15 años de socialismo

5 Diego

“Quince años tiene mi amor”, decía aquella canción del Dúo Dinámico. El tema del que quiero hablar en esta entrada no tiene nada que ver con una chica, sino con el partido político al que decidí hoy hace 15 años afiliarme (Juventudes Socialistas de Oviedo) y aún sigo.

El 5 de mayo del 2000 entré por primera vez en la Casa del Pueblo de Oviedo. Por aquel entonces era un estudiante de 2º de la ESO en el Colegio Público Dolores Medio. Unos meses antes se habían celebrado elecciones generales y, como recordaréis, Aznar consiguió la mayoría absoluta. Al margen de que os pueda parecer muy precoz, yo por aquel entonces ya consideraba que tenía suficiente raciocinio para, entre otras cosas, afiliarme a un partido político. Sí, mis amig@s y yo cumplíamos a rajatabla con lo que cualquier adolescente hace: empezar a salir (mi primera vez en una discoteca también fue con 14 años), a ligar con las chicas, a probar el alcohol y el tabaco… pero en mi caso, además de todo eso, me parecía que estaba obligado a poner mi granito de arena por un mundo mejor, y consideré en aquel momento que me tenía que afiliar a un partido que estaba muy debilitado tras el espectáculo de la bicefalia de Almunia y Borrell y, posteriormente, por la severa derrota contra el Partido Popular.

De aquella legislatura aprendí muchas cosas, aunque quizás quien más despertó mi interés por participar en política fue Pilar del Castillo. Hace unos meses estuve en Bruselas con una beca en el Parlamento Europeo y la veía frecuentemente por los pasillos. Nunca me atreví a decirle que gracias a ella había considerado un acierto el haberme afiliado a Juventudes Socialistas (más que nada por no resultar desagradable, que tampoco es mi intención serlo con nadie). Volviendo atrás, a raíz de sus ocurrencias (la LOU, la Ley de Calidad de la Enseñanza…) fueron cursos escolares intensos en cuanto a huelgas. Además de las normativas en educación anteriormente citadas, la participación española en la guerra de Irak fue un acontecimiento que creó una animadversión con la derecha que supuso que fácilmente l@s alumn@s se unieran a nuestras manifestaciones y reivindicaciones. El 14 de marzo de 2004 ya tenía 18 años y fue la primera vez que voté en mi vida. Aquellas elecciones, celebradas tres días después de aquel estrepitoso atentado en Madrid, las ganó Zapatero. Con el deseo de que no nos fallara, comenzó también para mí un nuevo paso en mi vida. A finales de mayo me examiné de la PAU y tras conocer mi nota final decidí poner rumbo a Madrid para estudiar la carrera que más me llamaba: periodismo. Ello provocó que no pudiera compatibilizar más mi interés por la política activa con los estudios, pero no obstante no dejé de estar vinculado a la organización (cada vez que volvía a Asturias y si había un acto organizado asistía a verlo) ni a seguir la información local y regional. Antes de partir a Madrid me afilié a la AMSO. Hasta la fecha lo que no he hecho es militar en ningún sindicato, aunque obviamente por afinidad elegiría a UGT en caso de tener que votar en unas elecciones sindicales.

Pero no solo se puso Madrid por el medio de mi vida. También París, Múnich, Londres y Bruselas han sido mi destino desde los 18 hasta los 29 que tengo en la actualidad. Hice mi carrera de Periodismo en la Universidad Complutense; realicé prácticas durante diferentes veranos en distintos medios de comunicación de Asturias (prensa, radio, televisión, agencia de noticias, gabinete de prensa, moderador de comentarios y foros); fui auxiliar de conversación en lengua española en un instituto de Francia; trabajé para el Gobierno de Zapatero en sus dos últimos años como periodista de la página web de La Moncloa y de sus redes sociales; me fui a Alemania a limpiar habitaciones en un hotel de Múnich; experimenté el fracaso de no encontrar un empleo en Inglaterra; conseguí, como decía antes, una beca para estar cinco meses en el Gabinete de Prensa del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo; he podido ahorrar y gastarme el dinero en viajar. Por ahora he pisado más de veinte países de este mundo (la mayor parte de ellos son de Europa); me defiendo en inglés, francés y alemán, y al contrario de lo que defiende mi partido, estoy a favor de la oficialidad de la llingua asturiana.

A grandes rasgos, ese es mi CV. En él podréis ver que jamás he tenido cargos orgánicos o institucionales dentro de Juventudes Socialistas o del PSOE. Con ello no quiero ni ponerme ni quitarme méritos, sino simplemente aclarar que mi vida no la he centrado en la política, sino en el periodismo… aunque llegó esta crisis y, con tanta precariedad en el sector, me vi obligado al igual que tantos españoles a buscarme la vida fuera de España con algo que me permitiera sobrevivir mientras aprendía idiomas. Yo no me afilié a Juventudes Socialistas de Oviedo para trepar ni para aprovecharme de absolutamente nada. Lo hice por convicción y porque creo en el socialismo como garantía de progreso de España.

Por supuesto que en quince años ha habido de todo, y entre otras cosas ganas de darme de baja. ¿Qué militante no ha sentido eso alguna vez? Quizás algun@s no, pero para quienes es una cuestión de principios sí que se nos ha pasado la cabeza. Eso sí, si yo no lo he hecho es porque creo que el PSOE es el único partido en este país que puede cambiar las cosas. Sí, algunos cambios parece que no llegan y en otros tantos decimos una cosa en la oposición y actuamos de diferente manera en el Gobierno, pero rendirse es lo que pretenden aquell@s que les encanta rodearse de palmer@s… y no, a mí eso no me gusta. Creo que los partidos políticos deben fomentar y proteger las críticas (constructivas), porque si quien dirige la formación solamente oye buenas palabras, no va a corregir nada.

Necesitamos políticos sensatos, honrados, transparentes, sinceros, honestos, limpios, inteligentes y capaces de sacarnos de esta crisis que parece a veces interminable. Wenceslao López, candidato a la Alcaldía de Oviedo, ha confiado en mí para formar parte de su candidatura, en concreto en el número cinco de la lista. Soy consciente de la enorme responsabilidad a la que me enfrento si es que l@s ovetenses deciden el 24 de mayo que sea concejal en el Ayuntamiento. Mi deseo, al igual que hice hace 15 años, es poner mi granito de arena para que llenemos las urnas de socialismo, y creo que el equipo de mujeres y de hombres que en Oviedo formamos parte de la lista mezclamos experiencia, juventud, trabajo y sensatez.

Te invito a que me conozcas. No he vivido nunca de la política ni es mi intención hacerlo perpetuamente. Quiero simplemente una ciudad mejor, más abierta, más participativa y donde su Ayuntamiento funcione como tal y no siga externalizando servicios municipales a empresas privadas que ejercen la labor que deberían desempeñar nuestr@s funcionari@s (apuesto por un modelo público frente a la política de privatizaciones del PP). Quiero ser protagonista del cambio en Oviedo, y por eso he aceptado este reto: devolver a l@s ovetenses su poder municipal.

Estoy muy contento de formar parte de la lista del PSOE al Ayuntamiento de Oviedo. Voy a dar todo de mí para que Wences sea nuestro próximo Alcalde. Se lo merece y nosotr@s le necesitamos.

¡VAMOS OVIEDO! A por todas… 🙂 #OviedoConWences

11174231_10203888876644025_5175243237115814181_o

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: