La violencia en el fútbol

Ayer por la noche estuve por primera vez en Heysel (ahora rebautizado como ‘Stade Roi Bauduin’) con motivo de una fiesta organizada por un grupo de asturianos residentes en Bruselas (en el salón multiusos del estadio). En ese mismo lugar, un año antes de que yo naciera, se dejaron la vida 39 personas. Y hoy en Madrid, alrededor de las nueve de la mañana y a un kilómetro del Vicente Calderón, cerca de 200 ultras del Atlético y del Deportivo se citaron por WhatsApp para pegarse (todo hombres, supuestamente pertenecientes al gremio de animales racionales, pero falta por confirmar si razonaron bien o no el quedar para eso, porque lo de animales está confirmado…). El resultado: Francisco Javier Romero Taboada, natural de A Coruña con 43 años, ha fallecido (a consecuencia de los golpes y a que le tiraron al río Manzanares), 10 personas han resultado heridas y hay más de veinte detenciones y 90 identificados.

Se produce un hecho así y son inevitables los mismos comentarios de siempre: esto se pudo evitar, los ultras no deben tener acceso a los estadios y el partido debió suspenderse. Pero nada de esto sucedió ni sucederá: ambos clubes echaron balones fuera al asunto, el partido se disputó y estoy convencido de que ningún equipo de nuestro país aplicará alguna acción para expulsar a los violentos de los estadios. Así que, ¿podrá volver a ocurrir algo igual? Por supuesto…

Por Twitter he leído de todo, pero hay algo que me gustaría aclarar porque no estoy para nada de acuerdo. Hay quien involucra estos incidentes a los clubes que permiten en sus equipos peñas ultras relacionadas con una ideología política. Obviamente entre extremistas de derechas y de izquierdas siempre habrá un desencuentro (y lo más seguro es que sea muy violento cuando se tienen cara a cara), pero creo que no se está acertando en el diagnóstico cuando se señala a la política como el problema por el que existen estos grupos. La política, como todo en la vida, tiene sus partes buenas y sus partes malas (pero afortunadamente creo que tiene muchas más buenas). Son la única herramienta que tenemos los ciudadanos para pactar, para convivir, para crear leyes, para impulsar nuestro entorno… y por suerte en España hemos conseguido que los extremos no tengan su hueco en las instituciones, con lo cual me duele leer a gente que opina que todo el problema de hoy ha sido política (en los parlamentos hay representación de diferentes partidos políticos y rara vez se ha llegado a las manos, con lo cual es falso este argumento). No ha sido la política, y justificar los incidentes en Madrid así, bajo mi punto de vista, alaban las tesis de Enrique Cerezo y de Constantino Fernández de que esto fue fuera del estadio y el fútbol no tiene nada que ver. A los hechos me remito: cualquier club no está exento de tener gente que le importa más agredir a un aficionado contrario que ir a ver a su equipo (que debería ser lo normal) independientemente de que diga que pertenece a una ideología política o no.

Por último, me gustaría deciros que solamente estuve una vez en el Vicente Calderón. Un amigo que me visitó en Madrid me invitó al Atlético – Getafe (29-05-2005). Aquel era el último partido de la Liga y los locales habían hecho una temporada de pena. Ese partido acabó en empate de milagro, puesto que el Atlético no pudo jugar peor. Pero lo más bochornoso para mí de aquel día no fueron los jugadores, sino una mujer que tenía dos filas por detrás de mí con un bebé de meses en sus brazos. Aquella señora lo más suave que sacó por su boca fue ‘esta camiseta no la merecéis’. Lo demás: ‘mercenarios’, ‘hijos de puta’, ‘iros a cagar’… Me pregunto qué será de ese pobre bebé que hoy ya tendrá al menos nueve años. Nadie habla de la violencia verbal que rodea el fútbol. Se acepta sin problema alguno que uno se desahogue como quiera en un estadio. Da igual el nivel con el que se denigre a los jugadores y al equipo técnico y arbitral. Lo he visto multitud de veces en el estadio que más he pisado en mi vida (el Carlos Tartiere, el de mi equipo, el Real Oviedo) y a veces me siento incómodo al tener a mi alrededor a gente que parece que vive en la época de los romanos cuando los leones se comían a un condenado. Si vamos a un estadio es a ver fútbol, y el lenguaje verbal también crea violencia. No hace falta estar como en el tenis sin hacer ruido, se puede animar al equipo hasta el final del partido, se puede gritar cánticos contra el rival como sana piquilla… pero no veo normal sacar la furia que llevas dentro en un estadio de fútbol, y más si de tus palabras sacas un odio peligroso (como creo que son muchos casos).

Hay cosas difíciles de cambiar. Estoy convencido de que esto no va a tener solución a corto plazo, y me parece una vergüenza que sea así… 😦

PD: Una foto preciosa. De las que hace que el fútbol tenga su mejor cara… 🙂

Anuncios

2 responses to this post.

  1. Posted by Jo on 01/12/2014 at 23:45

    Hablamos de nazis y hablamos de antifascistas,de verdad crees que no es política,pero,si fútbol? Probablemente ni uno ni otro…y son simples delincuentes….Lo de que quedaron está por demostrar,parece que no fue asi…pero según avancen las investigaciones se verá….
    Lo de expulsar a los ultras del campo…boixos y us ya tienen vetada la entrada a los recintos,a ver si con esto cunde el ejemplo…. Besos

    Responder

    • Delincuentes lo son, y el fallecido acumulaba unos cuantos antecedentes (nueve veces detenido desde 2001 por enfrentamientos con ultras rivales, tráfico de drogas, malos tratos y robos con violencia e intimidación).

      Sobre la política lo que he querido decir es que hay aficiones que se escudan en que son ‘apolíticas’ (que querrán decir que son ‘apartidistas’, ya que no es lo mismo una cosa que la otra) y que el mezclar política y fútbol es lo que provoca la violencia. Yo con eso no estoy de acuerdo, y como ejemplo pongo a la afición que mejor conozco, que es la del Real Oviedo. Sin duda la amplia mayoría de la gente no se mete en ningún follón, pero también es verdad que hay quienes se pegan con la afición rival y si ellos mismos alegan que no es por motivos políticos, entonces lo que están avalando es que se enfrentan por ser de equipos de fútbol distintos (http://bit.ly/1ybv4zC, http://bit.ly/1dKw0fL y http://bit.ly/1rRV3VC).

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: