¡Feliz año 2016!

01

Siguiendo la tradición, la última entrada anual la dedico a realizar una valoración de cómo he visto el año que termina y siempre aprovecho para agradecer a tod@s mis seguidoras/es su fidelidad, sus consejos y su interés por mi actividad y mis reflexiones. Os deseo a tod@s un 2016 lleno de éxitos y de buenas noticias, y os pido disculpas por haber dejado sin actualizar este blog, pero la falta de tiempo (y de inspiración en muchos casos) desde el verano ha provocado que escribiera solamente en Asturias 24.

Repasando el texto que escribí hoy hace un año vaticinaba un futuro personal negro. La expectativa que tenía de trabajar después de terminar mi beca en el Parlamento Europeo era muy escasa. Pero lo que es la vida, que a veces te sorprende: tres días antes de regresar a Oviedo, el hoy Alcalde de Oviedo me escribió para consultarme si quería formar parte de su lista electoral al Ayuntamiento. Le respondí con un ‘sí’, porque para mí era un orgullo formar parte de ese conjunto de compañer@s que íbamos a intentar arrebatar al PP el Gobierno Municipal. Y bueno, ya sabéis todo lo que vino después. Cuando nadie lo esperaba (ni yo mismo) dimos fin a 24 años de ‘régimen’ del PP en la capital de Asturias. Sin duda alguna, jamás se me olvidará en mi vida aquel 13 de junio de 2015. Histórico, emocionante, tenso, difícil, bello y alucinante. Todo lo bueno y lo malo se juntó aquella jornada lluviosa en la que al final salió el sol.

El 2015 empezó con un lema: ‘el año del cambio’. Fue lo que nos vendió Podemos que iba a ocurrir, apoyado por la victoria en Grecia de Alexis Tsipras, que pasó de ser un héroe a convertirse en un villano cuando terminó por bajarse los pantalones ante la troika. La amenaza yihadista que atacó dos veces a París y la crisis de los refugiados sirios fueron dos casos que nos preocuparon a todos los europeos y que, lamentablemente, la ineficacia de los estados miembros dejaron patente su nula capacidad para llegar a acuerdos y solucionar los problemas. No obstante, y aunque en España se dio mucho eco a ambos casos, nuestro foco mediático se centró en las elecciones celebradas este año. Se empezó por Andalucía, se continuó con las locales y autonómicas, siguieron con las catalanas y terminaron con las generales. No terminarán ‘las fiestas de la democracia’ en 2016. Euskadi y Galicia tendrán que hacerlas este año, y a saber si se deberán repetir las catalanas y las generales.

Los representantes públicos debemos tener en cuenta una cosa: la gente necesita de la política más que nunca para solucionar sus problemas. La creación de empleo, la recuperación económica, una economía más social y un plan que garantice la posibilidad a los jóvenes de emanciparse, además de mantener y reforzar el Estado del Bienestar, solamente se consigue a través de las instituciones. Garantizar e impulsar estas iniciativas debe ser prioridad para tod@s, en especial para los partidos de izquierdas. El bloqueo institucional es una mala noticia para quienes exigen con razón que l@s polític@s actuemos y pongamos todo de nuestra parte para arreglar las cosas. La responsabilidad y la altura de miras no pueden quedar al margen.

Este año cumplí 15 años como militante de Juventudes Socialistas de Oviedo. Llevo media vida comprometido con el socialismo y con la izquierda, con el modelo político que creo más justo y necesario para nuestra ciudad, región y país. Por primera vez he tenido el honor de formar parte de una lista electoral, y tras el resultado se confirmó que formaría parte de la corporación carbayona. Gracias a Wenceslao López y a tod@s l@s compañer@s que me apoyasteis y me elegisteis para representaros en el Ayuntamiento (al igual que a l@s votantes del PSOE que confiaron en nosotr@s). Mi único deseo es cumplir con el papel que creo que un concejal debe llevar a cabo: diálogo con l@s vecin@s, mucho trabajo por la ciudad y apoyo a todas las buenas iniciativas que se puedan implantar en Oviedo. Tod@s sabéis donde estoy cuando queráis venir a verme.

Y lo que os decía antes: nunca se me olvidará el 13 de junio, el día de la investidura. Sobre todo porque para lo que trabajé y soñé se cumplió. Ni más ni menos quería que un socialista volviera a dirigir el Ayuntamiento. Lo conseguí con otr@s tant@s compañer@s que luchamos hasta el último minuto por ello. La enseñanza que me da la vida, a las puertas de cumplir los 30 años, es que hay que aguantar por lo que uno cree hasta el final. Quien resiste gana… y ganamos. Aquel día ganamos. Y bueno, desde ese día estoy como concejal del Grupo Municipal Socialista (sin atribuciones en el Gobierno Local). Ser protagonista en primera persona de lo que se decide, ser miembro de la izquierda carbayona que puede transformar la ciudad, me llena de orgullo y satisfacción (como diría aquél). Es algo que nunca busqué y llegó, sin saber yo muy bien por qué, pero decidí aceptar la oportunidad y el ser testigo directo de esta vivencia es para mí un honor.

Resumiría así mi año. Creo que ha sido muy bueno. Yo al menos estoy muy feliz. Pero no me quiero olvidar de que vivo en una situación atípica. Ni la gente que tiene mi edad puede decir lo mismo ni mucho menos se ha acabado esta crisis tan larga y dañina. Es por ello que no me conformo con lo que hay. Vine y estoy en política para cambiar las cosas, para poner mi granito de arena por una sociedad mejor y espero ser útil para el pueblo de Oviedo. Ya con eso me doy con un canto en los dientes.

¡Feliz 2016! Que se cumplan todos vuestros deseos… 😉

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: