero? Pues que siempre que haya otra persona con algún problema, me parece que lo mínimo que hay que hacer es interesarse por él.

Mirad, tuve un retraso con mi primera nómina aquí en Alemania. Ante todo debo decir que se trató de un error al faltarle a la transferencia una cifra del número de mi cuenta bancaria, pero tras avisar en dos ocasiones a la persona que nos supervisa el trabajo en el hotel, tuve que ser yo el que se presentase ayer en la oficina de la empresa con un justificante de mi banco de que no tenía el dinero. En ese momento (y no antes) comprobaron que el error había sido que faltaba un siete… y yo me pregunto: ¿no os parece feo este gesto? Reitero que fue un error y no pasa nada, puesto que me pude llevar un cheque y ya tengo mi salario, pero si yo llego a ser el encargado de las transferencias y me cuentan que una persona no ha recibido nada, lo primero que me pondría a ver es si fui yo quien me confundí, y acto seguido llamaría a esa persona para comunicarle lo que fuera… pero no, aquí uno tiene que aprovechar un día de descanso para acercarse hasta allí y que se pongan a hacer lo que deberían haber hecho desde el primer momento que yo avisé que no tenía mi sueldo en el banco.

Con este ejemplo (que podría poner varios más) quiero pedir a todos mis lectores que sean comprensivos con los demás. Yo siempre primo lo colectivo a lo personal (o al menos lo intento). Así lo hacía, por ejemplo, en la universidad: no dejaba de hacer un trabajo en grupo por otra cosa que me afectara en exclusiva a mí (como pudiera ser estudiar para un examen). Por supuesto que yo también soy el primero en haberla cagado alguna vez, pero creo que he podido explicar los motivos y aportar una solución al instante, además de pedir disculpas. Y vuelvo a decir que a veces los pequeños detalles son los que más importan, porque si a mí me hubieran llamado de la oficina para decirme que tienen constancia de mi problema y que lo están solucionando, yo me hubiese quedado tranquilo, pero hasta que no me presenté yo allí nadie se preocupó por mi situación.

Las formas dicen mucho (y a mí no me cuesta nada hablar las cosas). Hay que darse cuenta que los pequeños detalles cuentan, porque si no los llevas a cabo, acabas acumulando mal rollo y terminará todo, tarde o temprano, mal…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: