Cincuenta días después…

Este viernes 21 de marzo de 2014 es mi quincuagésimo día desde que me vine a vivir a Bedford. La sensación general de esta aventura emigrante es que no me están saliendo las cosas tal y como las había previsto antes de venir. Quise emular en lo posible la experiencia vivida en Alemania y Francia pero hasta ahora la única entrevista de trabajo que he tenido ha sido para un McDonald’s que hoy, definitivamente, me ha rechazado.

No es que ande de bajón o que quiera tirar la toalla. Nada de eso. Simplemente quiero ser sincero con lo que me pasa por la cabeza. Cuando marché a París y a Múnich me fui sin casa pero con trabajo. A Bedford he venido con casa pero sin trabajo. ¿Cuál es peor? Pues tras haber vivido ambas, creo honestamente que la de no tener trabajo, porque aunque es duro estar sin un lugar seguro donde pasar la noche (así me pasé la primera semana en Francia y los tres primeros meses en Alemania), lo que te mueve a hacer cosas es que tengas un trabajo que justifique tu residencia en un lugar en concreto. A esta conclusión he llegado tras ver que después de cincuenta días es cómodo lo de estar bajo un techo pero aburrido sin hacer nada.

Estoy ampliando mi búsqueda, y no solamente en el Reino Unido. Incluso he pensado en un regreso a España antes de lo esperado para, al igual que hice antes de partir a Francia y a Alemania, buscar empleo desde nuestro país. Una vez conseguido, igual sí sería el momento ideal para volver a intentar otra aventura emigrante.

Creo que me vendría muy bien por dos motivos vivir en Inglaterra: el primero, porque poner en tu CV que has vivido en cuatro países (España, Francia, Alemania y Reino Unido) da un plus, denota que puedo ser alguien que no tengo miedo a probar suerte allá donde sea y me hablen en la lengua que ne hablen; y dos, por los idiomas, porque hablar inglés (y otras) es importantísimo para el futuro. No quiero que veáis esta entrada como algo pesimista. Es algo que podía ocurrir. Es como cuando alguien te aconseja que lo intentes porque el “no” sabes que lo tienes ahí. Lo que no sabes es si el “sí” puede suceder. Y eso fue a lo que vine hacer y no ha surgido aún.

De momento no ha sonado la campana. La vida es cuestión de suerte, tiempo, paciencia y sabiduría. Veremos si mi próxima entrada sobre mi experiencia en el Reino Unido desacredita a la que estáis ahora mismo leyendo…

Anuncios

2 responses to this post.

  1. ánimo!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: