Imágenes que hieren sensibilidades

Me imagino que todos conocéis la noticia de que un ex Guardia Civil de 71 años atropelló ayer en el centro de Oviedo a siete personas. Habréis visto hoy en los medios de comunicación muchas imágenes diferentes (heridos, el semáforo arrancado, el vehículo…) e incluso recreaciones de lo que sucedió, pero no las imágenes reales del momento del atropello. Tengo entendido de que son duras (hay una cámara instalada en el Teatro Campoamor y la TPA la usa frecuentemente en su web cuando no puede emitir [por derechos de autor] determinados contenidos, como ocurre con las películas), pero con ello quiero discutir con vosotros acerca de la idoneidad de ciertas imágenes (¿quién tiene que decidir eso?).

Mi recuerdo más duro con un suceso fue en el verano de 2006. Un hombre asesinó a su ex pareja, hirió al bebé que tenían ambos y luego se intentó suicidar (sin éxito). Estaba de prácticas en VideoImagen, una productora de Gijón que trabaja (o trabajaba, ahora mismo no lo sé) para Telecinco, para TVE y para TPA. A mí me asignaron cubrir aquel tema para ‘Gente’, el programa que emitía Televisión Española (como escribió una vez Javier Cuervo en La Nueva España, era el programa que dividía su tiempo en contar cómo mueren los pobres y cómo viven los ricos) y tuve que recabar la mayor información posible (entre otras cosas, bajo consigna de los editores de Madrid, que grabáramos  sangre (y la grabamos en la puerta de la casa de aquella mujer y la emitieron). Pero lo peor de ese día fue que me obligaron a hablar con algún familiar, y para mí, un becario por aquel entonces de 19 años, entrar en el Tanatorio de Gijón, en aquella sala donde la madre de la fallecida lloraba sin cesar, fue un muy mal trago (quedé alucinado con aquella mujer porque en vez de echarme aceptó el hacer declaraciones, pero no obstante fue un mal momento para mí porque entendí que yo no pintaba nada allí). Mientras yo le hacía preguntas ella aguantó aquella llorera salvo unos veinte segundos. Desgraciadamente, TVE lo único que emitió de aquella entrevista fue ese instante (esos veinte segundos de aquella mujer llorando a moco tendido).

Aquella experiencia me hizo ver que este tipo de periodismo no era el mío y que no debería ser el de nadie (por mucho que venda). Yo no quiero criticar a los compañeros y ciudadanos que ayer en Oviedo grabaron a los heridos mientras esperaban la llegada de las ambulancias, pero para mí sería mucho más informativo conocer qué hizo aquel coche antes de ver a siete personas tendidas sobre el suelo (lesionadas) esperando a que llegaran las ambulancias.

Sé que es un debate difícil y es complicado encontrar el límite entre información y morbo. Es innegable que una persona que atropella a siete personas en la Plaza de la Escandalera tiene que ser noticia, pero cómo se tiene que contar o qué imágenes hay que emitir es otro debate. Cuando un caso así ocurre muy lejos no hay ningún problema (se podría haber emitido el atropello, tal y como hemos visto esta semana este otro), pero cuando nos toca más de cerca lo consideramos de otra manera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: