Comunicar como en antaño

Me asombra que aunque ya estemos en 2013, las técnicas de comunicación de muchas instituciones públicas y privadas continúen siendo tan anticuadas a los tiempos que corren. No me puedo creer que no haya ni un sólo asesor capaz de poner sobre la mesa ciertos elementos que considero importantes a la hora de transmitir lo que uno quiere. Tengo para poneros varios ejemplos de estos últimos días, pero me quedaré con dos: la ¿entrevista? al Rey en TVE y el fichaje de Rato en Telefónica.

El primero tuvo como principal error el descarado publirreportaje de TVE para intentar lavar la imagen de la Corona. Hermida, que enseña en una universidad privada de Madrid una especie de máster para nuevos presentadores de televisión, creo que tiró por los suelos no solamente su valía profesional, sino toda su carrera en el periodismo. No gustó a nadie, y creo que eso es difícil de conseguir… Pero lo peor estuvo en no haber adecuado la oportunidad de entrevistar al Rey pensando en la gente, y sí, todos tenemos ganas de que alguien le ponga entre las cuerdas pero el Jefe del Estado en ningún momento tuvo que contestar a una sola pregunta incómoda (y motivos había tras el 2012 que nos dio la Casa Real). A mi manera de ver, esta entrevista hace diez años podía haber sido útil, pero hoy no: estamos enganchados a las redes sociales, y a la vez que veíamos la entrevista, comentábamos nuestras impresiones por Facebook y/o Twitter. Lo de emitir una entrevista y que sean mañana los columnistas los que expongan su opinión ha caducado: ahora, al instante, miles de personas comentan su visión de la cosas. Ahí es donde se está fallando: hay una nula predisposición a elaborar un plan de respuesta a los mensajes que en internet se realizan. Se prefiere no contestar, no realizar ningún tipo de feedback y mirar para otro lado. Gran fallo para los que quieran ganarse la confianza de la gente…

Con el segundo caso hay algo parecido al anterior. El fichaje de Rato se hizo público un viernes por la tarde, aprovechando que mucha gente estaría más preocupada con los regalos de Reyes que de las noticias. Pero esa es otra creencia falsa. La gente está conectada a internet en todo momento, y ojea diferentes noticias a través de sus dispositivos móviles. Hace unos años podría ser útil aprovechar los momentos en los que menos se informaba la gente para armarla muy gorda, pero ahora eso se terminó: tenemos la necesidad de estar permanentemente informados. Por tanto, el pensar que la noticia de Rato se iba a evaporar al segundo fue un fracaso. Y todo por una mala gestión de la comunicación. Telefónica no tenía ningún plan preparado. Simplemente se limitó a aguantar el chaparrón, porque saben que esta noticia dentro de un mes estará más que olvidada.

Me alucina que cada vez haya más periodistas en paro cuando cada vez se hace más necesaria la preparación de un plan de comunicación institucional. Todo se gana o se pierde por ahí. El éxito o fracaso de una huelga general no está ya tanto en si los trabajadores la secundan o no, sino en ver si el Gobierno, la patronal y/o los sindicatos son capaces de convencer con su palabra. Pero no, aquí seguimos comunicando como en antaño, mientras que la tecnología avanza a pasos agigantados…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: