¿Cuánto le queda de vida a Foro Asturias?

Supongo que habréis escuchado lo de ‘los experimentos, con la gaseosa’. Me parece que viene a cuento para hablar de Foro Asturias, ya que este verano la formación que lidera Francisco Álvarez-Cascos ha protagonizado más de un titular en cuanto se refiere a dimisiones y ceses. No es poco importante hablar de esto porque se han producido, entre otros lugares, en los tres concejos más poblados de Asturias.

Yo confieso que en las elecciones del año pasado no me esperaba una victoria de Cascos ni en broma, pero mucho menos que tras los comicios fue lamentable ver que la derecha asturiana no separarse sus diferencias (personales, porque políticamente hablando son iguales) y gobernaran juntos. Tal fue el espectáculo que dieron que Cascos se vio obligado a la convocatoria anticipada de las elecciones (cosa que creo que hizo muy bien, porque si aún hoy estuviera la inestabilidad política en el Principado, las consecuencias para todos podrían ser nefastas).

No me paro a pronosticar cuánto le quedará a Foro Asturias de vida, pero me da la sensación que esta aventura va a tener su fin pronto, tal y como le ocurrió a la URAS de Sergio Marqués. Aunque desde el propio partido nieguen que haya crisis alguna y que todo es una campaña de acoso y derribo por parte de La Nueva España (habrá cosas que criticarle a este periódico, pero que un partido político utilice su web para comentar diariamente lo que en este rotativo se publica es más que inaudito), no parece muy normal que lo ocurrido en estas últimas semanas en Oviedo, en Gijón y en Avilés carezca de importancia para los máximos dirigentes de Foro Asturias de Ciudadanos (luego reconvertido en Foro Asturias para ya definitivamente ser Foro a secas). Desconozco el funcionamiento interno de este partido, pero no creo que falle en decir que todo lo que se hace es lo que diga el líder supremo. Es lo que tienen los partidos personalistas, que al final manda uno y se hace lo que él diga, y si no, fuera (es normal que exista una jerarquía, pero entendida como una manera de organizar el trabajo, no de ordenar y mandar y punto).

Veremos si Cascos no nos sorprende con su propia renuncia antes de que la bomba estalle. A ver qué pasa…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: