Große Koalition

Al final los dos grandes partidos alemanes han reeditado la Große Koalition. Muchos pensarán que tanto la CDU como el SPD han ejercido un claro ejemplo de responsabilidad al garantizar, por encima de sus disputas ideológicas, la estabilidad del gobierno germano. Y claro, es inevitable pensar si algo así sería factible en España. Por poner dos ejemplos: en el Principado de Asturias y en el Ayuntamiento de Oviedo, tanto el PSOE como el PP respectivamente gobiernan en minoría. Ahora estamos en el debate final de los presupuestos para el año que viene. Parece claro que no es el mejor momento para provocar una prórroga (y en estos momentos, para ambas administraciones, parece que así va a suceder), puesto que sin tener las cuentas aprobadas, quienes más van a perder son los ciudadanos asturianos y ovetenses. ¿Por qué no puede producirse un acuerdo entre el PSOE y el PP al igual que han hecho sus partidos hermanos en Alemania?

Para empezar, hay que decir que la política alemana no se parece en absoluto a la española. Cada país ha tenido su historia y eso sigue pesando. Y digo esto porque parece increíble que el SPD, los Verdes y Die Linke (la izquierda), que suman más que la CDU/CSU (recordad que se quedaron al borde de la mayoría absoluta), no sean capaces de formar un gobierno de izquierdas. Suena chocante que el SPD se vea más cómodo con el partido de Merkel que con Die Linke (aunque hay que decir que, por ejemplo, en Brandeburgo gobiernan en coalición). Sería impensable que en España el PSOE prefiriera gobernar con el PP a hacerlo con Izquierda Unida. Es por eso que aunque apelemos a la responsabilidad, a veces lo que se hace insalvable son las diferencias ideológicas, y en los presupuestos se recogen prioridades sobre en qué gastar o no. Por eso veo más natural lo que ocurre en Asturias y en Oviedo en estos momentos que lo que han acordado en Alemania.

Sí, el SPD ha conseguido, entre otras cosas, colar en el pacto una medida bastante importante: la instauración del salario mínimo. Yo he podido comprobar personalmente que en Alemania los datos del paro están maquillados a no poder más por culpa de los famosos minijobs (se trata de trabajos con un salario máximo de 450 euros mensuales y con un límite de horas [al menos formalmente] de 15 horas semanales. Lo habitual es que la hora se pague entre 5 y 7 euros pero, como en Alemania no hay todavía salario mínimo interprofesional, depende del acuerdo al que lleguen las partes. Cuenta, además, con una tributación ventajosa. El empresario paga el 2% a Hacienda y el 28% a la Seguridad Social [el 15% al seguro de pensiones y el 13% al de enfermedad], por lo que la aportación total asciende al 30% [135 euros por un salario de 450 euros, 585 euros en total]. El trabajador está exento del pago de impuestos, pero puede hacer una aportación voluntaria del 4,5% de sus ingresos que se suma al seguro de pensiones). Tengamos presente un dato: el porcentaje de población en riesgo de caer en la pobreza aumentó en los últimos años en Alemania (creció del 15,2% de 2007 hasta el 16,1% en 2011. Se considera “pobres” a aquellos que perciben menos de 980 euros al mes). Con la implantación del salario mínimo ya se han oído voces de que la primera consecuencia va a ser la destrucción de puestos de trabajo, puesto que lo que ahora hacen tres pasará a hacerlo uno (por lo que he leído se va a fijar en 8,5 euros la hora, que es lo que he ganado yo en Alemania durante este tiempo que he trabajado aquí). Yo no quiero este modelo laboral en España. Ni por asomo. No es justo, no es bueno y es inaceptable. Es, en definitiva, maquillaje puro y duro de los datos del paro.

Hay quien intenta crear la idea en España de que el PSOE y el PP son lo mismo (muchos usan el PPSOE para meterse con ambos partidos), pero creo que es palpable que los dos siguen más distanciados de lo que están la CDU y el SPD. Y yo creo que eso es bueno, porque si quieres ser alternativa, no puedes ceder a determinadas cosas. Creo que este pacto le volverá a hacer daño al SPD. La CDU ha logrado unos sensacionales resultados el pasado 22 de septiembre, pero la FDP (los liberales, hasta ahora socios de Merkel) se han quedado sin representación parlamentaria. Es a mi juicio un claro castigo a quienes “por responsabilidad” han apoyado a Merkel en un viaje que no ha ayudado a que Europa se estabilice económicamente. Temo que el SPD sufra el mismo desgaste que la FDP. Desde luego quedó patente una cosa: Peer Steinbrück nunca fue un rival para Angela Merkel. No supuso ninguna alternativa. Es significativo que casi todos los gobiernos europeos han caído en manos del partido de la oposición salvo en el caso de Alemania: el país crea empleo (pero no de calidad ni bien pagado) y la CDU se encuentra sin rivales. Estaba todo hecho para ganar (y por poco por mayoría absoluta).

Mi deseo es que tanto en Asturias como en Oviedo haya presupuestos, pero en ambos casos hay que reconocer que el escenario es complicado. Pero lo bueno es que sigamos imitando lo menos posible a Alemania. Yo no lo vería positivo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: