Pactaremos

En las siguientes líneas os voy a dejar mi reflexión personal de lo que creo que ha ocurrido ayer (principalmente a nivel local. Es decir, Oviedo) y muy brevemente en las autonómicas (Asturias) y en España en general. Vaya por delante dos cosas: que sea crítico no quiere decir que quiera ‘cargarme’ a nadie, y que todo lo que ponga aquí yo también soy culpable del resultado obtenido por el PSOE en las elecciones.

En la capital de Asturias acudieron a votar 108.606 personas (un 60,31%). Desde mi punto de vista este dato no es una buena noticia. Tod@s l@s que nos presentamos a las elecciones deberíamos preguntarnos por qué 71.460 ovetenses (un 39,69%) no se decantaron por nadie. Las elecciones son un instrumento importantísimo de participación y el no acudir a votar me parece una falta de interés no ya por la política en sí, sino por todo lo que te rodea. En cualquier caso, estas personas que libremente han decidido no expresar su opinión están también en su derecho (aunque no comparta esa manera de actuar en la vida).

El Partido Popular fue el vencedor de las elecciones. 37.088 ovetenses (un 34,51% y once concejales) confiaron en Caunedo. Sin embargo y tras 24 años al frente del Ayuntamiento (y al igual que en Madrid, Barcelona o Valencia, entre otros lugares), el PP lo va a tener difícil para gobernar si los partidos de la izquierda llegamos a un acuerdo para sacar adelante la legislatura. ‘Somos Oviedo’ quedó segunda con 20.514 votos (un 19,09% y seis concejales); nosotros tuvimos 19.385 votos (un 18,04% y cinco concejales); Izquierda Unida 9.972 votos (un 9,28% y tres concejales) y Ciudadanos 9.139 votos (8,5% y dos concejales). Mi enhorabuena a las veintiséis personas que han obtenido (además de mí) el acta de concejal y también mi felicitación para ‘Somos Oviedo’ por haber sido la primera fuerza política de izquierdas. Los resultados de las urnas son la expresión de la voluntad del pueblo y como demócratas debemos respetar siempre la decisión que de ahí sale (aunque no nos guste o entusiasme).

Creo primordial y obligatorio que nos unamos las izquierdas. En primer lugar porque tenemos que devolver la decencia al Ayuntamiento de Oviedo, cuestión que el PP se ha encargado de liquidar. En segundo lugar, debemos investigar los asuntos espinosos (l@s concejalas/es de anteriores legislaturas no tuvieron acceso a diversa documentación por mucho que Caunedo haya querido vender una transparencia que el consistorio carbayón no tiene). No se trata de ningún rencor, sino de averiguar qué han hecho. Y en tercer lugar, la izquierda carbayona suma 49.871 votos frente a los 46.227 del PP y Ciudadanos. Es una oportunidad histórica para cambiar Oviedo (y yo creo que para mejor). Por eso apoyo que gobernemos las izquierdas, que como tiene que ser, somos plurales (y debemos seguir siéndolo).

No voy a negar que para el PSOE no han sido buenos los resultados. Hay una compañera que me recordaba hoy en Facebook que hemos perdido 4.501 votos con respecto a 2011 (y volvemos a ser la tercera fuerza política del Ayuntamiento por segunda legislatura consecutiva). Somos un partido de gobierno y aspirábamos a ganar. No lo hemos conseguido. Tampoco hemos logrado ser la primera fuerza progresista de la ciudad, lo que nos obliga a no liderar el cambio. Las razones pueden ser muchas, pero ya escribí en artículos anteriores que no sabía cómo se podían ganar unas elecciones (¿depende del candidato? ¿tiene más peso la marca? ¿todo se decide en las campañas electorales?). Yo no creo que ‘Somos Oviedo’ nos haya superado por haber presentado un mejor proyecto que nosotr@s, sino por ser la marca de Podemos en la ciudad (que tiene ahora mismo buena prensa, o al menos mejor que la nuestra). Tampoco creo que Ciudadanos haya obtenido dos concejales por el trabajo realizado por la candidatura (más bien creo que tiene que ver con Albert Rivera). En cualquier caso no creo que haya que darle mil vueltas a algo que ya han decidido l@s ovetenses, y la composición del Ayuntamiento es la que es y ahora nos toca ponernos a todos manos a la obra (sobre todo a las fuerzas de izquierda).

Poco más se me ocurre del análisis que os quería contar sobre Oviedo. En el Principado y en el conjunto del Estado parece que, al igual que en la capital de Asturias, tod@s estamos obligados a pactar. Mientras no ocurran casos como en Andalucía, a mí también me parece positivo que exista pluralidad en las instituciones, pero el bloqueo es un perjuicio para tod@s. El secreto a mi juicio está en tener altura de miras y formar gobiernos estables (y si son de izquierdas, mejor). Nos debemos a la gente y no les podemos fallar. ¡Manos a la obra!

¡OTRO OVIEDO ES POSIBLE! 🙂

Cambiemos Oviedo

Se ha terminado la campaña electoral. Atrás hemos dejado quince días intensos, llenos de mucha actividad y, por supuesto, de diálogo con l@s ciudadan@s. Ha sido la primera vez que he participado activamente en la organización y en la candidatura del PSOE en Oviedo. Desde estas líneas quiero darle las gracias a cuantas personas (militantes de la AMSO, sobre todo) que nos han ayudado a transmitir nuestro proyecto político para la capital de Asturias.

24 años después pienso que ya es suficiente y que estamos en el momento adecuado para cambiar el signo político del Ayuntamiento de Oviedo. Desde el PSOE apostamos por un modelo público y de participación ciudadana que el PP no ha aplicado (ni piensa hacerlo en la próxima legislatura). Lamentablemente nuestro Ayuntamiento se encuentra en una situación penosa, con prácticamente todas sus funciones externalizadas (a través de empresas privadas) y con un Gobierno Municipal que no es transparente ni serio. Solamente han gobernado para ellos y el domingo los ovetenses tenemos una nueva oportunidad para poner fin a sus políticas.

He puesto todo mi esfuerzo, mi tiempo y mi ilusión para que Wenceslao López sea nuestro próximo Alcalde. A quienes me seguís espero que os hayamos convencido. El domingo, por favor, id a votar… y si es a nosotr@s, mejor que mejor. Él se lo ha currado, y va a ser un fantástico representante de nuestra ciudad ante cualquier adversidad que se presente. Wences, gracias por todo. Me siento orgulloso de ti y del equipo que has elegido para volver a ganar en Oviedo. Lo vamos a conseguir porque te lo mereces.

¡VOTA PSOE! #OviedoConWences

PD: Suerte también para la candidatura autonómica asturiana, para el resto de candidaturas locales en la región y ánimo para todo el PSOE en general. ¡A GANAR! 🙂

Queda una semana

Dentro de una semana, a estas horas de la noche en las que estoy escribiendo esta entrada, ya sabremos los resultados electorales en toda España (algo a valorar muy a favor de nuestro país, puesto que en otros lugares que consideramos más avanzados tardan incluso dos días en terminar el recuento). Hoy es domingo y como suele ser habitual, los medios de comunicación publican (sobre todo los periódicos) encuestas con las que hacerse una idea de la situación.

En el caso de Oviedo, La Nueva España ha dado el siguiente resultado: PP, 9; PSOE, 6; Ciudadanos, 4; Somos Oviedo, 3; IU, 3; Foro, 2. A bote pronto, tres cuestiones a destacar: el PP y Foro pierden concejales e IU y nosotros los mantenemos; entran por primera vez en el Ayuntamiento los dos partidos emergentes de moda, que son Ciudadanos y la marca blanca de Podemos; la próxima legislatura, de salir un resultado así, obligará más que nunca a buscar pactos y puntos de entendimiento para sacar adelante proyectos e iniciativas.

La verdad es que en esta campaña es de agradecer que, hasta el momento, no hemos entrado en el insulto por ninguna parte. Cada uno está exponiendo sus ideas como mejor puede, pero eso sí, lamentablemente no parece que vaya a haber ningún debate electoral para que l@s ciudadan@s de Oviedo puedan comparar programas y proyectos. En cualquier caso, algo me dice que dentro de una semana vamos a tener, tras 24 años ininterrumpidos del PP, buenas noticias para los que apostamos por el cambio.

Desde la más absoluta humildad, creo que la candidatura del PSOE (de la que como sabéis formo parte) es el mejor proyecto político para el municipio de Oviedo. Representamos lo que quiere la ciudadanía: experiencia, renovación, compromiso, honradez, esfuerzo y trabajo. Somos la alternativa al Partido Popular en la ciudad y no hemos llegado hasta aquí para pasarnos otros cuatro años en la oposición. Queremos ganar. Queremos tener la mayoría suficiente para gestionar nuestro consistorio con otro modelo. Tenemos programa, ganas, ánimos y fuerza para llevarlo a cabo. Solamente nos hace falta una cosa muy importante: la confianza de l@s ovetenses en las urnas.

Sueño con un Oviedo socialista, de izquierdas, abierto y transparente, donde la ciudadanía pueda ser copartícipe de la vida municipal. Quiero y amo a mi ciudad y, por encima de todas las cosas, lo que me importa son l@s vecin@s. Por eso acepté estar en esta aventura, y creo que si damos todo lo que podamos estos días que faltan para ir a votar, vamos a ganar.

Vamos en serio, vamos a por todas. ¡OTRO OVIEDO ES POSIBLE! VOTA WENCESLAO LÓPEZ, VOTA PSOE 🙂

Las Campas

Hay días y hay lugares que marcan tu vida. Quizás recuerde este 11 de mayo para toda mi vida, y es porque en el Centro Social de Las Campas (una nueva zona de Oviedo necesitada de muchos servicios. Prácticamente todo lo que hay allí son viviendas) he dado mi primer mitin político (estuve acompañado por las compañeras Ana Rivas, Almudena Cueto y Margarita Vega. Se dieron allí cita vecin@s de la zona con los que estuvimos charlando y exponiendo nuestro programa electoral).

La verdad es que al ser mi primera vez no sabía muy bien de qué hablar… pero poniéndome a pensar un poco decidí describirme, y no por nada en particular, pero sí por dar mis razones por las que sigo siendo socialista 15 años después. Les puse de ejemplo a l@s asistentes que por la mañana un joven (me dijo que tenía 24 años), mientras se disponía a coger su coche (un BMW), me rechazó la propaganda y me soltó que nunca había votado y que no veía la utilidad de hacerlo en el futuro. Le intenté hacer ver que esa no es una decisión correcta por respeto a l@s que lucharon por nuestra libertad. Tod@s l@s compañer@s que estuvieron hoy conmigo repartiendo en Las Campas nacieron y vivieron en una dictadura. Yo nací en 1986, cuando España no solamente había recuperado la democracia, sino que además ya se encontraba dentro de la UE. Lamentablemente ese chico se fue con un programa en la mano pero sin visos de cambiar de opinión (le pedí que estudie las diferentes candidaturas y que elija la que mejor le parezca, y que si ninguna le gusta que vote en blanco… ¡pero que vaya a votar!).

Me encantaría que nuestros actos fueran más concurridos, especialmente por gente no militante… pero por lo que veo en las redes sociales con el resto de las candidaturas, eso no es un problema que nos ocurra solamente a nosotr@s. Creo que es elemental la participación ciudadana, y el esfuerzo que much@s hacemos en ir a un lugar para hablar con l@s vecin@s no es para otra cosa que conocer sus problemas y estudiar posibles soluciones. A veces no sé muy bien si el problema es que la política se ha convertido en algo aburrido e inservible para la mayoría o si es que lo que dice la tele (como me dijo una señora que estaba jugando a las cartas en el centro social y no quiso asistir a nuestro evento) ya le es suficiente para decidir su voto.

En cualquier caso, estoy muy feliz con la experiencia de vivir una campaña electoral desde dentro. Seguiremos recorriendo las distintas partes del municipio de Oviedo para hablar con la gente, explicar nuestro programa y ofrecer nuestra disponibilidad cuando lleguemos al Ayuntamiento. Es lo que toca y pondremos tod@s el mejor de los empeños… 😉

15 años de socialismo

5 Diego

“Quince años tiene mi amor”, decía aquella canción del Dúo Dinámico. El tema del que quiero hablar en esta entrada no tiene nada que ver con una chica, sino con el partido político al que decidí hoy hace 15 años afiliarme (Juventudes Socialistas de Oviedo) y aún sigo.

El 5 de mayo del 2000 entré por primera vez en la Casa del Pueblo de Oviedo. Por aquel entonces era un estudiante de 2º de la ESO en el Colegio Público Dolores Medio. Unos meses antes se habían celebrado elecciones generales y, como recordaréis, Aznar consiguió la mayoría absoluta. Al margen de que os pueda parecer muy precoz, yo por aquel entonces ya consideraba que tenía suficiente raciocinio para, entre otras cosas, afiliarme a un partido político. Sí, mis amig@s y yo cumplíamos a rajatabla con lo que cualquier adolescente hace: empezar a salir (mi primera vez en una discoteca también fue con 14 años), a ligar con las chicas, a probar el alcohol y el tabaco… pero en mi caso, además de todo eso, me parecía que estaba obligado a poner mi granito de arena por un mundo mejor, y consideré en aquel momento que me tenía que afiliar a un partido que estaba muy debilitado tras el espectáculo de la bicefalia de Almunia y Borrell y, posteriormente, por la severa derrota contra el Partido Popular.

De aquella legislatura aprendí muchas cosas, aunque quizás quien más despertó mi interés por participar en política fue Pilar del Castillo. Hace unos meses estuve en Bruselas con una beca en el Parlamento Europeo y la veía frecuentemente por los pasillos. Nunca me atreví a decirle que gracias a ella había considerado un acierto el haberme afiliado a Juventudes Socialistas (más que nada por no resultar desagradable, que tampoco es mi intención serlo con nadie). Volviendo atrás, a raíz de sus ocurrencias (la LOU, la Ley de Calidad de la Enseñanza…) fueron cursos escolares intensos en cuanto a huelgas. Además de las normativas en educación anteriormente citadas, la participación española en la guerra de Irak fue un acontecimiento que creó una animadversión con la derecha que supuso que fácilmente l@s alumn@s se unieran a nuestras manifestaciones y reivindicaciones. El 14 de marzo de 2004 ya tenía 18 años y fue la primera vez que voté en mi vida. Aquellas elecciones, celebradas tres días después de aquel estrepitoso atentado en Madrid, las ganó Zapatero. Con el deseo de que no nos fallara, comenzó también para mí un nuevo paso en mi vida. A finales de mayo me examiné de la PAU y tras conocer mi nota final decidí poner rumbo a Madrid para estudiar la carrera que más me llamaba: periodismo. Ello provocó que no pudiera compatibilizar más mi interés por la política activa con los estudios, pero no obstante no dejé de estar vinculado a la organización (cada vez que volvía a Asturias y si había un acto organizado asistía a verlo) ni a seguir la información local y regional. Antes de partir a Madrid me afilié a la AMSO. Hasta la fecha lo que no he hecho es militar en ningún sindicato, aunque obviamente por afinidad elegiría a UGT en caso de tener que votar en unas elecciones sindicales.

Pero no solo se puso Madrid por el medio de mi vida. También París, Múnich, Londres y Bruselas han sido mi destino desde los 18 hasta los 29 que tengo en la actualidad. Hice mi carrera de Periodismo en la Universidad Complutense; realicé prácticas durante diferentes veranos en distintos medios de comunicación de Asturias (prensa, radio, televisión, agencia de noticias, gabinete de prensa, moderador de comentarios y foros); fui auxiliar de conversación en lengua española en un instituto de Francia; trabajé para el Gobierno de Zapatero en sus dos últimos años como periodista de la página web de La Moncloa y de sus redes sociales; me fui a Alemania a limpiar habitaciones en un hotel de Múnich; experimenté el fracaso de no encontrar un empleo en Inglaterra; conseguí, como decía antes, una beca para estar cinco meses en el Gabinete de Prensa del Grupo Socialista en el Parlamento Europeo; he podido ahorrar y gastarme el dinero en viajar. Por ahora he pisado más de veinte países de este mundo (la mayor parte de ellos son de Europa); me defiendo en inglés, francés y alemán, y al contrario de lo que defiende mi partido, estoy a favor de la oficialidad de la llingua asturiana.

A grandes rasgos, ese es mi CV. En él podréis ver que jamás he tenido cargos orgánicos o institucionales dentro de Juventudes Socialistas o del PSOE. Con ello no quiero ni ponerme ni quitarme méritos, sino simplemente aclarar que mi vida no la he centrado en la política, sino en el periodismo… aunque llegó esta crisis y, con tanta precariedad en el sector, me vi obligado al igual que tantos españoles a buscarme la vida fuera de España con algo que me permitiera sobrevivir mientras aprendía idiomas. Yo no me afilié a Juventudes Socialistas de Oviedo para trepar ni para aprovecharme de absolutamente nada. Lo hice por convicción y porque creo en el socialismo como garantía de progreso de España.

Por supuesto que en quince años ha habido de todo, y entre otras cosas ganas de darme de baja. ¿Qué militante no ha sentido eso alguna vez? Quizás algun@s no, pero para quienes es una cuestión de principios sí que se nos ha pasado la cabeza. Eso sí, si yo no lo he hecho es porque creo que el PSOE es el único partido en este país que puede cambiar las cosas. Sí, algunos cambios parece que no llegan y en otros tantos decimos una cosa en la oposición y actuamos de diferente manera en el Gobierno, pero rendirse es lo que pretenden aquell@s que les encanta rodearse de palmer@s… y no, a mí eso no me gusta. Creo que los partidos políticos deben fomentar y proteger las críticas (constructivas), porque si quien dirige la formación solamente oye buenas palabras, no va a corregir nada.

Necesitamos políticos sensatos, honrados, transparentes, sinceros, honestos, limpios, inteligentes y capaces de sacarnos de esta crisis que parece a veces interminable. Wenceslao López, candidato a la Alcaldía de Oviedo, ha confiado en mí para formar parte de su candidatura, en concreto en el número cinco de la lista. Soy consciente de la enorme responsabilidad a la que me enfrento si es que l@s ovetenses deciden el 24 de mayo que sea concejal en el Ayuntamiento. Mi deseo, al igual que hice hace 15 años, es poner mi granito de arena para que llenemos las urnas de socialismo, y creo que el equipo de mujeres y de hombres que en Oviedo formamos parte de la lista mezclamos experiencia, juventud, trabajo y sensatez.

Te invito a que me conozcas. No he vivido nunca de la política ni es mi intención hacerlo perpetuamente. Quiero simplemente una ciudad mejor, más abierta, más participativa y donde su Ayuntamiento funcione como tal y no siga externalizando servicios municipales a empresas privadas que ejercen la labor que deberían desempeñar nuestr@s funcionari@s (apuesto por un modelo público frente a la política de privatizaciones del PP). Quiero ser protagonista del cambio en Oviedo, y por eso he aceptado este reto: devolver a l@s ovetenses su poder municipal.

Estoy muy contento de formar parte de la lista del PSOE al Ayuntamiento de Oviedo. Voy a dar todo de mí para que Wences sea nuestro próximo Alcalde. Se lo merece y nosotr@s le necesitamos.

¡VAMOS OVIEDO! A por todas… 🙂 #OviedoConWences

11174231_10203888876644025_5175243237115814181_o

¿Polític@s no?

Esta mañana he estado en las oficinas del Real Oviedo para adquirir acciones (desde hace unos días se abrió el plazo de la ampliación de capital para los que ya habíamos invertido dinero en noviembre de 2012). Estuve con Wenceslao López, candidato del PSOE al Ayuntamiento, con Alfredo Carreño, portavoz del Grupo Municipal Socialista y con Manuel Ángel Rodríguez, concejal del partido encargado del área de deportes. Nuestra intención fue sellar nuestro compromiso y apoyo con la entidad en este proceso y animar a l@s seguidoras/es azules a que hagan lo mismo. A su vez, celebramos que pasen por allí el resto de las fuerzas políticas de la ciudad, puesto que el equipo es de tod@s y debemos estar unidos en su defensa y protección.

El motivo por el que escribo este artículo es que en Twitter hay algun@s tuiter@s que consideran que hemos hecho propaganda electoral. Creo que bastaría decir que los cuatro hemos asistido a este primer plazo porque ya éramos accionistas, con lo cual la teoría de que fuimos a hacernos solo la foto creo que cae sobre su propio peso. En cualquier caso, hay tuiter@s que consideran que sobraba nuestra instantánea. Yo, al contrario de lo que dicen, creo que es positivo que tod@s l@s partidos políticos que hagan acto de presencia por allí se fotografíen sin ningún problema. Otra cosa es lo que ocurrió el pasado viernes durante la presentación de la candidatura del señor Caunedo (dijo que si no gobierna el PP a partir de mayo el equipo se debilitará). Ese intento de apropiarse del club sí que lo considero electoralista (y encima viniendo de él), pero el ir a comprar acciones a las oficinas y sacarse una foto, no.

Estas cosas tienen su parte buena y su parte mala. Much@s tuiter@s me han puesto en tela de juicio el papel del PSOE en estos años… pero ahora resulta que aportamos económicamente nuestro granito de arena, manifestamos nuestro apoyo al equipo y lo hacemos público a tod@s para que se vea nuestra actitud (durante un momento en el que se necesita la implicación de l@s accionistas)… y resulta que hacemos propaganda. A mí “utilizar al equipo” me parece que es usar a los jugadores para un vídeo electoral (como ocurrió el pasado viernes en el acto que os citaba anteriormente de Caunedo), pero ir a comprar acciones, hacerse una foto y no hacer declaraciones de ningún tipo (la rueda de prensa que tiene prevista para hoy Wenceslao López es esta tarde y es para hablar de nuestro programa electoral) sinceramente no lo veo equiparable.

Para quienes me puedan tachar a mí además de usar al Real Oviedo quiero enseñarle todas estas cosas:

Todas estas cosas las hice antes de integrar una lista electoral. Si no me hice ninguna foto hace tres años fue porque no vivía en Oviedo, sino en Alemania (limpiaba habitaciones en un hotel de Múnich). Ello no me impidió mandarle por transferencia bancaria a un amigo el dinero para que compraba las acciones por mí, pero de haber estado aquí me hubiera hecho una foto. Esto lo digo porque parece que cuando uno se convierte o se va a convertir en político tiene que cambiar ciertos comportamientos. Yo quiero seguir siendo el mismo ciudadano que he sido siempre, sin más privilegios pero sin menos derechos que nadie. ¿Por qué ahora no me puedo hacer una foto en el photocall que ha puesto el Real Oviedo? ¿El ir en una lista electoral me priva de poder volver al Carlos Tartiere a ver los partidos como un aficionado más? En fin, yo creo que se mezclan cosas sin sentido.

Para finalizar, pido a tod@s mis seguidoras/es que piensen que el Real Oviedo es un motor económico de nuestra ciudad. Si sube será positivo para toda la ciudad. Pido a todas las formaciones políticas, a tod@s aquell@s asturian@s que crean en el proyecto, a empresari@s y a famos@s influyentes que vayan y compren acciones (y, por supuesto, que se hagan las fotos que quieran), porque el equipo es de tod@s, nos dediquemos a lo que nos dediquemos y seamos de donde seamos… 😉

A menos de cuarenta días para cambiar Oviedo

11156200_889208844475058_4751596989108038539_n

Estamos a menos de cuarenta días de las elecciones municipales y autonómicas y, por primera vez, formo parte de una candidatura (en concreto la del PSOE) que quiere cambiar el rumbo político de Oviedo. Hay que ser conscientes de que no será tarea fácil, ya que el PP lleva 24 años ininterrumpidos en el Gobierno Municipal, pero también es cierto que dándole al coco de cómo podemos diseñar y hacer una buena campaña electoral me encuentro con que, para unos comicios locales, hay un batiburrillo de factores que serán determinantes en el futuro de la corporación ovetense. Hace cuatro años, el concejo de Oviedo tenía 225.155 personas empadronadas, de las cuales 181.188 tenían derecho al voto. Fueron a las urnas 119.169 ovetenses (65,77%). El pleno municipal quedó repartido de la siguiente manera: PP, 11 concejales (39.736 votos, 33,79%); Foro, 7 concejales (24.315 votos, 20,67%); PSOE, 6 concejales (23.886 votos, 20,31%); IU, 3 concejales (13.394 votos, 11,39%); UPyD, 0 concejales (4.601 votos, 3,91%); ASCIZ, 0 concejales (3.739 votos, 3,18%). Quizás con la perspectiva que nos da el tiempo se puede decir varias cosas:

  1. El voto de la derecha se dividió en dos. El PP en 2007 sacó 64.237 votos, y en 2011 la suma de sus votos con Foro fue de 64.051, con lo cual se puede deducir que alrededor de más de 60.000 ovetenses podrían optar (si quieren continuar con la tendencia) el 24 de mayo entre si vuelven a votar al PP, mantienen su voto en Foro o lo cambian a Ciudadanos (parece que UPyD y Vox tendrán pocas posibilidades de arañar sufragios).
  2. En 2011 el PSOE se llevó un severo castigo en todo el país. Hay que recordar que eran las primeras elecciones a las que se enfrentaba Zapatero desde que comenzó a aplicar recortes en diferentes áreas y en aquellos días estábamos presenciando al protestas del 15M. En Oviedo se sacaron 34.331 votos en 2007. Cuatro años más tarde, 10.445 ovetenses nos retiraron su apoyo, convirtiéndonos en la tercera fuerza política del Ayuntamiento.
  3. La división entre IU y ASCIZ terminó ganándola el primero al retornar ‘Rivi’ a la coalición de izquierdas.

Ahora estamos ante otro escenario. Día sí y día también conocemos un nuevo escándalo de corrupción, sobre todo entre las filas del PP (¡qué bochorno!). Ayer mismo conocimos que Rodrigo Rato se acogió a la amnistía fiscal. ¿En qué podría afectarle este tipo de noticias al PP de Oviedo? La verdad es que no lo sé, porque tampoco tengo claro si el votante de este partido daba su confianza a las siglas o a Gabino de Lorenzo. Parece que Caunedo intenta a la desesperada quitar ese calificativo (Caunedo liquida en su lista el gabinismo con siete novatos entre los doce primeros, tituló ‘La Nueva España’ hace unos días), pero es absurdo que lo haga cuando fue su mano derecha y el que incondicionalmente apoyaba cada decisión del anterior regidor del Ayuntamiento de Oviedo (os recuerdo que la política neoliberal que han aplicado supone que el 80% de la actividad municipal está privatizada, empezando por la recaudación de nuestros impuestos). Y, si me apuráis, desde que ocupa la Alcaldía no solo no ha cambiado las actitudes de su predecesor, sino que incluso ha actuado peor que él (y ya es decir).

Sobre nuestra candidatura, quisiera creer que el castigo de hace cuatro años no se repetirá y podamos recuperar voto perdido (presentamos una candidatura nueva y comprometida con la capital de Asturias). No habrá otra manera de conseguirlo que trabajando mucho (contra viento y marea) pero con la ilusión y con la esperanza de que la ciudad de Oviedo quiera un cambio de gobierno. Tenemos la certeza de que seremos la primera fuerza progresista del consistorio y que l@s ovetenses confiarán en nuestro proyecto para llevarlo a cabo los próximos cuatro años.

Otro dilema estará en si ‘Rivi’ conseguirá mantener su masa social (sinceramente creo que no se lo merece por haber permitido a Caunedo gobernar estos dos últimos años) o si Somos Oviedo (si al final consigue los 3.000 avales necesarios para presentarse) le restará parte de los 13.394 votos obtenidos en 2011. También habrá que estar atent@s con Ciudadanos y con Foro en el próximo reparto del pastel del electorado carbayón. Equo, Vox y UPyD pienso que se quedarán fuera.

No tengo conocimiento de encuestas (ni que se vayan a hacer), pero tengo un gusanillo en el estómago que me dice que podría haber un cambio del signo político de la Alcaldía. Os aseguro que sería una enorme alegría que eso sucediera. La candidatura de la que formo parte se aprobó hace dos meses (el 27 de febrero). Los demás partidos han tenido sus más y sus menos para elegir a l@s 30 integrantes en sus listas. Nuestra estabilidad, nuestro programa electoral realizado con la ciudadanía a través de los grupos de participación de la AMSO y la formación y experiencia de un equipo de mujeres y hombres que queremos mejorar la vida de nuestr@s vecin@s es la mejor propuesta política que se presenta a la ciudad que me vio nacer hace 29 años.

Los sueños son la meta. La imaginación, el transporte. La realidad, el punto de partida. ¡A POR TODAS! #OviedoConWences

A %d blogueros les gusta esto: