Las diferentes lenguas del Estado español son (y deben ser consideradas) patrimonio de tod@s

Desde hace unos días circula por internet una denuncia de una joven madrileña que asegura que alguien de un hotel rural de Asturias le aconsejó que retirase de su currículum su grado de conocimiento del idioma gallego. El periódico La Voz de Galicia contactó con esa persona para conocer su punto de vista y, en vez de cortar la polémica, lo que ha hecho es engrandecerlo. Esa persona le manifestó al diario gallego que le parece bien que se conserven las lenguas “pero no en este plan talibán. No tengo nada en contra del gallego ni de los dialectos, aquí en Asturias se habla una cosa que se llama bable que es inventada absolutamente”.

Vaya por delante mi total rechazo y mi absoluta condena por las palabras de esta persona. También, y para evitar que se metan a otros hoteles rurales en el mismo saco, dejar claro que estas palabras salieron del siguiente sitio que tenéis enlazado.

Lo que más me entristece de todo no es la opinión de esta persona, sino el problema que creo que tenemos en España a reconocer a las lenguas de nuestro país como parte de nuestro patrimonio cultural. No comparto la opinión de muchos que culpan a los políticos (y en especial a la Federación Socialista Asturiana) de la marginación que sufre el asturiano. Para mí es la sociedad asturiana quien realmente lo hace. Si nuestra llingua fuera de verdad un reclamo social (en la calle, en las familias, en los puestos de trabajo, en los medios de comunicación…) el tema de la oficialidad no sería ni noticia. El problema, bajo mi punto de vista, es que gran parte de la sociedad asturiana no lo ve útil (y ni siquiera un idioma, sino un dialecto del castellano).

Algunas encuestas que se llegaron a publicar en los medios de comunicación decían que la mayor parte de los asturianos están a favor de la oficialidad. Yo pienso que eso es mentira. La pregunta en una encuesta así no debe ser “¿está a favor de la oficialidad del asturiano?”, sino “¿estaría usted dispuesto a hablar en asturiano y a que sus hijos impartan las materias escolares en esa lengua con el fin de evitar su desaparición?”. Estoy convencido, al igual que responden desde ese hotel, que la mayor parte de los encuestados preferirían que sus hijos tuvieran asignaturas en cualquier otro idioma (castellano, inglés…) que no fuera el asturiano. Lamentablemente no hay una encuesta fehaciente para que pueda aportar una prueba a mi argumento. Me baso simplemente una apreciación personal.

Las únicas clases de asturiano que pude tener en mi vida fueron en Madrid (las pedí en el Instituto Alfonso II pero nunca se me concedieron). Xaviel Vilareyo, de manera gratuita, enseñaba a quien le interesase nuestro idioma en la antigua sede del Gobierno del Principado en Madrid (actualmente cerrada al considerar el Gobierno de Cascos que la ‘embajada’ era un gasto inútil). Yo iba porque me prestaba por fin poder relacionarme con alguien en una lengua imposible de hablar con nadie. Ni en mi casa, ni con mis amigos ni con absolutamente en Asturias he podido hablar en asturiano. Por eso digo que esa falta de interés de la ciudadanía asturiana es la única culpable de que la llingua se muera.

Por supuesto, no es uno más asturiano por hablar en nuestra lengua propia, ni por tocar la gaita, ni por comer fabada, ni por beber sidra o por desayunar bollos preñaos. El problema es que hay cosas que se pierden cuando se marginan, y el asturiano es una lengua condenada a la desaparición. Pero reitero, no por culpa de la Federación Socialista Asturiana (que en ningún programa electoral recoge la oficialidad) y demás partidos políticos, sino por el poco más de un millón de personas que habitamos esa maravillosa parte del mundo. No es ningún reclamo ni ninguna reivindicación social.

De verdad, deseo que en España valoremos como un plus el conocimiento de nuestras lenguas autonómicas. Son patrimonio de todos aunque no las hablemos (a mí me encantaría saber gallego, catalán, valenciano, euskera, aragonés y aranés). Al menos yo así lo veo… Termino con el deseo de que la gente en Asturias tome conciencia con la gravedad en la que se encuentra el asturiano. No podemos matar ni abandonar algo nuestro. ¡¡OFICIALIDÁ!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: