El Papa y la ‘regeneración’ de la Iglesia Católica

El Papa Francisco ha estado hoy en el Parlamento Europeo (respondió de esta manera a la invitación del Presidente Schulz). Emulando a Juan Pablo II, el Jefe del Estado del Vaticano ha dado un discurso ante sus señorías en Estrasburgo, pero lejos de analizar sus palabras, me interesa más abrir otro debate: ¿ha sido un acierto que este señor haya hablado ante el Plenario?

La situación me recuerda un poco a lo que reflexioné con vosotros ante la Jornada Mundial de la Juventud que se celebró en Madrid hace tres años. Por una parte creo que hay que darle voz a toda persona que quiera expresar sus ideas (sean políticas, religiosas o de cualquier ámbito). Con ello no quiero decir que las comparta o las asuma, sino que simplemente me parece bien que las exprese. Por tanto, no veo mal que el Papa haya pronunciado hoy unas palabras ante los Eurodiputados (estamos hablando del líder de la religión más importante de la UE, y el Parlamento Europeo no puede ser ajeno a ello).

En lo que no coincido con muchas personas es en destacar la supuesta apertura que se ha iniciado en la Iglesia Católica desde su llegada. Simplemente lo veo como un intento de lavado de imagen y además insuficiente: el cónclave seguirá siendo quien elija al Papa (solamente puede ser un hombre), con lo cual no puede Francisco ir a una cámara elegida por los ciudadanos a dar consejos de nada; la mujer seguirá en un segundo plano; la Iglesia seguirá dictando doctrina entre sus fieles para frenar los avances sociales e impondrá su influencia allá donde la tenga para legislar a favor de sus tesis… (y podría seguir con un montón de historias más).

Tampoco sigo sin entender los escasos pasos que los países europeos están llevando a cabo para hacer realmente efectiva la separación entre la Iglesia y los estados. Unos llevan más camino recorrido que otros pero aún así el peso de la religión sigue siendo fuerte, hasta el punto de vista de convertirse en otro lobby más. España no es ajena a este asunto, y seguimos viendo que en muchas ocasiones se mezcla lo institucional con lo religioso. Ahí sí que abogo por cortar de una vez con esas ‘tradiciones’ que en nuestros días ya no tienen sentido, pero faltaría más que no se le pueda permitir a quienes quieran expresar sus ideas religiosas en un parlamento. No hay que mezclar las cosas…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: