¡Gracias por todo, Santa! Hasta siempre, compañero…

No es la primera vez que escribo una entrada para despedirme de alguien con quien he compartido algo (sea personal o profesionalmente). Desde este humilde blog intento en la medida de mis posibilidades dejar constancia de mis reflexiones, de mis puntos de vista y de mi recuerdo a las personas y cosas que creo que merecen mi importancia. Hoy se ha ido alguien sensacional, un compañero de profesión con los que más me he reído, con los que más a gusto me he sentido trabajando…

La noticia la conocía justo antes de ponerme a comer. Me la comentó por Facebook Jenny. Se nos fue a ambos una persona a la que apreciábamos, que nos apoyaba en todo lo que hacíamos y con la que nos unían muchísimas cosas. A partir de hoy ya no será posible un reencuentro tal y como fue la última vez que le vimos, allá por marzo de 2013, en el Centro Comercial La Vaguada de Madrid.

Quiero dar mi pésame y mi solidaridad a toda su familia y a sus amigos… y una vez más, preguntarme: ¿Por qué? ¿Por qué tú, Santa? A veces parece que se van los mejores (y es injusto que así sea…).

PD: Nuestra última comunicación fue ayer mismo. ¡Qué palo…! 😦

Facebook

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Hola Diego. Soy Iñaki, de Moncloa (bueno, ya no). He estado revisando tus tuits para comprobar si sabías o no la noticia. Desde que te fuiste trabajé muy cerca de Santa hasta mi marcha hace un par de meses, compartiendo muchas cosas con él y disfrutando de su carácter afable, de su socarronería y su mala follá granaína bien llevada. El palo ha sido terrible para todos allí, como te puedes imaginar. Yo mismo comí con él hace apenas diez días y todavía me cuesta creerlo. En fin, que sólo quería asegurarme de que sabías lo que ha ocurrido porque me consta que también compartiste muuuchas horas con él. Un abrazo y suerte!

    Responder

    • ¡Buenos días, Iñaki!

      Muchas gracias por tu comentario, entre otras cosas porque es una alegría volver a saber de ti y es todo un detalle por tu parte que quisieras asegurarte de que conocía el fatal desenlace.

      Como bien dices, el hecho de que hayamos trabajado cerca de él es posiblemente lo que más nos ha afectado. Como habrás podido ver, hasta el día anterior a su muerte él me estaba escribiendo en Facebook… y bueno, Jennifer fue la que me escribió para darme la noticia y también ella no se lo podía creer.

      Santaella era la única persona de La Moncloa con la que después de nuestra marcha hemos quedado para vernos. En mi último viaje a Madrid (que fue en enero de este año) no coincidí allí con Jenny (que ahora está haciendo un master en Maastricht) y por eso le dije a Santa que si le parecía bien nos volveríamos a ver cuando los tres estuviéramos disponibles. Lamentablemente ya no habrá otro reencuentro a causa de su fallecimiento…

      A veces la vida te enseña que tienes que disfrutar cada segundo que tienes como si fuera el último. Parece un poco tétrico decir esto pero es así…

      Bueno Iñaki, allá donde estés ahora que tengas mucha suerte y que te vaya todo sobre ruedas, y te reitero mi agradecimiento por tu detalle en informarme.

      Cuídate compañero, un fuerte abrazo desde el Reino Unido. Diego.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: