Desbordados

Creo que el PP ha tenido la suerte de salir bien parado de temas espinosos, como pueda ser la corrupción. Sin embargo, en estos últimos quince días algo ha cambiado para que hayan tenido que ceder terreno, algo que no recuerdo que sucediera con anterioridad. El caso Gürtel no es para nada nuevo, y en cambio a raíz de las publicaciones de las supuestas entregas de sobres con dinero B, al partido no le ha bastado con aguantar el chaparrón y ha tenido que actuar en consecuencia (otra cosa es que haya sido acertada o no tales cambios, pero hasta ahora en el PP nadie había tenido que dimitir ni ser despedido).

Por ejemplo: si nos ponemos a leer el comunicado que lanzó el PP cuando Bárcenas dejó su cargo como tesorero, no vemos en ningún momento que el partido tenga la menor intención de acusar a este señor de haber realizado nada malo (ni su cuenta en Suiza con 22 millones de euros, ni el reparto de dinero B en sobres, ni nada). Este es el modelo de comunicación que llevaron siempre, y las cosas como son, no les salió nada mal. Por lo que he leído estos días, en el PP tienen la certeza que lo que se ha venido publicando estos últimos días corresponde a una filtración interesada para desacreditar a Rajoy. No sé qué tendrá de cierto o no, pero esta claro que ha servido para que por primera vez, y aunque sea de manera muy tímida, el PP haya tenido que hacer algo más que agradecer la labor de alguien en un comunicado, aguantar unos días de noticias alrededor de un asunto complicado y seguir adelante como si no hubiera pasado nada. No creo para nada que las declaraciones de la renta y del patrimonio de Rajoy en la web de La Moncloa se hubiesen publicado sin que no se hubieran conocido todas estas últimas noticias sobre la corrupción en el partido.

Otro caso es el de Sepúlveda. Se está varios días hablando de él y de su ex mujer (la ministra de Sanidad, Ana Mato) y un día sale a la luz que cobra del PP. El vicesecretario general de organización, Carlos Floriano, en una rueda de prensa, dice que el Estatuto de los Trabajadores ampara a Sepúlveda porque solicitó reincorporarse al PP cuando en 2009 abandonó el Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (Madrid) y puso fin a su “excedencia laboral”. Floriano llegó a decir que Sepúlveda “es funcionario de esta casa” (del PP) y que tenía derecho a seguir cobrando un sueldo mientras no se le despidiera. “A partir de ahí no podemos hacer más, los imputados no pueden ser despedidos legalmente”, dijo, y añadió que el mero hecho de que el exmarido de Mato esté imputado en una causa judicial “no es razón objetiva para echar a alguien de su trabajo”. Bueno, pues hoy va Cospedal y anuncia que deja de trabajar en el PP. Entonces aquí uno se pregunta:  Si Bárcenas y Sepúlveda son inocentes, ¿por qué les ha apartado del PP? Y si son culpables ¿por qué no les despidieron hasta el clamor popular?

Mi opinión es que lo ocurrido en los últimos días ha desbordado al PP. No han sido capaces de controlar la información y desviar la atención como en otras ocasiones. Y seguramente seguirán publicándose más cosas, pero por el momento el Gobierno aguanta. Me pregunto si pese a que tienen mayoría absoluta podrán aguantar mucho más tiempo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: